Escándalo en Grecia tras acusación sobre importante teatro sobre violación de menores

El actor griego y ex director del Teatro Nacional de Grecia Dimitris Lignadis es escoltado por agentes de policía al salir de la fiscalía, en Atenas, Grecia, el 21 de febrero de 2021. REUTERS – COSTAS BALTAS.

 

El exdirector del Teatro Nacional griego Dimitris Lignadis, que debe responder mañana ante el juez sobre varias supuestas violaciones de menores, ha cambiado de abogado e intentará posponer la comparecencia para armar su defensa en un caso que ha elevado el MeToo al debate político nacional.

Su nuevo abogado, el conocido penalista Alexis Kuyias, afirmó hoy que pedirá posponer un día la esperada comparecencia de su cliente, prevista para este miércoles.

En declaraciones a la televisión privada Mega, Kuyias aseguró que la detención de Lignadis “no se justifica” y que el acta de acusación está “llena de mentiras”.

Además, calificó a los dos hombres que de momento han demandado a su cliente por violación reiterada cuando eran menores de “homosexuales de profesión” y afirmó que el verdadero objetivo de la campaña contra su cliente es la ministra de Cultura, Lina Mendoni.

Según el letrado, “grupos de empresarios concretos” desean la dimisión de la ministra, aunque han sido muchas las voces de la oposición y el mundo de la cultura los que han pedido su salida del ministerio, por haber nombrado a dedo a Lignadis en 2019 y no haberle echado del cargo inmediatamente tras surgir las denuncias.

Ante la presión de la oposición, el Gobierno anunció que este jueves habrá un debate extraordinario sobre el tema en el Parlamento.

Mientras, el hijo del letrado, Jristos Kuyas, aseguró en redes sociales que su familia ha recibido amenazas tras conocerse la noticia y destacó que su padre no dará marcha atrás.

La Fiscalía ha abierto además una investigación preliminar sobre la supuesta implicación de ONG en los abusos sexuales que habrían sufrido niños refugiados por parte de Lignadis, durante 2017 y 2018.

Además, varios medios locales han informado de que Lignadis fue despedido en el pasado de dos reputados colegios privados atenienses, donde enseñaba teatro, a petición de los padres.

El debate del MeToo está ahora más centrado en el mundo de la cultura griego, aunque surgió en enero cuando la medallista olímpica de vela Sofía Bekatoru rompió su silencio y contó que, en 1998, cuando celebraba su calificación para los Juegos Olímpicos de Sídney, el vicepresidente de la Federación Griega de Vela, Aristidis Adamopulos, supuestamente la violó en la habitación de un hotel.

EFE.