José Machillanda: Soldados muertos y heridos por guerra catalizadora

De nuevo muertos y heridos efectivos venezolanos en una escaramuza armada en el costado norte sur occidental, que anida como espacio crítico la violencia creciente entre el estado Apure y el departamento Arauca de Colombia, comprometiendo al Estado Cuartel responsable por esta operación, evento que de nuevo dibuja la inoperatividad de Venezuela-Estado en lo pareciera una Guerra Catalizadora. Guerra Catalizadora provocada por un tercer Estado, ese tercer Estado es la droga. Perversión que ha potenciado que Venezuela sirva de triple frontera debido al farquismo y elenismo, acuerdos convenidos por un revolucionarismo cobarde, acompañado de un cuerpo armado, de quien se sospecha ser parte y actor pleno.

El Estado cuartel de NM y PL que, como revolucionarismo, gobierna a la sociedad venezolana, ha mostrado señales desde sus primeros años de conexión y compromiso con el Crimen Internacional Organizado, convirtiéndose así en un factor que opera como una amenaza para la sociedad democrática del país, también como amenaza para la geopolítica en la región, en especial por razones geopolíticas no resueltas. Ese Estado Cuartel es el responsable por la desprofesionalización del estamento militar y la capacidad operativa convertida hoy, en una milicia expresión del capricho, ignorancia y adulación para la destrucción del profesionalismo de un antiguo estamento militar que derroto a la guerrilla comunista de la década de los 70’s.

El Estado Cuartel como revolucionarismo se muestra como una regresión del arte y ciencia militar, lográndose su imposición en Venezuela mediante la ideologización desde la conspiración golpista de espalda a la ética iutens y a la ética militar, para accionar con la violencia de espalda a la polemología y a la ciencia militar. Eso le ha permitido ser parte del revolucionarismo y mostrar los dos hechos vergonzosos, armados y mal comandados por desconocimiento y falta de destrezas en el arte y la ciencia militar. Como sí fuera, poco se le ocurre a un atolondrando después de la segunda acción llamar a la Milicia se incorporé a la defensa de la revolución. El Estado Cuartel como imposición de la revolución socialista ya puede sellar su segunda vergonzosa, dolorosa y triste derrota sin combate.

La sociedad venezolana ha tomado nota de esta dolorosa coyuntura, adolorida por los muertos y heridos, razón por lo cual demanda el régimen como sociedad reclamante y preocupada que sepa ser uso y empleo de la fuerza según los Patrones De La Fuerza Militar. En consecuencia, demanda que prive en estos hechos de guerra, el uso de la estrategia y la táctica con consideración especial de la Logística. Entiéndase el desarrollo sistemático del Poder Nacional que abarca la táctica y el empleo de los instrumentos de guerra o combate de la manera adecuada, para lograr los objetivos con la correspondiente maniobra, previo estudio y análisis propios que garanticen la ética de quien comanda y gran espíritu militar del comandado.

La sociedad venezolana frente a la conducta simplista y errática de quienes olvidaron el arte de comandar y pareciera que poco le importa la vida de los soldados y oficiales, demanda se active el adiestramiento de unidades de tropas que garanticen en la batalla, el éxito. Éxito que se logrará resguardando la vida de hombres y mujeres en filas llevados a una batalla en la que por sus destrezas lograran el éxito en las escaramuzas o en el combate. La sociedad venezolana está en cuenta y vigila la escalada por los anuncios del Estado Cuartel, lo que sólo muestra la delicada regresión, una brutal improvisación y unas ejecutorias de acciones que desmoralizan que confunden a los efectivos e impactarán negativamente a la venezolanidad.

El Estado Cuartel, su improvisación y falta de apresto operacional seguirán siendo vigilados por el venezolano común, el ciudadano de a pie que se niega a tolerar más el empleo irracional de efectivos con los resultados desastrosos y dolorosos que hasta hoy ha conocido la República que está de luto. Luto por la improvisación, el desconocimiento, la falta de adiestramiento individual y colectivo, la maniobra conjunta con graves fallas en el adiestramiento, mando y comando. Todo lo anterior se resume en una falta de liderazgo, incapacidad para liderar combates, ejecutar operaciones y ser capaces por hacer el uso apropiado del arte de la guerra.

El Estado Cuartel y sus acciones en el porvenir, desde ya están monitoreados por la masa social democrática cuantificable, que como sociedad democrática tienen la capacidad de exigir, reclamar y controlar lo que no hacen quienes por incapaces y revolucionarios, debieran ejecutar, léase quienes mandan las tropas, pero no la entrenan ni la capacitan. Los efectivos muertos y o heridos, responsabilidad del Estado Cuartel evidencian la falta de mando, la desorganización y torpeza por el combate y carencia de liderazgo. También habla de las fallas en el adiestramiento, la logística y las comunicaciones, con lo cual se concluye en una falta total en el Apresto Operacional. La sociedad esta alerta y enterada de la irresponsabilidad del revolucionarismo en la defensa y de su función sagrada con los soldados combatientes.

La sociedad venezolana tiene razones para estar alerta y, en ese sentido, exige de quienes son los responsables hoy por el cuerpo armado del Estado Cuartel se enteren que la venezolanidad democrática exige cuenta de estos dolorosos y vergonzosos eventos armados que como resultados nefastos que marcan la historia e imponen la necesidad desde ya de un proceso de re conceptualización del estamento militar del Estado venezolano.

Es auténtico,

Dr. José Machillanda
Director CSB CEPPRO
@JMachillandaP
Caracas, 06 de abril de 2021