El infierno del alcoholismo que atravesó Gary Oldman: Solía sudar vodka y mi lengua estaba negra

El actor y director Gary Oldman en Cannes en 2018 (Reuters)
El actor y director Gary Oldman en Cannes en 2018 (Reuters)

 

 

El ganador del Oscar celebró 24 años de sobriedad y habló con la franqueza sobre la adicción que “idealizó” por sus grandes ídolos.

Por infobae.com

Gary Oldman todavía puede recordar “sudar vodka” antes de conseguir la sobriedad hace 24 años. El prestigioso actor inglés de 62 años habló con franqueza sobre los efectos secundarios de la adicción y admitió que “no se lo desearía ni a su peor enemigo”.

En declaraciones al periódico Los Angeles Times, el ganador del Oscar por la película “Darkest Hour” afirmó: “Solía sudar vodka. Se convierte en una parte tan importante de ti. Mi lengua estaría negra por la mañana y le echaría la culpa al champú”.

“No se lo desearía a mi peor enemigo, estar en sus garras. Es un infierno”, añadió la estrella de cine que hace casi tres décadas que dejó la bebida. Fue arrestado por conducir ebrio en 1991. Tres años después, en 1994, Oldman ingresó en rehabilitación.

El intérprete señaló que inicialmente “idealizó” su adicción y la asoció con artistas inspiradores como Ernest Hemingway. “La gente lo romantiza, e incluso yo lo romanticé. Todos mis héroes eran bebedores o adictos al opio, y uno se vuelve loco por estos poetas, dramaturgos y actores que eran grandes bebedores”, explicó. “Estoy llegando a los 24 años de sobriedad en marzo, pero recuerdo todas las cosas que me dieron ganas de beber”.

Gary Oldman ganó un Oscar como mejor actor protagónico por su actuación en la película "Darkest Hour" en 2018 (REUTERS)
Gary Oldman ganó un Oscar como mejor actor protagónico por su actuación en la película “Darkest Hour” en 2018 (REUTERS)

 

El actor ha revelado cómo usó su propia experiencia como alcohólico en recuperación para su papel del guionista Herman Mankiewicz en la nueva película de Netflix, “Mank”, bajó las órdenes de David Fincher y que le podría valer una nueva nominación de la Academia de Hollywood, que se conocerá el lunes 15 de marzo.

Oldman dice que normalmente siente que puede “ocultar” su inseguridad con maquillaje y prótesis y se siente mucho más “cómodo” de esa manera, así que interpretando al guionista Mankiewicz sin ninguna transformación, inicialmente se sintió vulnerable antes de encontrar el trabajo “liberador”.

“Me gusta un disfraz por mi propia inseguridad. Cuando puedo esconderme, me hace sentir más cómodo. No sé, tal vez me hacer volver a no sentirme digno”, agregó.

“Entonces, cuando David dijo: ‘Te quiero tan desnudo como nunca has estado, no quiero un velo entre tú y el público’, jugó con mis inseguridades. Él dijo, ‘Confía en mí’. . Entonces dices, ‘OK’. Y realmente, fue la mejor decisión. Curiosamente, después de un par de días, fue bastante liberador “.

Gary Oldman (Reuters)
Gary Oldman (Reuters)

En 1997, Gary Oldman hizo su debut como director y escritor con la película semiautobiográfica, “Nil by Mouth”. Después de escribir el guión, el actor recordó que tuvo serias dificultades para financiar la producción, e incluso su agente lo consideró un “suicidio profesional” debido a la gran cantidad de blasfemias y contenido pesado.

“No pude encontrar un centavo de nadie en Inglaterra”, dijo. “Nadie quería hacerlo”.

Sin embargo, Oldman estaba decidido a hacer la película y finalmente consiguió un productor, aunque tuvo que aportar millones de su propio bolsillo.

La película, que recibió críticas generalmente positivas, retrata las experiencias de una familia del sureste de Londres con el abuso doméstico y la adicción, que Oldman basó en sus propias luchas. Como reflexionó más tarde después de proyectar “Nil by Mouth” en el Festival de Cine de Cannes: “Creo que soy el único alcohólico que tuvo su cuarto o quinto paso en la competencia”.