Nueva York impuso nuevas restricciones por el avance del Covid-19

Un oficial del Departamento de Policía de Nueva York redirige el tráfico en Bushwick Avenue en el distrito de Brooklyn de la ciudad de Nueva York el 30 de marzo de 2020.Erik McGregor / LightRocket a través del archivo de Getty Images.

 

La ciudad de Nueva York impondrá nuevas restricciones en dos de sus distritos, en la zona del alto Manhattan y en Staten Island, tras registrarse un aumento continuado de los casos positivos del coronavirus SARS-CoV-2 que también están afectando al resto del estado, según anunció este lunes su gobernador, Andrew Cuomo.

En rueda de prensa, el gobernador informó que la tasa de positividad -que representa los casos sobre el total de testados- en todo el estado de Nueva York se ha elevado al 3,08 %, con 5.906 contagios, 2.724 personas hospitalizadas y 33 fallecidos en las últimas 24 horas, lo que ha desencadenado la imposición de medidas a nivel “micro-local”.

Entre las zonas afectadas están Washington Heights, un barrio de gran población hispana en el alto Manhattan, que entrará probablemente mañana en la categoría de zona “amarilla”, con reducción de la capacidad en templos de culto a la mitad, límite de reuniones a 25 personas en interior y exterior, y 4 personas por mesa en los restaurantes, entre otras cosas.

El distrito de Staten Island, que en buena parte ya estaba sometido a esas restricciones desde hace días, tiene ahora cinco barrios en zona “naranja” y su situación se ha agravado hasta el punto en que se va a abrir un hospital de emergencia temporal para pacientes covid-19 por petición de los centros locales, ya desbordados por las hospitalizaciones.

El ayuntamiento de Nueva York suspendió las clases presenciales en las escuelas públicas la semana pasada, por lo que en ambos distritos permanecen cerradas, pero Cuomo indicó que los centros podrían reabrir bajo ciertas condiciones, tras una exhaustiva limpieza y pruebas obligatorias frecuentes que permitan mantener la positividad por debajo del 3 %.

El gobernador recordó el impacto de la primera ola de covid-19, cuando Nueva York fue epicentro de la pandemia, y destacó que el estado tiene ahora una de las tasas de infección más bajas de EE.UU. pero eso puede cambiar de cara al día de Acción de Gracias, que se celebra este jueves y trae varios días festivos de reuniones familiares.

Pidió a la sociedad no confiarse solo por las buenas noticias de eficacia de las vacunas anticovid y las estimaciones de que EE.UU. empiece una campaña de vacunación a partir del 12 de diciembre, ya que tomará tiempo inmunizar a grandes números de personas: “La vacuna no va a estar aquí a tiempo para frenar una tasa de infección que va en aumento”.

La ciudad de Buffalo, la segunda más grande del estado, se encamina a entrar en zona “roja”, lo que obliga a cerrar todos los negocios no esenciales y mantener los restaurantes solo con comida para llevar, mientras que la región de Westchester, la más afectada en la primera ola, al norte de la Gran Manzana, también se dirige hacia esta categoría, informó el gobernador.

Estados Unidos registra 12.282.123 casos positivos del SARS-CoV-2 y 256.934 fallecimientos por la covid-19, según la Universidad Johns Hopkins.

EFE.