Tina Turner se despide de los fans con un documental sobre su estrés postraumático, ACV y cáncer

A los 81 años, retirada pero nunca del todo, Tina Turner sigue siendo una inspiración para millones de personas. (BabiradPicture/Shutterstock)

 

Tina Turner se despide de sus fans por última vez en una nueva película conmovedora que muestra cómo ha superado su doloroso pasado y finalmente ha encontrado la felicidad.

Por NY Post
Traducción libre de lapatilla.com

En el largometraje documental, titulado simplemente “Tina”, la cantante mira hacia atrás en la cámara por primera vez a sus años de juventud llenos de lucha y dolor, luego el verdadero amor y la fama mundial que encontró como una mujer de mediana edad.

Ahora de 81 años y con problemas de salud, que incluyen un derrame cerebral y cáncer, la leyenda de la música soul y rock también sufrió una insuficiencia renal que llevó a un trasplante en 2017.

En la película cuenta cómo quiere entrar en el tercer y último capítulo de su vida fuera del foco de atención, y se revela que tiene una forma de trastorno de estrés postraumático por el abuso doméstico que sufrió a manos de su primer hijo, esposo y socio musical, Ike Turner.

Mirando hacia atrás, Tina reflexiona que “no fue una buena vida. Lo bueno no equilibraba lo malo. Tuve una vida abusiva, no hay otra forma de contar la historia. Es una realidad Es una verdad. Eso es lo que tienes, así que tienes que aceptarlo”.

‘Debería estar orgullosa’

“Algunas personas dicen que la vida que viví y las actuaciones que di, el aprecio, está a todo volumen con la gente. Y sí, debería estar orgullosa de eso. Lo estoy. Pero, ¿cuándo dejas de estar orgulloso? Quiero decir, ¿cuándo, cómo te retiras lentamente?”

En el documental, que se transmite este mes, se ve a Tina hablando por primera vez con el hombre que finalmente le trajo felicidad, su segundo esposo, Erwin Bach.

La estrella vive en Suiza con el productor musical alemán Erwin Bach, con quien se casó en 2013 luego de 27 años juntos.

 

La pareja hace un viaje de despedida a los EEUU para el estreno en Broadway de su espectáculo teatral, The Tina Turner Story, y Erwin, de 65 años, revela ante la cámara que “Ella dijo: Me voy a Estados Unidos para despedirme de mis fanáticos estadounidenses y lo terminaré. Y creo que este documental y la obra, esto es, es un cierre”.

Los detalles de la vida de Tina se han relatado antes, primero en su autobiografía de 1986, “Yo, Tina”, y en la película biográfica de 1993 “¿Qué tiene que ver el amor con eso?” con Angela Bassett como Tina.

Pero Tina siempre ha sido reacia a hablar de ellos en cámara hasta ahora. Este documental habrá sido doloroso de hacer, pero es un regalo de despedida para su ejército global de fans.

Ella está bajando el telón de una carrera que la vio vender más de 100 millones de discos, y en su apogeo en los años ochenta vendió estadios en todo el mundo.

Tina nació bajo el nombre de Anna Mae Bullock, y su infancia estuvo llena de pobreza y miseria, recogiendo algodón en los campos alrededor de Nutbush, Tennessee.

‘Mamá no era amable … no le agradaba’

Su madre, Zelma, sufrió abuso doméstico a manos de su padre, Floyd Bullock, antes de que ambos la abandonaran cuando era niña. Incluso cuando Tina se reunió con su madre cuando era una superestrella, Zelma era fría y poco cariñosa.

Tina dice en el documental que “Mamá no fue amable. Cuando me convertí en una estrella, por supuesto que en ese entonces ella estaba feliz porque le compré una casa. Hice todo tipo de cosas por ella, ella era mi madre. Estaba tratando de hacerla sentir cómoda porque no tenía marido, estaba sola, pero todavía no le agradaba“.

“Incluso después de que me convertí en Tina, mamá seguía un poco como: ¿Quién hizo eso? y ¿Quién hizo esto? Y dije: ¡Yo hice eso, mamá! Estaba feliz de mostrarle a mi madre lo que hacía. Tenía una casa, tenía un automóvil y ella dijo: No, no lo creo. No, eres mi hija, ¡no, no lo hiciste!”, reclamaba su madre.

“Ella no me quería, no quería estar cerca de mí, aunque quería mi éxito. Pero lo hice por ella como si ella me amase”, agregó Tina.

Esta infancia llena de crueldad y violencia puede explicar por qué Tina inicialmente pareció aceptar la tortura física y mental que soportó después de casarse con Ike en 1962.

El matrimonio vio a Anna Mae Bullock renacer como Tina Turner, en un dúo que se convertiría en estrellas del soul durante casi tres décadas.

Su nuevo nombre era tan importante para ella que cuando finalmente encontró la voluntad de iniciar un proceso de divorcio contra Ike en 1976, después de años de golpizas y tortura psicológica, fue todo lo que pidió tomar de su tormentosa unión.

La carrera de Tina Turner estaba ligada a Ike, su esposo abusivo, y cuando se separó en 1978 pasó mucho tiempo sin pisar un escenario. Contó la historia en Yo, Tina, su debut en la escritura y la base de la película What’s Love Got to Do with It. (Rob Mieremet/Nationaal Archief/Wikipedia)

 

‘Es como una maldición’

Dejarlo se hizo más difícil por el hecho de que tenían un hijo, Ronnie, y ella adoptó a dos de los hijos de Ike, Ike Jr. y Michael, de su relación anterior. Ella ya tenía un hijo, Craig, de una relación anterior.

Erwin le dice al programa que todavía tiene pesadillas sobre esos días oscuros y que sufre algo similar al trastorno de estrés postraumático que paraliza a las víctimas de la batalla.

Él asegura que “Ella tiene sueños sobre eso, no son agradables. Es como cuando los soldados regresan de la guerra. No es un momento fácil tenerlos en la memoria y luego intentar olvidarlos”.

Tina, quien primero intentó escapar de Ike con una sobredosis de pastillas para dormir en 1968, admite: “Esa escena vuelve. Lo estás soñando. La imagen real está ahí, es como una maldición “.

Pero el mayor antídoto para el trauma es el perdón, y ella dice estar en paz con Ike, quien murió de una sobredosis accidental de drogas en 2007.

Tina afirma que “durante mucho tiempo odié a Ike, tengo que decirlo. Pero luego, después de su muerte, realmente me di cuenta de que era una persona enferma. Me ayudó a empezar y fue bueno conmigo al principio. Entonces tengo algunos buenos pensamientos. Quizás fue algo bueno haberlo conocido, eso no lo sé.

Craig Turner, el hijo mayor de Tina Turner, se suicidó en 2018.

 

“Me duele tener que recordar esos momentos, pero en un momento determinado el perdón se hace cargo, perdonar significa no tener que aguantar. Fue soltarse, porque solo te duele. Al no perdonar, sufres, porque lo piensas una y otra vez. ¿Y para qué?”, comentó Tina

En los años ochenta, Tina se reinventó como solista. Con álbumes de éxito como “Private Dancer” y “Break Every Rule”, se unió al panteón de íconos de la música mundial.

Incluso se convirtió en una estrella de cine, apareciendo con Mel Gibson en la película de acción de 1985 “Mad Max: Beyond Thunderdome”.

Su carrera la ha visto ganar una docena de premios Grammy, obtener una estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood y convertirse en la primera artista negra y la primera mujer en aparecer en la portada de la revista Rolling Stone.

Pero en 1986, en la cima de su fama, se sentía increíblemente sola.

‘Era tan guapo. Mi corazón dio un vuelco

Todo eso cambió cuando conoció al productor de discos alemán Erwin mientras visitaba Europa. Ella tenía 46 años y él 30, pero fue amor a primera vista, aunque no se casaron hasta 2013,

Tina recuerda que “Tenía la cara más bonita. Fue como: ¿De dónde vino?. Era tan guapo. Mi corazón dio un vuelco. Significa que un alma se ha encontrado. Cuando se enteró de que me gustaba, vino a Estados Unidos y estábamos en Nashville y le dije: ‘Cuando vengas a Los Ángeles quiero que me hagas el amor’.

“Pensé que podía decir eso porque era una mujer libre, no tenía novio, me gustaba. No había nada de malo en ello, era solo sexo. Y me miró como si no creyera lo que estaba escuchando. Él era tan diferente, tan relajado, tan cómodo, tan modesto, y ese fue el comienzo de nuestra relación”, contó Tina

A medida que florecía el amor, Tina comenzó a terminar su carrera discográfica, haciendo su último álbum en 1999, a los 59 años. Dio su última actuación en 2009.

El año pasado, a los 80 años, regresó brevemente a la grabación, colaborando con el productor Kygo en una reinvención de baile de su himno de 1984, “What’s Love Got To Do With It”.

El documental también explora cómo originalmente no estaba muy segura de grabar la canción, que llegó a ser su único número uno en solitario en Estados Unidos, ya que era una canción pop grabada por primera vez por los ganadores británicos de Eurovisión, Bucks Fizz.

‘Él siempre será mi bebé’

En la actualidad, Tina pasa la mayor parte de su tiempo en Suiza con Erwin, donde vive de forma permanente, habiendo renunciado a su ciudadanía estadounidense.

Pero todavía le falta un trauma mas en su vida. En 2018, su hijo Craig se suicidó en Los Ángeles, y después ella esparcio sus cenizas frente a la costa de California, dijo: “Mi momento más triste como madre. Tenía 59 años cuando murió tan trágicamente, pero siempre será mi bebé”.

Su enfermedad más reciente la llevó a un trasplante de riñón, con Erwin como donante. Fue un proceso arriesgado para una pareja tan anciana, pero inevitable, dado que siguen locamente enamorados.

“De muchos modos, 2020 ha sido un año para descartar lo superficial a fin de revelar las realidades verdaderas”, dijo Turner a V. “Y la claridad tiene un valor, en el sentido en que sirve a nuestro crecimiento. Siempre hay un poco de fortuna en el infortunio”.

 

Erwin asegura que “Es algo que ambos tenemos el uno para el otro. Siempre me refiero a ella como una carga eléctrica. Todavía lo tengo”

Antes de la operación, Tina había estado tan enferma que estaba considerando el suicidio asistido, que es legal en Suiza, donde ahora tiene plena ciudadanía.

Se unió a la organización de suicidio asistido Exit, y recordó en un libro hace tres años: “No era mi idea de la vida, pero las toxinas en mi cuerpo habían comenzado a apoderarse. No pude comer. Sobrevivía, pero no vivía. Empecé a pensar en la muerte. Si mis riñones estaban funcionando y era hora de que yo muriera, podría aceptarlo, estaba bien. Cuando llega el momento, es realmente el momento”.

El nuevo documental da un vistazo al interior de la hermosa casa de la pareja a orillas del lago de Zúrich.

Lleno de muebles hogareños, arreglos florales y adornos, se ve a un millón de millas de las pistas polvorientas de Tennessee o de las deslumbrantes casas de Tinseltown.

Pero también hay una pared llena de discos de oro y estantes cubiertos de premios, un recordatorio de que Tina siempre será una estrella, dentro o fuera del centro de atención.