Medicamentos iraníes sin récipe son vendidos en Caracas bajo la modalidad de farmacias móviles comunitarias

 

 

Un grupo de personas esperaba en fila ser atendido entre el bloque 1 y 2 de la urbanización Santa Eduvigis. Otros hacían lo propio en La Candelaria y en Quinta Crespo. Era el segundo jueves de noviembre y la Farmacia Móvil Comunitaria mantenía activas estas rutas en Caracas para la venta de medicamentos iraníes.

lapatilla.com

“Doctor, ¿les queda aspirina?”, preguntaba una de las usuarias, que obtuvo una respuesta negativa por parte de un hombre con un chaleco similar al uniforme de bomberos. No portaba identificación, a excepción de un parche con el logo de la farmacia sobre su ropa. Una mujer que operaba a su lado con una lista de medicinas disponibles tampoco se identificaba, pero todos sabían que era la encargada de dar los precios.

Betametasona en ampollas en 165.000 bolívares, ácido fólico en 775.000 bolívares, Losartán de 50mg en 3.245.000 bolívares se encontraban entre los medicamentos más buscados y aplaudidos por su eficacia.

“Son buenos, son iraníes pero buenos, ningún efecto negativo. También hay uno que otro nacional”, señalaba uno de los presentes mientras esperaba su factura.

Los usuarios comentan sobre los “precios solidarios” del servicio también en redes sociales. Los comparan con las grandes cadenas farmacéuticas del país. Confían en que los componentes son los mismos, aunque en la mayoría de los casos no pueden entender ni las indicaciones ni los nombres en los empaques, escritos en iraní.

“Un amigo hizo la traducción y sí tenían los mismos componentes. Mi mamá se los tomó y no tuvo efecto contrario”, señala un joven en la red social Twitter. Claro que la polémica no escapa de esta nueva modalidad y otra persona aseguró que se trataba de medicinas gratuitas que no deberían ser vendidas y cuyos precios se pueden acercar en ocasiones a ofertas de farmacias tradicionales.

Una farmaceuta en el centro de Caracas, que prefirió no ser identificada, denunció que varios de los clientes habían acudido al local en búsqueda de recomendaciones para contrarrestar efectos secundarios y en otros casos quejarse de haber adquirido los productos sin obtener resultados beneficiosos.

En su cuenta oficial de Instagram, la Farmacia Móvil Comunitaria se encarga de etiquetar tanto a Nicolás Maduro como a su hijo Nicolás Maduro Guerra, también a alcaldes o gobernadores chavistas, dependiendo de la zona en la que estén operativos. Aún así, en el camión, no cuentan con ningún elemento que los identifique con las autoridades sanitarias públicas aunque parte del personal sí viste batas blancas.

 

Las farmacias móviles se estrenaron este 2020 y forman parte, de acuerdo a su información pública, al Movimiento por la Paz y la Vida presidido por Alexander “Mimou” Vargas, exbaquetbolista venezolano. Si bien estas farmacias recorren Caracas y parte de La Guaira, el resto del país sigue atravesando dificultades para adquirir medicamentos e insumos médicos, con una escasez de 53,9% según la ONG Convite.