Ruptura del oleoducto Ulé reduce la producción de gasolina en la refinería Cardón

Imagen de archivo de una sección de la Refinería Cardón, de 305 mil b/d de capacidad instalada

 

La ruptura de un oleoducto en el oeste de Venezuela redujo la producción de gasolina de la estatal Pdvsa en la refinería de Cardón esta semana a 20.000 b / d esta semana desde aproximadamente 55.000 b / d a mediados de enero.

Por Argus Media | Traducción libre del inglés por lapatilla.com

El accidente agrava el déficit de gasolina en Venezuela, donde las bombas en las afueras de Caracas están mayormente secas.

El complejo de refinación de CRP de 940.000 b / d de capacidad de Pdvsa, que incluye Cardón y la refinería Amuay de 635.000 b / d, estaba procesando poco más de 154.000 b / d de crudo en tres unidades de destilación antes de la ruptura de una sección submarina de 143 millas (230 km) de 26 pulgadas de diámetro del oleoducto Ulé que une la costa este del lago de Maracaibo con el CRP. La posible rotura de una línea de gas natural paralela no pudo confirmarse de inmediato.

El complejo de CRP procesa actualmente 60.000 b / d combinados de crudo, pero solo Cardón produce gasolina.

Pdvsa está produciendo hasta 40.000 b / d de diesel con alto contenido de azufre en el CRP y en la refinería de 190.000 b / d de Puerto La Cruz, dijeron funcionarios de Pdv en las instalaciones.

Pdvsa está compensando temporalmente la pérdida de materia prima de Cardón con crudo y petróleo pesado diluido (DCO) enviado desde el almacenamiento en sus operaciones de José y Puerto La Cruz en el este de Venezuela.

Los dirigentes sindicales que critican a la dirección de Pdvsa dicen que es probable que el sistema Ulé sufra más rupturas porque Pdvsa viene sólo parchándolo en lugar de instalar nuevas secciones de tuberías y bases de hormigón en el lecho marino. La compañía también ha descuidado el mantenimiento, especialmente después de que el ex presidente Hugo Chávez estatizó cientos de empresas de servicios petroleros en 2009, dijeron.

Los registros operativos de CRP vistos por Argus muestran que las secciones submarinas del envejecido gasoducto Ulé han sufrido tres rupturas anteriores desde febrero de 2020. La línea de gas se ha roto al menos una vez en el mismo período.