¡Intencionales! Todo sobre los looks de Joe Biden y su esposa en la toma de posesión

REUTERS/Callaghan O’Hare

 

Así lucieron el nuevo presidente de Estados Unidos, Joe Biden, y su esposa, la Primera Dama, durante la toma de posesión este 20 de enero

Por: Cultura Colectiva

Joe Biden no podía fallarle a Ralph Lauren, lo eligió para vestirlo en la toma de posesión de la presidencia de los Estados Unidos.

Este miércoles 20 de enero, Joe Biden se convirtió en el presidente número 46 de Estados Unidos sustituyendo a Donald Trump. Es un evento histórico y emblemático así que no podía fallar con su vestimenta.

 

Alex Brandon/Pool via REUTERS

 

“Joe Biden ha estado trabajando con Ralph Lauren en un traje para la histórica ceremonia. El traje personalizado se hará en Rochester Tailored Clothing, recientemente renombrado en Rochester, Nueva York, que ha estado fabricando ropa de Hickey Freeman durante más de un siglo”, anunciaron fuentes cercanas a pocos días del evento.

Se trata de un traje y abrigo color azul marino que acompañó con camisa blanca, corbata de un azul más claro y bufanda a juego. El equipo del diseñador confirmó que el color y la forma del traje a su medida tiene lleva un objetivo: “una declaración de vestimenta simbólica para un regreso al decoro y la defensa de los valores de Estados Unidos”, dijeron.

Y no podía fallarle porque al parecer es una de sus marcas favoritas además de llevar una cercana relación con el diseñador. Hace unos días lo vimos con una camiseta tipo polo que lo acompañaron a vacunarse contra el covid-19, una pieza clásica de la firma que el ahora presidente tiene en su guardarropa.

La Primera Dama de Estados Unidos, su esposa, Jill Biden, eligió un abrigo azul turquesa con cuello y puños de terciopelo más obscuro. Ella eligió a Markarian como la firma que la vestiría para tan importante ceremonia. Lo acompañó con un vestido de gasa en el pecho, cristales Swarovski y perlas en el cuello, guantes largos y zapatos nude. Cubrebocas que combinaba y un peinado con ondas suaves.

 

 

Elegir el color azul no es casualidad. Ambos optaron por este color en diferentes tonalidades para recordar el partido Demócrata, inspirar confianza, seguridad y estabilidad, así lo dijo Alexandra O’Neill, diseñadora de Markarian y responsable del look de la Primera Dama.

 

 

Nada es casualidad, todo está fríamente calculado. El color, la forma y hasta los diseñadores. Sea como sea, bienvenido, Joe Biden, a la presidencia de nuestro país vecino.