Argentina: Le comunicamos a EEUU que nuestra salida del Grupo de Lima “no significa ningún cambio” sobre Venezuela

Argentina no suscribió declaración de países del Grupo de Lima en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU (Video)

En pleno revuelo por la salida de la Argentina del Grupo de Lima, el canciller Felipe Solá confirmó que el pasado miércoles hubo un contacto oficial con Estados Unidos para explicar la decisión y descartar que haya significado un alineamiento con el régimen de Nicolás Maduro. “Le hemos comunicado al Departamento de Estado ayer que no hay cambios en nuestra relación con Venezuela”, afirmó el ministro.

Según su explicación, “la salida del Grupo de Lima fue formalizar lo mismo que el Gobierno venía haciendo desde el 10 de diciembre de 2019; ya no participábamos. Esto no es ningún cambio en nuestra política internacional ni en nuestra política con Venezuela”, enfatizó Solá en diálogo con El Destape Radio. Insistió en que la Argentina se mantiene en el Grupo de Contacto, que busca una salida pacífica a la crítica situación de Venezuela, junto con Bolivia, Costa Rica, Ecuador, la Unión Europea, Francia, Alemania, Italia, Países Bajos, Panamá, Portugal, España, Suecia, Reino Unido y Uruguay.

Solá cuestionó también, en línea con las críticas de Cristina Kirchner, el apoyo de Estados Unidos al gobierno de Mauricio Macri en el Fondo Monetario Internacional (FMI). “Antes de asumir Alberto Fernández tuvimos un contacto en México con Mauricio Claver-Carone (entonces asesor de Donald Trump) y él nos dijo que gracias a él se había conseguido el préstamos del FMI a Macri. Nos dijo que el préstamo del FMI fue un apoyo a Macri. Eso fue gravísimo. Fue para que Macri ganara las elecciones”, dijo. Claver-Carone fue elegido después presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), pese a la oposición argentina.

Nicolás Maduro se anotó un triunfo con la decisión argentina de salir del Grupo de Lima
El líder del régimen Nicolás Maduro se anotó un triunfo con la decisión argentina de salir del Grupo de Lima MANAURE QUINTERO – X07040

Desde anoche, la Casa Rosada y la Cancillería justificaban el retiro de Argentina del Grupo de Lima bajo el argumento de que Alberto Fernández no acompañó con su firma ninguno de los documentos condenatorios del régimen venezolano surgido de ese órgano, nacido en 2017 y en el que Estados Unidos y la Unión Europea ejercen una influencia central.

“La presencia era testimonial. Nunca votamos nada, salvo en alguna oportunidad no enviamos funcionarios de primera línea a las reuniones. Y no pudimos imponer nuestra postura ni hacer valer lo que pensamos sobre Venezuela”, decían en la Cancillería. Un antecedente fue la salida del vicecanciller Pablo Tettamanti, en febrero del año pasado, de una reunión del grupo, mientras se leía un documento crítico hacia el chavismo. En octubre, la Argentina tampoco firmó un documento del grupo en el que se condenaba “la persistencia del régimen ilegítimo de Nicolás Maduro de celebrar elecciones parlamentarias sin las mínimas garantías democráticas y sin la participación de todas las fuerzas políticas”. En esas elecciones el chavismo terminó por consolidar su poder e infringió graves daños al proyecto de poder de Juan Guaidó como presidente designado.

“El Grupo de Lima se dedicaba solamente a hostigar al gobierno venezolano sin buscar propuestas de diálogo. Además se incorporó al sector de Guaidó, luego que se demostrara en las últimas elecciones su nula representación”, agregó Oscar Laborde, titular del Observatorio de la Democracia del Parlasur, en defensa de la postura oficial.

“La relación con Estados Unidos no queda afectada porque no cambiamos de postura. Ellos saben que tenemos una línea roja en la condena a las violaciones a los derechos humanos y que no coincidimos en excluir a Maduro del proceso electoral”, agregaron fuentes de la Cancillería.

Apuntaron a que se mantiene la condena a las violaciones a los derechos humanos denunciados en el informe Bachelet, que días atrás tuvo una actualización luego de la reunión entre la expresidenta de Chile y el canciller venezolano, Jorge Arreaza. “Votamos en contra de Venezuela por tema Derechos Humanos en Ginebra porque teníamos un informe de Bachelet y apoyamos eso. Tenemos la misma vara para todos los países”, dijo Solá.