Entre la incertidumbre y el show mediático: ¿Cuál será la salida al Covid-19 en Venezuela?

Un trabajador de la salud venezolano vacuna a un colega con la vacuna rusa Sputnik V contra la enfermedad del coronavirus (COVID-19), en un hospital, en Caracas, Venezuela, 22 de febrero de 2021. REUTERS / Leonardo Fernandez Viloria

 

Transcurrió un año desde que tuvimos noción sobre la existencia del coronavirus. Desde entonces, nos enfrentamos a un adversario invisible pero despiadado que ha cobrado millones de vidas. Cuando creíamos que el virus no podía ser peor, el surgimiento de las nuevas cepas del Covid-19 reavivó la zozobra en la población mundial. Las variantes procedentes del Reino Unido, Sudáfrica y Brasil se esparcen poco a poco.

Recientemente, llegaron las primeras dosis de la vacuna Sputnik V al país y las dudas no han dado tregua. Los venezolanos se mantienen escépticos y temerosos ante la posibilidad de vacunarse. A esto, sumamos la imprudencia de un régimen tenaz que pretende vender el discurso absurdo de unas supuestas “gotas milagrosas” que neutralizarían el virus. Envueltos en un laberinto nos preguntamos: ¿Cuándo acabará esta pesadilla?

Por lapatilla.com

Los caraqueños manifestaron su incredulidad en cuanto a las vacunas Sputnik V. Consideran que reina la desinformación en el tema y que sería imposible exponerse ante lo desconocido. Temen a los efectos secundarios que puedan presentarse en el futuro. “No me pondría la vacuna. No veo ningún tipo de seguridad. No explican nada. No sabemos qué consecuencias trae. Yo dejaría que me dé coronavirus”, aseguró José Guzmán.

Por otra parte, el maracucho Daniel Pereira afirmó que tampoco se arriesgaría. “Yo no sé qué consecuencias puede traer esa vacuna. Hay puros cuentos chinos para que uno se la ponga. Las vacunas necesitan más años de investigación para uno poder colocárselas”.

Yuneybe Escalona concuerda con las opiniones señaladas y compartió: “En Venezuela no tenemos garantías de nada y mucho menos en el sector salud. La única manera que yo acceda a colocarme una vacuna de esas es que sea manejado por algún organismo internacional. De resto, no”.

Por su parte, Eduardo Báez complementó: “No me la pondría. Ni los mismos rusos están seguros de los resultados ni de los síntomas que puedan ocurrir más adelante. No me inspira confianza”.

“No se debe obligar a nadie a ser vacunado”

Fabiola Fabiano Locantore, inmunóloga experta en alergología apuntó que es común el juicio de valor y la negación que existe para recibir la vacuna contra el Covid-19. Sin embargo, recomendó no entrar en pánico. ”Los procesos científicos son lenguajes y resultados que el público en general no sabe manejar. Lo que se le podría decir a esa persona es que si está negado a ponérsela en este momento, que espere un poco y pida información a los médicos confiables que han tenido experiencia con este tema”.

Fabiola Fabiano Locantore. Inmunóloga experta en alergología, condición celíaca y trastornos del espectro autista/ Foto: Cortesía.

 

De acuerdo a lo anteriormente expuesto, también agregó: “No se debe obligar a nadie a ser vacunado. Aunque es importante hacerle saber a los pacientes los beneficios y el alcance de esta vacunación. Las vacunas que llegaron al país son confiables desde el punto de vista científico. Tienen un 90 % de eficacia. Hasta el momento, estudios mundiales y protocolos indican que la vacunación es eficiente y segura”.

¿Es recomendable que las personas alérgicas reciban la vacuna?

Locantore, directora del Laboratorio Torre Caracas y Miembro de la Sociedad Venezolana de Bioanalistas Especialistas, informó que la Organización Mundial de la Alergia inicialmente reveló que las personas con esta condición debían esperar puesto que se habían descrito algunos “síntomas de anafilaxia o de reacciones severas” especialmente, en los individuos altamente alérgicos. Pero constató que las investigaciones posteriores han arrojado resultados esperanzadores.

“A medida que se han hecho los estudios, nos hemos dado cuenta que las reacciones anafilácticas, no superan el 1.3 % de los casos de vacunación. Por lo cual, pareciera que las vacunas sí pueden ser aplicadas en individuos alérgicos. A pesar de ello, ese individuo no se la debe poner de manera individual sin que su médico inmunólogo y alergólogo haya evaluado su caso. Igualmente, que haya evaluado que el paciente está controlado desde el punto de vista de su alergia para poder recibir la vacuna”, expresó.

¿Es posible contraer Covid-19 luego de la vacunación?

Una de las disyuntivas más comunes se fundamenta en el riesgo de contraer coronavirus aun después de la vacunación. “Puede adquirirlo. Si el paciente recibió todo su esquema de vacunación de acuerdo a las dosis y a la marca comercial de la vacuna, es posible que adquiera la infección pero con una sintomatología mínima o prácticamente sin síntomas. Si el paciente solamente tiene la primera vacuna, las probabilidades aumentan porque no hay una respuesta inmunológica completa. La primera dosis, es para hacer una memoria inmunológica, es decir, para que el sistema de policías de nuestro cuerpo reconozca el agresor, que en este caso es el virus, y monte una respuesta de memoria que va a ser más efectiva a partir de la segunda, tercera o cuarta dosis”, mencionó.

Carvativir: ¿Maniobra o antídoto?

Hace poco, nos enteramos que el usurpador Nicolás Maduro se ha convertido para su séquito en un “erudito” de la ciencia y la medicina. Surgió una curiosa paradoja cuando habló sobre el fármaco llamado Carvativir, al que no demoró en definir como “las gotitas milagrosas”. Según su efímera experiencia, estas neutralizarían por completo los síntomas del coronavirus.

Referente al tema, Fabiola comentó: “El Carvativir es un compuesto derivado de algunas plantas como orégano y tomillo, con ciertas propiedades terapéuticas y antibacterianas verificadas en experimentos de laboratorio desde hace mucho tiempo. De allí deriva su nombre de fitofármacos. Sin embargo, aún no hemos observado estudios a gran escala que demuestren que tiene propiedades antivirales”.

No obstante, aclaró: “El Covid-19 es un virus, no una bacteria. Por lo tanto, el mecanismo de acción sobre este debe ser estudiado y demostrado. Los resultados deben ser revisados por científicos de varias instituciones en diversos países; y así confirmar sí tiene o no algún impacto sobre un virus del que, definitivamente, aun no conocemos completamente”, precisó.