Por falta de gasoil, en los últimos dos meses se perdieron 80 mil toneladas de alimentos en Venezuela

Un agricultor cosecha calabacines en una granja durante la cuarentena nacional mientras la enfermedad por coronavirus (COVID-19) continúa en La Grita, Venezuela, 18 de abril de 2020. Fotografía tomada el 18 de abril de 2020. REUTERS / Carlos Eduardo Ramirez

 

Alrededor de 20 mil toneladas de alimentos se pierden semanalmente en el país por la escasez de gasoil que impide abastecer los camiones de carga, para sacar los alimentos de las unidades de producción. Los datos fueron presentados este jueves en una rueda de prensa de la Alianza por la Seguridad Agroalimentaria de Venezuela.

Por José Rivas / correodelcaroni.com

Juan Carlos Montesinos, presidente de la Asociación Venezolana de Agricultura Familiar, expresó que hasta el año pasado se perdieron 25 mil toneladas mensuales de alimentos, pero durante los últimos dos meses, ante el incremento de la escasez de diésel, se han perdido cerca de 80 mil toneladas mensuales en los últimos dos meses.

“Por no poderse trasladar a los centros de distribución. Los anaqueles en muy poco tiempo van a estar vacíos si no se solventa el problema”, advirtió. Según el presidente de la alianza, aproximadamente, el 75% de los transportes de carga de alimentos funcionan con diésel.

De acuerdo con Montesinos cerca 15 mil tractores se mantienen paralizados de un total de 25 mil en todo el país, lo que podría afectar la producción de maíz y arroz. Señaló que a semanas del periodo de invierno, cuando se estimaba sembrar unas 700 mil hectáreas de maíz blanco, de no normalizarse el suministro de gasoil, apenas se produciría el 10% de esa cifra.

Indicó que en los estados Táchira, Mérida y Trujillo la escasez está afectando la producción de hortalizas. En esta entidad el litro de gasoil se vende a 1 dólar el litro en el mercado negro. “A esos precios no da la rentabilidad (…) ya estamos viendo el incremento de casi un 60% en las ferias de verduras”, sostuvo.

Ante el elevado costo del combustible y la poca oferta que habrá de los alimentos, consideró que seguirán subiendo los precios, sobre todo, de los rubros provenientes de la región andina como las hortalizas, frutas, tubérculos y verduras.

Explicó que, dependiendo el tipo tractor, una máquina consume 300 litros de gasoil en un día, por lo que las cantidades de combustible que se requieren son altas. Antes de que se agravara la escasez, había fincas que tenían tanques de alrededor de 9 mil litros de diésel para usarlo en tractores y plantas eléctricas, pero actualmente estos depósitos están vacíos.

Pérdida de leche

En zonas como El Palmar, al sur de Bolívar, la producción de leche ha caído ante la escasez de gasoil para encender las plantas que garantizan su refrigeración, y las limitantes para trasladarla a los sitios de venta. Por esto han utilizado la mayoría de la leche para producir queso.

El presidente de la asociación contó que anteriormente los productores trasladaban la leche en moto hasta ciertos puntos donde los camiones a gasoil la recibían y la acercaban a las agroindustrias. “Ahora ni eso se puede”. Montesinos estima que cerca de 3 millones de litros de leche se están perdiendo o usando para producir queso a diario.

“No hay receptoría de leche en la agroindustria. No hay canales de distribución y son rubros perecederos, y con las deficiencias de electricidad que hay en gran parte del país, estas agroindustrias que funcionan con plantas eléctricas de diésel, no se pueden arriesgar a perder la leche”, dijo.

Medidas urgentes

Para operar con normalidad Montesinos estimó que se necesitan 25 mil barriles diarios de diésel. “Estamos solicitando que se permita la importación de los privados del combustible y de maquinaria y agroinsumos”, declaró.

Asimismo resaltó que al estar urgidos de combustible y acercarse la época de siembra de alimentos primordiales como el maíz, las medidas tienen que tomarse rápidamente. “Ya el periodo de invierno lo tenemos encima (…) se necesitan, por lo menos para tres meses, alrededor de 2 millones 300 mil barriles de gasoil para solventar el problema de la producción primaria solamente”, estimó.

Unir esfuerzos

Aunque ha habido diálogo entre dirigentes gremiales del sector agroalimentario y funcionarios del Estado, donde los productores han podido expresar sus necesidades, hasta ahora no ha habido respuestas sobre qué medidas se tomarán para garantizar la producción.

“No estamos recibiendo el gasoil para sacar adelante nuestras actividades (…) se avecina el ciclo de siembra de invierno y necesitamos combustibles”, sostuvo Alexis Aguirre, directivo de la Alianza por la Seguridad Agroalimentaria.

Indicó que de acuerdo con estudios, para el año pasado la producción nacional atendió cerca del 18% de la demanda de alimentos a nivel nacional, consideró que de solucionarse las carencias de gasoil podrían cubrir 33% de la demanda del país en el 2021.

Aguirre subrayó que han hecho propuestas para paliar el problema de la escasez de combustible, pero la solución de fondo depende del Ejecutivo nacional. “El llamado a las autoridades es a que, en conjunto con el sector privado unamos esfuerzos con bastante sinceridad con miras a alcanzar esas metas”, finalizó.