España endurece restricciones para evitar otro confinamiento domiciliario

Una familia que lleva máscaras protectoras sale a caminar después de que se levantaron parcialmente las restricciones para niños por primera vez en seis semanas, durante el brote de la enfermedad por coronavirus (COVID-19) en Bilbao, España, 26 de abril de 2020. REUTERS / Vincent West

 

 

Las autoridades regionales españolas aplican restricciones sociales y comerciales cada vez más severas para frenar la segunda ola de coronavirus, con casi 9.000 casos nuevos en 24 horas, y tratar así de evitar un confinamiento domiciliario de la población, que tendría graves consecuencias económicas.

Toda la población española ya tuvo que permanecer en las viviendas, salvo motivo justificado, varios meses la primavera pasada, en los momentos más duros de la crisis sanitaria, cuando el Gobierno declaró por primera vez el estado de alarma, que comenzó el 14 de marzo y duró hasta el 21 de junio.

El pasado 25 de octubre, el Ejecutivo volvió a decretar el estado de alarma, esta vez con un toque de queda nocturno en todo el país (excepto las islas Canarias debido a sus buenos datos epidémicos), y la mayoría de las regiones aplican confinamientos territoriales perimetrales para impedir el tránsito desde o hacia otras comunidades autónomas, excepto por razones laborales, médicas, de estudios u otras debidamente acreditadas.

El Ministerio de Sanidad español notificó ayer 25.042 contagios más (8.924 en un día), hasta llegar a 1.284.408 desde que comenzó la epidemia. El número oficial de defunciones se eleva a 38.118, después de añadirse 1.623 fallecidos en un nuevo sistema de recuento.

La región de Cataluña (noreste), una de las mas afectadas de España, informó hoy de 5.024 infectados más en las últimas 24 horas y 66 fallecidos, aunque la propagación frena poco a poco.

La incidencia acumulada (casos por cada 100.00 habitantes) de los últimos 14 días se sitúa en 528,75 en España.

A fecha de 3 de noviembre, había 30.325 enfermos de covid ingresados en los hospitales españoles, un 16,4 % de la camas; y de ellos, 2.786 estaban en las unidades de cuidados intensivos (29,11 % de ocupación), según Sanidad.

Ya varias regiones españolas anunciaron este miércoles restricciones, similares a las de otros territorios, para tratar de frenar la expansión del coronavirus.

EFE