José Machillanda: La pandemia cerca al socialismo militarista

El régimen militarista intempestivamente el domingo 14 de marzo en la tarde ordena cercar a Caracas y el estado Miranda, argumentando para ello el crecimiento de la pandemia en Venezuela. Así muestra el régimen su irresponsabilidad e incapacidad como gobierno y nos recuerda la morisqueta militarista de hace un año, cuando por ignorante y militarista creyó que hombres armados detendrían el virus de la COVID-19. La diferencia hoy es que el venezolano está harto de mentiras y está en cuenta de las grandes falacias en la política pública sanitaria del régimen, ya que no existen hospitales, ni médicos ni medicinas para dar la respuesta asertiva a una peligrosísima situación sanitaria, que requiere del empleo de la ciencia médica, de la logística, planificación y sobre todo una gran capacidad sanitaria que Venezuela perdió en los últimos 10 años con el socialismo militarista.

El régimen militarista vuelve a improvisar por irresponsable y farsante, impone medidas que nada tienen que ver con la pandemia. Se imagina en su torpeza y arbitrariedad que con el control del Estado Cuartel está vez resolverá la grave crisis sanitaria que afecta a miles de venezolanos, que a estas alturas tienen conciencia real de su ineptitud e insolvencia. El gobierno multiplicase en los medios de comunicación para atemorizar, paralizar el desenvolvimiento ciudadano, con lo cual supone ganará tiempo. El régimen aún no entiende su gran fracaso: carece de hospitales, no tiene medicinas, mucho menos personal médico, que es lo que requiere la población para esta pandemia mientras que el régimen militarista por ignoto responde con una cerca militar en la geografía de Caracas y el estado Miranda.

Máxima torpeza y un sin sentido del postchavismo asustado, que la gran mayoría de ciudadanos rechaza y ya reclama para que cumpla con esa demanda prescrita que es la salud de la población. La sociedad venezolana como cuerpo exige el esclarecimiento de la falta de acción para contener tan delicada realidad, igualmente el presupuesto para la salud pública y en tercer término por qué eso de cercar con cuerpos armados y limitar el movimiento ciudadano. La sociedad exige al régimen explique y aclare dónde, cuándo y cómo han empleado lo recursos que debió invertir durante diez años en y para la sanidad de los ciudadanos. Venezuela y los venezolanos no admiten ni toleran más torpezas.

El régimen postchavista y sus uniformados más el cerco contra la ciudadanía muestra improvisación e ignorancia extrema, que terminan siendo factores de provocación a la Implosión Social. El ciudadano está harto de sometimiento, vigilancia persecución y maltrato que ha venido sufriendo durante los último cinco año, específicamente en lo que se conoce como la guerra civil de Venezuela en el año 2017. Fue el momento cuando el régimen activó el Plan Zamora y Plan Zamora 1, que quedó como registró 132 asesinatos, 4250 lesionados y 4848 detenidos (abril, mayo, junio y julio de 2017).
El régimen militarista y su acción de cercar sirve de muestra de la incapacidad e ignorancia de las bocas de fuego como factor central para desviar la atención, ganar tiempo, hacer propaganda y, sobre todo, crear pánico en el venezolano. Un venezolano que ha respondido con conciencia venezolanista, pero está igualmente convencido que la dominación pretendida por la tiranía tendrá un respuesta cívica-política como lo será la reinstalación de la democracia, que ya comenzó el 6D cuando en la farsa electoral la respuesta fue Abstención No Opaca.

Desde el 6D y ahora con el cerco, lo que esa acción significa se nota en el miedo del régimen incapaz, maniobrero, sin política sanitaria, pero además amarrado a la subpolítica, donde sin ningún escrúpulo se atreve a ordenar casi un acuartelamiento. Pretende con ello impactar al núcleo social, resulta que la ciudadanía está dispuesta y decidida a lograr la democracia y la libertad. El régimen es toda improvisación, usa el Estado Cuartel, potencia la inseguridad en la ciudadanía como vía de control y como gobierno no puede mostrar un respuesta científica con médicos y medicinas para contener una pandemia, donde lo único que es posible es maximiza la ciencia médica, las vacunas y los hospitales que el régimen -por mañoso y primitivo- no tiene.

El régimen armado y arbitrario lo que sí desarrolla a diario es una propaganda perversa, con la cual se imagina que puede engañar a la masa democrática cuantificable, que está ya dispuesta a desplazar tanto el primitivismo como la arbitrariedad del socialismo militarista. Socialismo militarista cercador y engañoso, incapaz de desarrollar una acción política pertinente que potencia la confianza la sociedad ante una pandemia, que todavía no se ha enterado que ello se logra mediante la ciencia, los medicamentos, las vacunas y, sobre todo, con personal sanitario que muestre junto al saber un gran respeto por la salud pública venezolana.

Es original,

Dr. José Machillanda
Director de CSB-CEPPRO
@JMachillandaP
Caracas, 16 de marzo de 2021