Adolescente atentó contra su vida en Nueva York después de ser chantajeado por un estafador en Facebook

Logo de Facebook en una pantalla de ordenador visto a través de una lupa. Berna, Suiza (Foto: REUTERS/Thomas Hodel/Archivo)

 

Un joven de 15 años en el norte del estado de Nueva York se suicidó pocas horas después de que alguien con quien se comunicaba en Facebook lo amenazara con publicar fotos vergonzosas de él a menos que pagara miles de dólares.

Por The Blaze
Traducción libre de lapatilla.com

La desgarradora historia se desarrolló en Potsdam, Nueva York, una ciudad al noreste de Syracuse.

Riley K. Basford, un estudiante de segundo año en Potsdam High School, supuestamente comenzó una interacción en línea con alguien en Facebook antes de suicidarse el 30 de marzo.

La policía estatal le informó a la familia de las interacciones después de que investigaron el contenido del teléfono celular de Basford.

Basford aparentemente fue víctima de un plan de extorsión que culminó con una demanda de dinero. La policía explicó que la otra parte obtuvo fotografías vergonzosas de Basford, quien pensó que estaba en una relación, y luego amenazó con entregarlas a sus amigos, familiares y en las redes sociales.

Riley Basford era un estudiante de segundo año de secundaria en Potsdam High School (GoFundMe / Riley Basford Memorial)

 

Su familia dijo que acababa de comenzar un nuevo trabajo como lavaplatos y probablemente entró en pánico porque no tenía la cantidad que estaban exigiendo: 3.500 dólares

“No podía razonar lo que le estaba sucediendo y estaba sucediendo tan rápido”, dijo su madre. “Lo pusieron en tal pánico que se volvió loco”.

Su familia reveló que los mensajes de chantaje llegaron en un día normal y sin incidentes. Basford fue a buscar frenillos, tomó un batido, habló con su tío y alimentó a las vacas de la familia.

“Era normal y feliz”, dijo su madrastra Melissa Marion.

Más tarde, la familia descubrió que los mensajes amenazantes de alguien en Facebook comenzaban al mediodía. Horas más tarde, Basford murió por su propia mano.

Su padre, Darren Basford, comentó que los mensajes eran tan manipuladores que se siente más como un asesinato que como un suicidio.

“Continuaron bombardeándolo y bombardeándolo, y finalmente lo rompieron”, agregó el padre. “Pensó que esta era la única salida porque no quería sentirse avergonzado”.

“Quiero hacer llegar el mensaje a los padres de que no existen redes sociales seguras”, agregó. “Necesitas hablar con tus hijos sobre todas las redes sociales, saber con quién están hablando y que los niños sepan con quién están hablando”.