Rafael Quiroz: Cautela y temor reinaron en reunión de OPEP+

Rafael Quiroz Serrano | Foto cortesía

 

El economista petrolero Rafael Quiroz señala que la aparición de las vacunas, y sus expectativas, animaron los mercados

lapatilla.com

Los países integrantes de la OPEP+ (23 miembros) reunidos virtualmente en Viena acordaron modificar la tercera fase de ajuste de los recortes pactados en abril del presente año. En vez de un incremento implícito de 1.9 millones de barriles diarios, (MMBD) a partir de enero 2021 como correspondía a lo acordado para dejar los recortes de 7.7 MMBD a 5.8 MMBD, aprobaron un incremento de 500.000 BD por mes en enero y una evaluación mensual a fin de aumentar una cantidad no mayor a 500.000 BD, con lo cual la reducción que queda vigente es equivalente a 7.2 MMBD en enero. Igualmente, habrá reuniones mensuales del Joint Ministerial Monitoring Committee (OPEP+) para evaluar las condiciones del mercado, aprobar los aumentos negociados y hacer correcciones si se amerita.

Así detalla el economista petrolero venezolano Rafael Quiroz Serrano las conclusiones de la reunión de la OPEP+, que ha durado cuatro días y en la que persistieron quejas por incumplimiento de cuotas asignadas.

Quiroz informó que asimismo, se decidió otorgar un período de gracia hasta finales de marzo para que los países que han incumplido los compromisos pactados empiecen a alinearse y corrijan los barriles excedentes producidos.

La decisión anunciada en la reunión de la OPEP+ celebrada el 03 de diciembre de 2020 se enmarca en el pacto acordado en abril de este año cuando se comprometieron los países a un plan de recortes entre 2020 y 2021. En ese momento se programó un calendario de ajuste en tres fases. El primer recorte de 9.7 MMBD hasta julio, luego el ajuste se bajó a 7.7 MMBD, y fue cumplido en agosto, y quedó pendiente un nuevo recalculo para quedar en 5.8 MMBD a partir de enero. 

El economista recordó que una premisa clave para este plan de recortes a la baja con respecto al primer ajuste, era que iba a permitir una reducción de los inventarios ayudado además por previsiones de una mejoría gradual de la demanda de petróleo. De hecho. Si bien se estimaba una reducción de la demanda de casi 9 MMBD para todo 2020, debido al colapso observado entre abril y junio, se preveía un repunte de la demanda para 2021, aun cuando el valor anual iba a estar, aún por debajo del registrado en 2019.

Cabe señalar, que en la reunión de la OPEP número 180 del 30/11 y 01/12 la organización no llegó a un consenso sobre una propuesta de modificación del pacto negociado en abril, que suponía prorrogar por tres meses el plan de ajuste vigente de 7.7 MMBD planteado por Arabia Saudita y Rusia.

Tampoco fue posible consensuarlo en la reunión del 01/12, y por ello se convocó a una reunión definitiva de la OPEP+, la número 12, el 03/12, a fin de que se realizaran negociaciones que apuntaran a una decisión consensuada.

La piedra de tranca

La piedra de tranca para alcanzar un consenso había sido perfilada por la delegación de Emiratos Árabes Unidos, al insistir en que “cualquier pacto unánime sobre una extensión del plan de recortes vigente por tres meses debería estar supeditado al cumplimiento estricto previo de los compromisos que algunos países han obviado, destacando entre ellos Irak, Nigeria y Rusia”.

Emiratos Árabes Unidos también quería que se cumpliera el acuerdo pautado en abril de reducir el recorte en enero, lo cual implicaba un incremento de la producción igual a 1.9 MMBD, señala Quiroz. Esto podría ser contraproducente en momentos en que la reducción esperada de los inventarios petroleros no ha sido satisfactoria, por lo cual hay un exceso de oferta que podría agravarse con la entrada de una oferta de 1.9MMBD, y lo que es mas importante, la entrada de mas barriles de Libia, país que no está constreñido por el pacto de la OPEP+, debido a que está saliendo de una situación de guerra interna. La producción petrolera de Libia ha ascendido en torno a un millón diario en los dos últimos meses, y podría seguir creciendo en el primer semestre de 2021, lo cual compromete una reducción de unos inventarios globales que siguen siendo altos.

Para los Emiratos haber modificado una posición tradicional de acompañamiento a Arabia Saudita se relaciona con el estricto cumplimiento que debió ejecutar a través de una fuerte corrección y un reproche público de los sauditas. Este tipo de queja no ha tenido efecto en el caso de Irak y Nigeria, y menos con Rusia. 

Emiratos al alza de la producción

También se ha mencionado que EAU ha venido aumentando su capacidad de producción de cerca de 3.5 MMBD a 4 MMBD en 2018, y tiene planes de alcanzar 5 MMBD en 2030, por ello para los EAU hay interés en que se discuta el tema de las cuotas. 

Se estima que Irak tendría que corregir una sobre producción, o incumplimiento, de 610.000 BD y Rusia de 550.000 BD. La negativa de ambos países a alinearse a su compromiso tendría que ser compensada, en teoría, por Arabia Saudita como lo ha hecho en otras oportunidades, y en la que suele ser acompañada por sus aliados Emiratos y Kuwait, reflexiona Quiroz.

La falta de consenso también surgió por lo que llaman fatiga de cumplimiento, en virtud de que el precio del petróleo se ha recuperado muy poco desde que se negoció el pacto, aunque recientemente el precio del marcador Brent se acercó a valores cercanos a USD 50, y la recuperación de la producción No OPEP no alineada con la OPEP+, especialmente, en Estados Unidos, genera mucha inquietud sobre el fuerte compromiso de recorte, con lo cual se repetiría el escenario previo al colapso del precio del petróleo en abril que dio lugar al pacto de abril alcanzado en la OPEP+, como lo es el aprovechamiento de los incrementos de demanda por parte de los productores de lutitas.

¿Recuperación para cuándo?

Aunque la premisa de una recuperación de la demanda se preveía en firme para el 2021 en la medida que los países fueran adaptándose a la pandemia y sus programas de control permitieran la flexibilización de las restricciones a los ciudadanos, se pensaba que iba a volver el consumo, quedando atrás la fuerte contracción observada entre marzo y mayo. 

“En efecto, dice el economista petrolero, era así y por eso la OPEP+ pudo recortar el ajuste inicial en agosto. Sin embargo, la esperanza de una recuperación más firme de la demanda se ha observado básicamente en China e India, mas no ha sido así en Europa y el continente americano, donde se ha hecho sentir una segunda ola del virus que ha ralentizado el consumo, y ello ha afectado el balance de mercado proyectado en abril. 

También se tiene el temor de que la pandemia pudiera recrudecer antes de que se pueda atacar con decisión debido a las condiciones rigurosas climáticas del invierno boreal. Una relajación precipitada podría empeorar la pandemia antes de que se vean las mejorías de la vacuna, mas aun cuando los programas de vacunación son progresivos y tomarían todo el primer semestre y hasta otros meses mas, antes de pensar los gobiernos en bajar la guardia antes el virus.

La recuperación que se ha observado recientemente, en noviembre en el precio, habiendo alcanzado su mayor nivel desde marzo de este año ha sido, básicamente en respuesta a la expectativa creada por los anuncios de logro de vacunas efectivas para combatir la pandemia del Covid 19, y la posibilidad de que se inicie un programa masivo, aunque selectivo, de vacunación a partir de enero, e incluso antes, en diciembre, en algunos países. 

En espera de la inmunización colectiva

Estas expectativas de recuperación de las economías irían de la mano de unas metas de inmunización colectiva en el segundo semestre de 2021. “No sobra decir que en este contexto de buenas noticias sobre las vacunas, el incremento de los precios del petróleo ha sido alimentado por un fuerte posicionamiento de actores especulativos en los mercados de futuros, lo cual es un indicador asociado a una menor acumulación de inventarios”, advierte Quiroz. 

Algunos países, como Arabia Saudita se muestran cautelosos y por tal razón preferían apostar a una prolongación del recorte vigente para reforzar la recuperación del precio, y que ello se afirme con unos fundamentos más sólidos, apuntalados por una continuación en el ajuste previsto de los inventarios, contra lo cual conspiraría una inoportuna entrada de mayor oferta sin una demanda en plena recuperación.

Para finalizar, Quiroz señala que en este marco los organismos multilaterales han venido recortando su optimismo de recuperación de la economía global para 2021, siendo el más reciente el recorte realizado por la OCDE de 4.2% frente al 5.0% previsto en septiembre. 

Igual revisión se ha hecho sentir en los prospectos de crecimiento de variación de la demanda por parte de la AIE y la OPEP para 2020 y 2021, acentuándose la caída de esta variable para 2020 y moderándose su recuperación para 2021, y en cualquier caso, postergándose un regreso a los niveles previos a la pandemia en 2022. “Hay que hacer la salvedad, de que seguramente en los meses próximos las expectativas favorables basadas en los anuncios sobre las vacunas seguramente se verán reflejadas positivamente en las previsiones de demanda”, concluye Rafael Quiroz Serrano.

Vìa nota de prensa