El coronavirus está ahorcando el bolsillo de los latoneros en Lara

 

Dueños de talleres de latonería y pintura atraviesan una crisis tan fuerte que temen verse obligados a cerrar sus negocios, pues con la llegada de la pandemia, semanal reciben cuando mucho dos carros, cuando antes de las restricciones recibían hasta seis cada semana.

Por: Daimar Díaz / laprensalara.com

Joel Pineda dueño de un taller de latonería y pintura, lamenta ver cómo ha disminuido la clientela en su taller. Explica que los pocos clientes que llegan tampoco es para pedir un servicio completo, sino que solicitan reparación de una pieza o sacar un golpe.

Atrás quedaron esas épocas de oro en las que los choferes pedían retocar la pintura en todo el vehículo“, dijo.

“Había mucho movimiento en el negocio, la gente estaba muy pendiente de tener su carro bien arreglado, sin pelones ni rayones, ahora son contados los que deciden pagar por estos retoques”, expresó Joel Peralta quien además informó que a diario llegan personas consultando precios, pero en su mayoría no concretan realizar el trabajo.

Aproximadamente 350 dólares cuesta pintar un carro pequeño, mientras que pintar y latonear una buseta ronda los 800 billetes de los verdes, tarifa que resulta casi imposible de pagar por los guaros, quienes no cuentan con los recursos y no ven como prioridad pagar por este servicio.

“La latonería es importante hacerla porque el carro puede quedar en cuatro bloques, pero pintarlo no es una prioridad, no estamos para gastar la plata de esa manera”, expresó el conductor Raúl Sequera.

Dueños y trabajadores de los talleres han optado por distribuirse las tareas cuando llega un cliente, sea con carro pequeño o grande, y de esta manera todos puedan obtener ganancias. 

“Cuando llega un trabajo aprovechamos y lo hacemos entre todos para poder agarrar algo de dinero”, destacó Alberth Leal, trabajador de un taller.