Perú espera recibir 12 millones de vacunas de Sinopharm en marzo

Imagen de archivo de un letrero con el nombre de la compañía Sinopharm en la Feria Internacional de Comercio de Servicios de China (CIFTIS, por su sigla en inglés) 2020 en Pekín, China. 5 de septiembre, 2020. REUTERS/Tingshu Wang/Archivo.

 

El Gobierno de Perú espera cerrar un contrato para recibir un lote de 12 millones de vacunas contra la covid-19 del laboratorio chino Sinopharm en marzo próximo, informó este martes el ministro de Relaciones Exteriores, Allan Wagner.

“Hay un cronograma tentativo para la entrega de esas vacunas y la expectativa que tenemos es que en el mes de marzo se pueda recibir ya un lote muy importante, presumimos de aproximadamente unas 12 millones de vacunas de Sinopharm”, declaró Wagner este martes en la emisora RPP Noticias.

El ministro de Exteriores, quien asumió el cargo este lunes en reemplazo de Elizabeth Astete, luego de que esta dimitió por haber recibido en secreto la vacuna de Sinopharm, afirmó que espera que “para antes de fines de mes se firme este nuevo contrato”.

PRIORIDAD ABSOLUTA

Wagner aseguró que la prioridad de su gestión será “completar los acuerdos necesarios para asegurar que hacia fines de año la gran mayoría” de los peruanos estén inmunizados y que, para eso, ya “hay un camino bastante avanzado en lo que es la firma de contratos para la provisión de vacunas, pero todavía falta concretar y establecer con precisión las fechas de entrega”.

En ese sentido, Wagner reiteró que se espera cerrar el contrato para recibir “una cantidad muy importante de aproximadamente 24 millones de vacunas adicionales” de Sinopharm, con la intención de que “un buen lote de ellas” estén en marzo en el país.

Resaltó, además, que el acuerdo con el mecanismo internacional Covax Facility de la Organización Mundial de la Salud (OMS) ya está “oleado y sacramentado” y permitirá que Perú también reciba en marzo un primer lote de vacunas producidas por los laboratorios Pfizer y AstraZeneca.

A LA ESPERA DE FECHAS EXACTAS

Wagner detalló que Perú está a la espera de recibir las fechas exactas en que llegarán esas dosis al país, así como de las primeras entregas del contrato por 20 millones de vacunas que se ha acordado con Pfizer, y otros 14 millones de AstraZeneca.

También se mantienen conversaciones para comprar dosis de las vacunas de Jhonson & Jhonson y de la vacuna rusa de Gamaleya, la Sputnik V.

“Son cosas que yo voy a asumir inmediatamente para estar seguro de poder llegar a reunir el número de vacunas necesarias que permita que para fin de año la gran mayoría de nuestra población esté inmunizada y podamos derrotar al virus”, enfatizó.

VÍNCULO CON CHINA

Al referirse a un eventual perjuicio al acuerdo que ya tiene Perú para comprar las vacunas de Sinopharm, a partir del escándalo desatado por la revelación de que funcionarios se vacunaron en secreto, Wagner dijo que buscará “mantener el clima de confianza que es característico” de las relaciones con China.

Aseguró que la intención es “evitar que estos sucesos puedan empañarlo”, por lo que tomará “cartas personalmente en el asunto”, junto con el embajador peruano en Pekín, ya que Sinopharm “es un importantísimo proveedor de vacunas” para Perú.

Recordó que Perú ya recibió 1 millón de dosis de la vacuna de la farmacéutica china, con los que se está vacunando a los miembros del personal sanitario, y “se espera que antes de fin de mes ese contrato quede ya definido” para adquirir los otros 24 millones.

GOLPE A LAS INSTITUCIONES

Wagner afirmó que la revelación de que 487 investigadores, funcionarios e “invitados”, se vacunaron de manera secreta con las dosis de Sinopharm “afecta el alma del país” y daña la “credibilidad del país en sus instituciones, en la posibilidad de salir adelante en las circunstancia tan complicada que tenemos de la pandemia”.

“Es a eso precisamente que tenemos que reaccionar y a través de una absoluta transparencia, rendición de cuentas, restablecer la confianza y salir adelante, debemos tener la esperanza de que podemos hacerlo y eso solo se logrará a través de la verdad”, dijo.

El ministro confesó que le ha causado “una profunda tristeza” y “una gran desilusión” que uno de estos funcionarios vacunados “por fuera de las pruebas concertadas” haya sido la ahora exministra de Salud Pilar Mazzetti, a quien conoce “desde hace muchos años”.

Agregó que los miembros del Ministerio de Relaciones Exteriores que también recibieron las dosis, entre los que está su antecesora, “tendrán que dejar sus cargos y al mismo tiempo y rápidamente nombrar a los funcionarios que los reemplazarán”.

EFE.