“Tuve miedo de quedarme ciego”: Ya se cumpliero tres años desde que José Luis Rodríguez ‘El Puma’ recibió el trasplante de pulmones

Y si de enseñanzas se trata, José Luis Rodríguez ‘El Puma’, aprendió muchísimas cuando tuve un grave percance de salud. “Aprendí a que no porque se vaya ma?s de prisa se llega primero. La vida es una carrera de resistencia donde lo importante no es andar velozmente sin disfrutar el aqui? y el ahora, al igual que no importa caerse sino levantarse”.

Con información de El Farandi

Además, “Aprendi? a contar solo con lo que tengo, y no con lo que no tengo. Todos vamos de tra?nsito, nadie permanece para siempre; simplemente entramos, salimos, nacemos, morimos, el “yo tengo” y “lo mi?o”, no existe. El que se aferra a eso sufrira? decepciones, y nunca llegara? al desapego”, expresó.

El 17 de Diciembre de 2017 fue mi trasplante de pulmones. Sigo dando gracias a Dios, al donante y a la familia del donante; a los médicos, enfermeras, personal clínico y por supuesto a mi familia, sin ellos no estuviese escribiendo estas li?neas”, dijo El Puma.

La reflexión del Puma es, “cuando me presentan a alguien y me dicen que tiene mucho dinero o que tiene un estatus social muy elevado, ya me predisponen, le guardo respeto, pero solamente eso. Lo trato exactamente igual que a cualquier persona, no me importa si es Presidente, Gobernador, Alcalde, Millonario o Famoso. Simplemente se? que todos somos iguales ante los ojos de Dios, y que ellos tendra?n el mismo fin que yo”, enfatizó.

En una entrevista con Gonzalo Mihail, en el podcast “Desgracia”, el artista definió ese momento de su vida como un “volver a nacer”.

?El Puma detalló que fue en dos ocasiones a la clínica con la esperanza de recibir un trasplante. La primera vez, los médicos tuvieron que echarse para atrás debido a que no era compatible con el donante.

“Recibimos un primer llamado y estuve 14 horas en ayunas esperando para entrar al quirófano. Cuando parecía que todo estaba listo, llegan los doctores con caras tristes, me dicen que no están seguros del trasplante. Y le respondí ‘si tienen un por ciento de duda, mándame para mi casa’. Afortunadamente, el segundo llamado salió todo según lo esperado y me llenó de felicidad”, recordó.