La mascarilla: ¿Nuevo y llamativo accesorio del atuendo de los venezolanos?

Foto: Cortesía de Daniel Pereira

 

La nueva normalidad nos impone el uso de una mascarilla. Salimos a la calle con más de la mitad del rostro cubierto, intentando asumir la realidad con naturalidad. Aunque sin importar el tiempo que haya pasado, muchos no dejarán de sentirse extraños. Algunos parecen médicos, otros una especie de ninja. Nadie puede estar expuesto en espacios públicos sin llevarla consigo, aunque hay sus excepciones. Lo cierto es que el Covid-19 ha transformado el estilo de vida de las personas.

La prenda que nos protege diariamente contra el virus, ha influido de una manera significativa en los venezolanos. Pasó de ser una medida sanitaria de protección a un atuendo indispensable de la moda. Actualmente, hay quienes dedican tiempo para la elaboración de este accesorio de manera que muchos puedan lucirla con glamour, sin fracasar en el intento. Nos preguntamos, ¿de qué manera se ha convertido en una pieza infalible que hace lucir más atractivas a las personas?

Por Elizabeth Gutiérrez/ La Patilla

Antes, no queríamos saber de las mascarillas por el simple hecho de ser quirúrgicas. Pero esto cambió. Al parecer, las personas se ven más interesantes con ellas. Los nuevos diseños tienen mucho que ver. Cada vez, son más los modelos que vemos. Pasamos de no querer saber de ellas a combinarlas con todo. Son modelos que no superamos.

Encontramos tapabocas con telas decoradas, unicolor, con figuras, lentejuelas, y hasta diamantes. La variedad es inagotable. Algunos precios, son más asequibles que otros. Pueden variar entre 2 a 10 dólares. A esto le atribuimos que muchos las compran a precio de oro. Una mascarilla en este estilo puede costar hasta 25 dólares.

En tiempos de pandemia, hay quienes decidieron convertir la caótica situación en una oportunidad. Daniel Pereira forma parte de los diseñadores de moda que han implementado esta nueva tendencia y decidió llevar sus conocimientos a otro nivel.

El oriundo del estado Falcón confecciona todo tipo de piezas de vestuario. En esta oportunidad, nos cuenta su experiencia con la elaboración de mascarillas y de qué manera el coronavirus afectó sus finanzas.

Diseñador venezolano Daniel Pereira/ Foto: Foto: Cortesía de Daniel Pereira

 

Pereira vive en la ciudad de Caracas. Fabrica mascarillas que se pasean entre colores y estampados muy variados. Trabaja con modelos para hombres y mujeres. Hay quienes la usan para combinar sus looks. Las lentejuelas también son protagonistas. Puede resultar algo muy sutil o realmente extravagante para atraer todas las miradas.

Foto: Cortesía de Daniel Pereira

 

Pereira confirma que a raíz de la crisis global generada por el Covid-19, su rutina de trabajo cambió radicalmente. “Afectó mucho. Básicamente, me quedé sin empleo debido a que en la cuarentena, disminuyeron las fiestas. Mi trabajo es la alta costura. Y por supuesto, si no hay fiesta, no hay vestidos de noche. La gente ahora no se viste de gala. Tuve que reinventarme y hacer lo que hace todo diseñador: Adaptarse a la crisis, hacer ropa más casual, más cómoda, ropa de casa y mascarillas”.

Foto: Cortesía de Daniel Pereira

 

Según resaltó el diseñador, puede demorar entre 20 minutos a 4 horas aproximadas para la confección de los tapabocas. Insiste en que todo radica en el nivel de exigencia de los clientes. Asimismo, dejó claro que el material que emplea para la fabricación de sus piezas, es totalmente seguro. “La que más se lleva es la mascarilla de tela (…) pero cada quien utiliza lo que mejor le parece. Se realizan con materiales sintéticos, con telas que no tienen poros ni fibras. Son una sola textura. Por ejemplo, Neopreno y Buzo son las que se manejan para proteger más”, manifestó.

Foto: Cortesía de Daniel Pereira

 

No obstante, comenta que puede realizar desde 10 a 20 piezas semanales.  Varía según la demanda de clientes que realizan la solicitud. Además, confirma que ante un mercado competitivo y versátil, su trabajo se diferencia del resto. “Hay demasiadas, súper económicas, pero lo que diferencian a las mías es que son livianas y están hechas a la medida. Son diferentes tallas. Dependiendo del gusto de los clientes se adornan y se personalizan. Se busca hacer una mascarilla que tenga estilo, que sea elegante, cómoda y que además, proteja”, destacó.

Pueden seguir el trabajo de Daniel Pereira a través de su Instagram @bydanielpereira