Ni celibato ni abstinencia: ¿Qué significa ser asexual?

Uno de los mayores obstáculos que enfrentan los activistas de la asexualidad es explicar qué es (Shutterstock)

 

Cuando hablamos de diversidad sexual, se nos vienen a la mente muchas identidades diferentes. Sabemos que las personas pueden sentirse atraídas sexualmente por hombres, mujeres y/o personas no binarias. Pero, ¿qué pasa con aquellos que sienten poca o ninguna atracción sexual o romántica? ¿Qué es exactamente la atracción sexual y cómo es pasar la vida sin experimentarla?

Por Infobae

El movimiento de la asexualidad es joven y de rápido crecimiento, y recientemente recibió un impulso notable. En septiembre pasado vio el lanzamiento de Aceun libro aclamado por la crítica de la periodista asexual Angela Chen, que ilumina los innumerables matices de la asexualidad a través de una serie de perfiles de la vida real. “En lugar de empantanarse en las definiciones, la gente puede leer esas historias y pensar: ¿eso resuena con mi experiencia?”, dice Chen.

Durante demasiado tiempo estas experiencias no han sido reconocidas: la asexualidad a veces ha sido apodada la orientación “olvidada” o “invisible” debido a su falta de prominencia pública. Hasta hace poco, el Manual de diagnóstico y estadístico de trastornos mentales de los Estados Unidos (DSM, por sus siglas en inglés) lo consideraba un problema médico, que agregó una excepción en 2013 para indicar que los asexuales no tienen un trastorno del deseo, y muchos continúan descartándolo erróneamente como una aflicción.

También se ha etiquetado como “la primera orientación de Internet”, lo que implica que las personas que se sienten de esta manera solo han existido desde el advenimiento de Internet, y sugiere que es una moda que los adolescentes de pelo rosa adoptan en Tumblr, pero que no se aplica en el mundo real. No obstante, Internet ha sido un ancla para la cruzada de la asexualidad moderna, que comenzó en 2000 cuando David Jay, un estudiante universitario de San Francisco, abrió un sitio web para conectarse con otros (cuando buscó “asexualidad”, todo lo que encontró eran “artículos sobre biología vegetal y amebas”, dice). Atrajo miles de visitas y luego lanzó la Red de Educación y Visibilidad Asexual (AVEN), que sigue siendo la plataforma de asexualidad más grande, con 120.000 miembros en la actualidad. Desde entonces, han surgido comunidades muy unidas en Twitter, Tumblr, Reddit y Discord.

Jay se le ha unido un enérgico colectivo de jóvenes activistas que dan charlas, escriben libros, presentan podcasts y dirigen canales de YouTube. Están demostrando que es posible vivir una vida plena sin sexo y, aunque son una pequeña minoría, tienen mucho que enseñar al resto de la sociedad. Por ejemplo, sobre cómo todos los sexuales, personas que experimentan atracción sexual, combinan el sexo, el romance y la intimidad, pero podrían beneficiarse de separar estas cosas. O sobre cómo las parejas sexuales se clasifican automáticamente más alto en el tótem social que las asexuales.

Uno de los mayores obstáculos que enfrentan los activistas es explicar qué es la asexualidad. Puede volverse complicado porque la atracción sexual y romántica son cosas diferentes. Y aunque muchos “ases”, también son aromáticos, lo que significa que no tienen interés en las relaciones románticas, otros sienten de manera diferente. Chen, por ejemplo, es biromántica (se siente atraída románticamente por ambos sexos) y tiene un novio desde hace mucho tiempo con quien tiene relaciones sexuales. Ella dice que tiene relaciones sexuales con su pareja solo por razones emocionales, para sentirse cerca de él, pero agrega: “Podría pasar el resto de mi vida siendo célibe y sería perfectamente feliz”. “Para mí, la asexualidad no se trata de cuánto sexo tiene alguien, sino del papel que juega la sexualidad en cómo experimentan la vida”, asegura la autora.

A menudo la asexualidad ha sido apodada la orientación “olvidada” o “invisible” debido a su falta de prominencia pública (Shutterstock)

 

“Vivimos en una época en la cual los esfuerzos sociales de inclusión, visibilidad y aceptación de las diferencias, en oposición a épocas pasadas de discriminación, exclusión y ocultamiento, informan sobre la versatilidad de los seres humanos. En este sentido, la aparición de clasificaciones y rótulos -con los cuales la sociedad se esfuerza por incluir a las diferentes facetas de la sexualidad humana- aún genera muchos interrogantes”, explicó a Infobae la doctora Beatriz Literat, médica sexóloga clínica y ginecóloga del Departamento de Gineco-Sexo-Estética de Halitus Instituto Médico.

Ser asexual en una cultura donde el sexo impregna casi todo puede ser un desafío. Las personas asexuales, también conocidas como ases, sienten poca o ninguna atracción sexual hacia otras personas, mientras que las personas aromáticas sienten poca o ninguna atracción romántica. Asexualidad y aromanticismo forman la “A” en el acrónimo LGBTQIA+.

Si eliminas el deseo sexual, ¿cuál es la diferencia entre el romance y una intensa amistad platónica? La investigación sugiere diferencias clave, dice Chen, con la atracción romántica que hace que las personas quieran cambiar su vida por su pareja, se enamoren de ellas y se vuelvan posesivas. Pensar en estas ideas es un ejercicio útil para todos, pero también añaden confusión a una orientación que, para empezar, no se comprende bien.

Si bien la atracción sexual y romántica van de la mano para algunas personas, muchas personas asexuales experimentan una distinción entre los dos. Es posible que las personas asexuales no experimenten atracción sexual ni sientan impulsos sexuales hacia otras personas, pero algunas aún experimentan sentimientos románticos, como el deseo de intimidad emocional o física. Otro error común sobre la comunidad asexual gira en torno a esta distinción. Mucha gente piensa que los asexuales no quieren tener citas, o que son aromáticos, lo cual es diferente a la asexualidad.

Como la asexualidad es una orientación sexual, no es una elección. Eso hace que las personas asexuales sean diferentes de las que eligen no tener relaciones sexuales por razones religiosas o para evitar el embarazo. No significa que los ases tengan problemas de intimidad. Según la Red de Educación y Visibilidad Asexual, las personas asexuales representan aproximadamente el 1% de la población.

Incluso dentro de las comunidades asexuales y aromáticas, hay mucha diversidad. La asexualidad existe en un espectro que incluye a personas que se identifican como “grisexuales” o “demisexuales”. Las personas de sexo gris pueden experimentar atracción sexual solo en casos específicos, o caer en el área gris del espectro asexual. Mientras tanto, las personas demisexuales o demirománticas pueden sentir atracción sexual o romántica solo con personas con las que han formado estrechos vínculos emocionales.

No todas las personas asexuales son reacias a tener relaciones sexuales. Las personas asexuales pueden ser positivas al sexo, neutrales al sexo o aversas al sexo. Los asexuales sexualmente positivos o neutrales están bien con tener relaciones sexuales; simplemente no es una prioridad o un deseo.

Si bien el sexo no es una prioridad para muchas personas asexuales, ocurre un error común cuando las personas combinan la asexualidad con el celibato o el autocontrol. A diferencia de las personas célibes, que eligen activamente no participar en actividades sexuales, las personas asexuales no sienten atracción sexual en primer lugar.

“Los médicos especialistas en sexualidad no hemos podido responder desde la biología muchos de estos interrogantes, sobre todo porque en las últimas décadas la psiconeuroinmunoendocrinología nos ha enseñado que somos seres mucho más complejos de lo que creíamos y que nuestra versatilidad se debe precisamente a los miles de factores que modulan las funciones y comportamientos de las personas”, concluyó Literat.