Bloomberg: Ataques e insultos “saludan” a venezolanos que huyeron de una patria en ruinas

Los venezolanos cruzan desde su país a través de “Trochas”, senderos ilegales, cerca del Puente Internacional Simón Bolívar en Villa del Rosario, Norte de Santander, Colombia, el 13 de febrero de 2019. (Foto de Raúl ARBOLEDA / AFP)

 

 

En un autobús en la capital colombiana de Bogotá el mes pasado, hombres armados con cuchillos amenazaron a los pasajeros venezolanos. En Guayaquil, Ecuador, una batalla con clubes entre vendedores locales y venezolanos estalló en el espacio de la acera. En la Trinidad de habla inglesa, los venezolanos evitan hablar español en público.

Por Matthew Bristow y Jim Wyss | Bloomberg.com

Traducción libre del inglés por lapatilla.com

Cuando Joe Biden comienza su presidencia con la promesa de cambiar la política en América Latina, enfrenta una crisis de refugiados de proporciones sin precedentes que está causando nuevos disturbios sociales. Las sanciones impuestas por la ex administración Trump para derrocar a Nicolás Maduro se han sumado a la miseria de los venezolanos comunes que siguen partiendo con la esperanza de un nuevo comienzo.

Eso está abrumando a los aliados de Estados Unidos, como Colombia y Perú, mientras luchan por recuperarse de sus recesiones económicas más profundas registradas.

Población migrante de Venezuela por país:

Gráfico: OEA

 

La agencia de estadísticas de Colombia dijo el año pasado que solo el 71% de los hogares comen tres comidas al día, en comparación con el 89% antes de la pandemia. Mientras tanto, unos 600 venezolanos cruzan a Colombia todos los días, según la Organización de Estados Americanos.

La actitud inicial “generosa y humana” de Colombia hacia el éxodo está dando paso cada vez más a la xenofobia a medida que los servicios sociales se ven sometidos a presión, dijo Gabriel Silva, ex embajador en Washington.

Eso describe la experiencia de Ubaldina Camacho, una señora de la limpieza que llegó a Bogotá en 2017 desde Venezuela (donde creció, aunque nació en Colombia). El mes pasado, estaba en un autobús que iba a casa del trabajo cuando dos hombres, uno con un cuchillo, exigieron saber quién era venezolano. Gritaron que los venezolanos se estaban apoderando de su país.

Subieron por el pasillo, cortando el brazo de una mujer que trató de escapar. Camacho pudo bajarse en la siguiente parada.

En otros países, están aumentando las tensiones similares.

Emily, de 26 años, huyó de Venezuela a Trinidad en 2018 en un bote con su hijo de dos años y otras 38 personas. Luchando contra el mar embravecido y sin combustible, aterrizaron en una playa patrullada por la policía. Emily, que pidió no publicar su apellido, fue separada de su hijo y detenida.

Los abogados de derechos humanos la ayudaron a encontrar a su hijo y obtener asilo. Ella dice que muchas personas, incluida la policía, acosan a su familia, que evita hablar español fuera de su casa.

Los abogados de derechos humanos la ayudaron a encontrar a su hijo y obtener asilo. Ella dice que muchas personas, incluida la policía, acosan a su familia, que evita hablar español fuera de su casa.

“Te miran como si fueras un animal”, dijo.

Perú, Ecuador y Colombia han experimentado el mayor deterioro en las actitudes hacia los migrantes entre más de 140 países, según una encuesta publicada el año pasado por Gallup. Incluso la alcaldesa progresista de Bogotá, Claudia López, que se había comprometido a luchar contra la exclusión y el racismo, dijo el año pasado que algunos venezolanos están involucrados en el crimen y están “haciendo la vida difícil”.

El número exacto de refugiados venezolanos no está claro en parte porque los países han cambiado las metodologías de seguimiento y en parte porque al comienzo de la pandemia, algunos regresaron a Venezuela y ahora están volviendo a salir a medida que las condiciones se deterioran. Pero los datos oficiales muestran que hace poco más de un año, había 4,6 millones y ahora hay 5,4 millones.

La economía de Venezuela se ha contraído aproximadamente un 64% durante una depresión de ocho años. Casi uno de cada tres niños venezolanos es anormalmente bajo para su edad como resultado de la desnutrición aguda, según un estudio de la Universidad Andrés Bello en Caracas.

En estas condiciones, miles de familias continúan saliendo a pie y son una vista común en las carreteras colombianas mientras cruzan los Andes, a menudo con niños pequeños a cuestas.

Las sanciones dificultan la recuperación de la economía de Venezuela, ya que no solo afectan las ventas de petróleo a Estados Unidos, sino también a terceros países. Esto está empeorando el desastre humanitario, no solo para Venezuela sino también para sus vecinos. Esto llevó a empresas como la española Repsol S.A. a cortar lazos con Venezuela, agravando la escasez de combustible y otros productos.

La administración Biden podría retirar silenciosamente esas llamadas sanciones secundarias, dijo Geoff Ramsey, de la Oficina de Washington para América Latina, una organización de investigación y defensa centrada en los derechos humanos.

“Biden no va a levantar unilateralmente las sanciones, pero podría considerar aliviar la presión a cambio de concesiones concretas del régimen de Maduro”, dijo Ramsey.

“Para que Biden realice cambios significativos en la política estadounidense, las negociaciones deberían incluir un calendario para elecciones libres y justas, la liberación de presos políticos, un mayor acceso para los grupos humanitarios y algunas señales de que el régimen está dispuesto a compartir el poder con la disidencia”, dijo Ramsey.

Para avanzar hacia la mejora de la crisis, Estados Unidos deberá comprometerse con actores clave que tienen influencia en Caracas, incluidos China, Rusia, Irán, Cuba y la Unión Europea, dijo Silva. Pero después de cuatro años del presidente Donald Trump, muchas de estas relaciones están “en mal estado”, señaló Silva.