AN legítima debatió sobre el acceso igualitario al derecho a la salud del pueblo venezolano

Fotografía fechada el 01 de julio del 2020 donde se observa la fachada del Palacio Federal Legislativo de la Asamblea Nacional de Venezuela, en Caracas (Venezuela). Fueron elegidos para ocupar un escaño pero hoy languidecen en celdas. Cinco diputados venezolanos, contrarios al Gobierno de Nicolás Maduro, suman más de 1.250 días en prisión y son la punta del iceberg en toda la historia de agresión, persecución y fusilamiento político contra legisladores en el país. EFE/ Miguel Gutiérrez

 

 

Diputados de la Asamblea Nacional legítima, presidida por Juan Guaidó, debatieron sobre el acceso igualitario al derecho de la salud de los venezolanos que se ve vulnerado por la politización que quiere imponer el chavismo tras la llegada de la vacuna contra el Covid-19 en el país.

lapatilla.com 

Inició el debate la diputada Dinorah Figuera, quien criticó al régimen de Maduro por decidir “a discreción a quien se vacuna y a quien no”. “Es sin duda alguna un mal precedente para la salud pública venezolana que el régimen decida a discreción a quien se vacuna y a quien no, sin cumplir con los protocolos internacionales emanados de la OMS Y OPS”, dijo.

“Vimos como representantes del régimen en instancias ilegítimas anuncian por las redes sociales de haberse vacunado cuando saben a conciencia que no representan las primeras líneas de personas a ser inmunizadas”, agregó.

En este sentido, denunció cómo se ha llevado la información de la pandemia en el país. “Denunciamos el oscurantismo de como se ha llevado la información de la pandemia en Venezuela sin cifras oficiales confiables, desviación de la vacuna con objetivos políticos y de control social e insuficiencia en las medidas de bioseguridad”.

 

 

Continuó en el debate la parlamentaria María Mulino, quien expresó lo siguiente: “La salud como derecho fundamental asocial insolublemente a la calidad de vida y al desarrollo humano constituye un derecho social fundamental que el Estado garantiza a partir un sistema sanitario de servicios gratuitos”.

“En un plan de vacunación estricto, planificado en el orden de vacunación en el resto de los países del mundo siendo políticos, directores de hospitales o clínicas o funcionarios han dimitido por la vergüenza al haberse preferido ellos”, añadió.

A su juico, “En este régimen de vergüenza no son los vulnerables, no se cuentan los principales brotes del coronavirus porque estoy segura que no tienen ni la menor idea de donde se producen, ni la capacidad ni instalaciones para detectarlo”.

“El régimen se desnuda una vez más, muestra su verdadera cara, mantiene la vida y la salud de los afectos al régimen que permiten que se mantengan en el poder. El pueblo solo queda para un discurso”, agregó.

 

Prosiguió el diputado Gilmar Márquez, quien hizo un llamado para que se aplique las vacunas en igualdad de condiciones para todos. “Ante los avances científicos ha llegado una posibilidad de poder controlar para poder superar el coronavirus y vemos como el régimen de la manera más perversa ha politizado las vacunas”.

Destacó que “Haciéndolo de una manera arrogante, decir que solo vacunarán sectores privilegiados y sectores que estén afectos al régimen. Que habrá venezolanos que podrán salvarse si se inclinan y se arrodillan ante la dictadura”.

“Llamamos a hacer una acción solidaria del pueblo venezolano para que se aplique las vacunas en igualdad de condiciones para todos y cada uno de los que habitamos en la tierra de Simón Bolívar”, expresó.

Finalizó el debate el parlamentario Orlando Ávila, quien dijo que “El objetivo de la estrategia del COVAX para el acceso global a las vacunas es destinar a cada país, las dosis necesarias para inmunizar hasta el 20% de su población contra el coronavirus en una etapa inicial”.

“Sabemos que la Organización Panamericana de la Salud emitió hace una semana que el régimen adeudaba las dosis reservadas por ese mecanismo con una deuda inicial de 18 millones de dólares”, acotó.

“Ya hemos oído a Maduro decir de manera irresponsable que entre sus privilegiados están los funcionarios alcaldes, gobernadores y toda la cúpula de la dictadura”, enfatizó.

“Aquí se requiere una inversión importante para una logística segura y eficiente en distribución y almacenaje de las vacunas”, manifestó.