Encontraron 66 campamentos militares romanos en España de más de dos mil años de antigüedad

Descubren 66 campamentos del ejército romano en España que datan de más de 2000 años. Imagen: Cortesía.

 

Expertos determinaron que una cantidad mucho mayor de tropas romanas participó de la campaña para conquistar la península ibérica de lo que se creía, luego de que descubrieran 66 campamentos del ejército con más de 2.000 años de antigüedad.

Por Infobae

Así lo señaló un reciente estudio arqueológico que analizó la franja norte de la cuenca del río Duero, una zona que abarca las Provincias de León, Palencia, Burgos y Cantabria. Los científicos buscaban rastros de presencia militar romana en la región, epicentro de uno de los conflictos más infames que tuvo lugar en los tiempos de la expansión del Imperio Romano.

La batalla por la Península Ibérica duró unos 200 años y enfrentó a los ejércitos de Roma contra los pueblos indígenas que habitaban el lugar. Gracias al uso de tecnología de teledetección, los arqueólogos pudieron descubrir campamentos de diferentes tamaños que eran utilizados para entrenamiento y refugio. Además, pudieron mapear cómo se produjeron los ataques a lo largo del conflicto.

Para tal fin analizaron fotografías aéreas e imágenes de satélite, crearon modelos tridimensionales del terreno a partir de datos LiDAR y utilizaron drones para crear mapas detallados de los sitios.

Los lugares mapeados.
Imagen: Cortesía.

 

De la investigación participaron el Instituto Geográfico Nacional de España y geoportales como Google Earth o Big Maps. Esta localización permitió que se llevara a cabo el trabajo de campo.

Las ocupaciones temporales, como los campamentos descubiertos, suelen dejar una huella frágil y sutil en la superficie, por lo que no es fácil encontrarlos en la actualidad. Sin embargo, gracias a la combinación de las imágenes de teledetección y el trabajo de campo, en este caso pudieron ser halladas.

Lo que descubrieron los científicos fue que estos campamentos militares temporales tenían a menudo una forma de rectángulo en su perímetro. Además, estaban protegidos por acequias o murallas de tierra y piedra que ha sido llenadas y aplanadas.

Los campos se ubican en las estribaciones de la Cordillera Cantábrica, donde se concentró el conflicto entre romanos e indígenas a finales del siglo I a.C. Lo que sugiere que los soldados cruzaron entre las tierras bajas y las tierras altas, usando las crestas de las montañas para mantenerse fuera de sitio y darse protección.

Imágenes de satélite de los lugares donde se ubicaron estos campamentos temporales. Imagen: Cortesía.

 

Hemos identificado muchos sitios porque usamos diferentes tipos de sensores. El escaneo láser aéreo dio buenos resultados para algunos sitios en lugares más remotos porque mostró movimientos de tierra realmente bien. La fotografía aérea funcionó mejor en áreas bajas para la detección de marcas de cultivo “, dijo João Fonte de la Universidad de Exeter, uno de los investigadores responsables del descubrimiento.

La existencia de estos campamentos militares muestra el inmenso apoyo logístico que tuvieron los soldados romanos en su empresa bélica. Los sitios se utilizaron para ayudar a llevar a cabo traslados a lugares remotos y lograr que los soldados a permanecieran en el área durante los fríos meses de invierno. Algunos de los campamentos pueden haber albergado a soldados durante semanas o meses, y más durante la noche.

Los campamentos temporales demuestran el gran apoyo logístico que tuvieron los soldados romanos en su conquista de la Península Ibérica.
Imagen: Cortesía.

 

El objetivo de la ocupación era expandir el imperio y poder explotar recursos naturales como el estaño y el oro.

“Los restos son de los campamentos temporales que instaló el ejército romano al desplazarse por territorio hostil o al realizar maniobras en torno a sus bases permanentes. Revelan la intensa actividad romana a la entrada de la Cordillera Cantábrica durante la última fase de la conquista romana de Hispania “, agregó Fonte.

La investigación fue publicada en la revista Geociencias. Actualmente el equipo responsable de los descubrimientos se encuentra haciendo de catalogación y documentación de todos los campamentos romanos de la provincia de León mediante drones, con el fin de conocer mejor sus estructuras o la evolución de su estado de conservación.