Guido Sosola: Érase el 18 de Octubre

 

Setenta y cinco años, son muchos y, pocos, a la vez. Definitivamente, el asunto pertenece el asunto al ámbito histórico, mas no político o actual.

Tengo un amigo que sostiene que el ciclo octubrista lo culminó Chávez Frías en su primer trienio, esperando mejor suerte para publicar un largo ensayo. Lo fue inevitablemente el barinés, esperando darle fondo a sus afanes socialistas, como aquéllos de 1945, aunque encalló rápido en el modelo de la Cuba que lo financió.

Este país se hizo en el molde que generó el acontecimiento, ya expirado el neogomecismo lopecista, y finiquitada las alternativas del demencial Escalante y del anodino Biaggini. A última hora, improvisó Medina Angarita y, por mucho que lo recordara, consecuente con sus rencores, Uslar Pietri nunca le perdonó que no lo hiciera o le regalara la presidencia.

Las expectativas de vida, era distintas para la época. Sin embargo, impresiona como un Betancourt de apenas 37 años de edad, se empinó por encima de las circunstancias.

Digamos, Rómulo tenía escuela y, desde muy temprano, se supo de él por su hacer real y concreto como líder estudiantil, sus febriles artículos de prensa y el interés por los problemas de Estado, más allá de la coyuntura., como se sabía de Jóvito Villalba, Rafael Caldera y, entre los suyos, de Pérez Jiménez. Quizá, desde hace décadas, nadie celebra el aniversario del 18 de Octubre, además, porque recuerda la clase política que se formó y se forma con dirigentes prefabricados.