“Papá vino a mi cumpleaños y comenzó a dispararle a la gente”: La desgarradora llamada de una niña al 911

La policía no reveló de inmediato las identidades de las víctimas ni del sospechoso. | Foto: GNMiller / NYPost

 

Una niña de Brooklyn de 9 años cuya madre y sus dos hermanastras fueron asesinadas a tiros por su padre se escondió en un armario y lloró a un operador del 911: “Papá venía para mi cumpleaños y le disparó a la gente”.

Por NY Post
Traducción libre de lapatilla.com

La llamada de emergencia “desgarradora” de la niña afectada se realizó en medio del derramamiento de sangre que ocurrió durante la fiesta de cumpleaños de la niña en Brownsville el lunes por la noche, comentó el martes a la prensa el jefe de detectives de la policía de Nueva York, James Essig.

“Ella solo estaba llamando al 911, ya sabes, si puedes imaginarte, es horrible, al 911, diciendo: Papá venía para mi cumpleaños y le disparó a la gente”, dijo Essig sobre la niña.

“Y ella estaba llorando y llorando [porque] ‘no tenía regalos’. Fue desgarrador escuchar eso. La encontramos escondida en un armario”, dijo.

La policía declaró que el padre de la niña, Joseph McCrimons, de 46 años, mató a su madre de 45 años, Rasheeda Barzey, y a las otras dos hijas de Barzey, Chloe Spears, de 16, y Solei Spears, de 20.

McCrimons, que no era el padre de las niñas mayores, se disparó fatalmente en la cabeza.

La niña, que ahora se queda sin ninguno de los padres, “definitivamente está hecha un desastre”, señaló el ex cuñado de Barzey, Hasley Derosena, a The Post.

“Hoy es su cumpleaños”, dijo sobre la niña.

Investigadores en el edificio de apartamentos de Brooklyn. | Foto: GNMiller / NYPost

 

Una residente en un apartamento debajo de Barzey y sus hijos en Van Dyke Houses en Sutter Avenue le contó a The Post que cuando Barzey y McCrimons pelearon anteriormente, “fue realmente malo. [Pero] anoche, no hubo palabras, no hubo discusión. Solo ‘pop, pop’ y después del primer pop, ella comenzó a llorar. Luego hubo tres más, y hubo silencio”.

“Silencio de muerte. Pensé, ‘¿Debería llamar al 911?’ Pero, ‘No, no estás seguro de qué era’. Cinco segundos después, llegaban las sirenas. Estoy tan agradecida de que la bebé … estuviera en el armario”, comentó el vecino

McCrimons y Barzey habían estado en una relación “muy difícil” durante años, dijeron los familiares a las autoridades, aunque el problema entre la pareja no fue suficiente para que la policía interviniera, agregó el detective Essig.

La vecina de la planta baja recordó que hace años llamó a la policía a la dirección, después de escuchar a una mujer gritar: “¡Ayúdame!”. El resultado no fue claro, aunque el vecino dijo que los oficiales que llegaron revisaron el edificio en ese momento”.

El ex cuñado Derosena considera que las payasadas entre Barzey y McCrimons arruinaron su relación con su ex cuñada, “No apoyé la relación y siempre le dije que no me gustaba. Por eso, dejó de hablarme”.

Derosena agregó sobre McCrimons: “Sé que siempre estuvo un poco fuera de lugar. Tenía mal genio. No era una persona abusiva. Tenía una enfermedad mental. Fue hospitalizado antes. Trató de suicidarse, pero nada como esto”.

Además lamentó la muerte de las víctimas, “Si quería suicidarse, está bien, pero ¿por qué las chicas?. No sabía que tenía un arma, pero sabía que era capaz de conseguir una. Sabía que sería capaz de hacerle algo como esto a un chico, pero no a las chicas”.

Un detective retira pruebas del edificio de apartamentos de Brooklyn. | Foto: GNMiller / NYPost

 

Derosena, como llamó a Barzey “una buena madre … muy cariñosa”.

McCrimons fue condenado anteriormente por homicidio involuntario en el condado de Nassau, LI.

Tenía 18 años cuando mató a tiros a un trabajador de saneamiento local y a su padre la noche de Halloween de 1993, supuestamente porque estaba enojado porque la víctima había terminado una pelea que estaba viendo. McCrimons pasó varios años tras las rejas por el asesinato.

El vecino que vivía debajo de Barzey dijo que la casa de arriba parecía pacífica, hasta que McCrimons aparecía.

“Las peleas no eran diarias. … Discutiendo de un lado a otro, golpeando, y luego se acabó. Oía golpes en la pared, ella gritaba y él le gritaba. Fue algo acumulativo lo que sucedió. … Esta fue la primera vez que los escuché en mucho tiempo “.

 

 

Niña de 9 años tuvo que llamar a la policía de Brooklyn después de su papá matara a toda la familia