¿Debemos esperar sentados para la reconquista de la universidad venezolana?, cuestiona Luis Barragán

Diputado Luis Barragán |
Foto: Cortesía

 

Hay que abonar firmemente al cese de la usurpación en la universidad aún no definitivamente destruida

Avanza inevitable el colapso del país, incluyendo a la universidad venezolana. Ésta, a juicio de diputado Luis Barragán, integrante de la Fracción Parlamentaria 16 de Julio, todavía no responde debidamente al reto de su propia crisis existencial.

“El régimen socialista – indicó – prefabricó la desaparición de la universidad venezolana y, ésta, aún no responde decidida y adecuadamente al inmenso desafío de su propia supervivencia”.

Observó que “ni siquiera el ridículo presupuesto asignado por la usurpación en un descarado gesto de burla, la ha movilizado suficientemente. Así, las autoridades universitarias y los gremios estudiantiles y docentes, guardan un silencio pasmoso, pretendiendo – unas veces – la negociación y la docilidad con el régimen, y – otras – aventurar a algunas de sus individualidades en el seno de una oposición cuestionada. Acaso, debemos esperar sentados para la reconquista de la universidad venezolana?”

Comentó que, desde 2018, la Fracción Parlamentaria 16 de Julio ha propuesto numerosas iniciativas y propuestas legales para abordar el problema, citando el esfuerzo meritorio que realizan organizaciones no gubernamentales, como Aula Abierta, por todos los medios que les son posibles. Y, específicamente, recordó las posturas de los profesores William Anseume y Pablo Aure, cuya afiliación a Vente Venezuela, lejos de impedirlo, los ha impulsado a una defensa extraordinaria de las universidades Simón Bolívar y de Carabobo, preservando la identidad, la autonomía y el impulso de una gran causa venezolanista.

“Acaso, ¿la universidad venezolana no es ni será bastión de sí misma y del país? Por ello, es urgente, ya que la Asamblea Nacional no lo promovió oportuna y resueltamente, realizar un foro nacional en el que las autoridades y los liderazgos gremiales concurran, se articulen y decidan emprender directamente la denuncia y la defensa de la situación de nuestras casas de estudios, haya o no los fraudulentos comicios parlamentarios o la ociosa consulta que ya se hizo a la ciudadanía, el 16 de julio de 2017. Hay que abonar firmemente al cese de la usurpación en la universidad aún o definitivamente destruida”.

Nota de prensa