FedEx invertirá USD 2 mil millones para incorporar vehículos eléctricos en su flota

Prototipo de la van eléctrica EV600 de General Motors en prueba por Fedex ebn la ciudad de New York en enero de 2021 | Foto BrightDrop

 

Amazon, Walmart, General Motors y ahora FedEx. La gigante empresa de mensajería se unió a más de 50 otras grandes corporaciones cuando anunció esta semana que también apunta a ser neutra en carbono para 2040, un esfuerzo para frenar el cambio climático. Los ejecutivos dicen que un cambio cultural creciente es impulsado por las empresas que responden no solo a los accionistas, sino también a la creciente urgencia del cambio climático y las preocupaciones de sus propios empleados y clientes.

lapatilla.com

El miércoles, FedEx prometió ser carbono neutral para 2040, 10 años más rápido que el cronograma establecido por el acuerdo climático de París. La compañía prometió una inversión inicial de USD 2 mil millones para comenzar a electrificar su enorme flota de más de 180.000 vehículos y USD 100 millones para un nuevo Centro de Yale para la Captura de Carbono Natura, reseña el Washington Post

“Hablamos con nuestros clientes casi todos los días sobre estos problemas”, dijo Mitch Jackson, director de sostenibilidad de Fedex. “La sostenibilidad ya no es algo discrecional. Creo que realmente se ha vuelto fundamental para muchas de las consideraciones a la hora de pensar “.

Algunas de las empresas que prometen alcanzar ese objetivo e inspirar a otras empresas a hacer lo mismo se han adherido a una iniciativa llamada Climate Pledge, cofundada por Jeff Bezos, propietario de The Washington Post.

Esas empresas incluyen IBM, Microsoft, Unilever, Johnson Controls, Coca-Cola, Uber y Best Buy. Acciona, una empresa española de energía e infraestructura, se convirtió en carbono neutral en 2016.

La neutralidad de carbono significa que las empresas deben depender completamente de los combustibles renovables o compensar la quema de combustibles fósiles con la captura y almacenamiento de dióxido de carbono en la atmósfera.

Sin embargo, incluso los prodigiosos pasos voluntarios de una parte del mundo empresarial carecen de la velocidad, la escala o los conocimientos científicos necesarios para mover el termómetro del planeta que se calienta sin el apoyo de los gobiernos o cambios de comportamiento más amplios en el sector privado.