Detenciones en la frontera de EEUU suben un 71% en marzo y tocan máximo en 15 años

(ARCHIVOS) En esta foto de archivo tomada el 27 de marzo de 2021, los inmigrantes ilegales se abren paso a lo largo de una pista que pasa por un oficial de la Patrulla Fronteriza de los EE. UU. Hacia un puesto de control de procesamiento improvisado antes de ser detenidos en un centro de detención, en Roma, Texas. – Las detenciones de migrantes indocumentados en la frontera de Estados Unidos con México aumentaron un 70 por ciento en marzo a 172,331, alcanzando el nivel más alto en 15 años, informó la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos el 8 de abril de 2021. El número de niños no acompañados que cruzan la frontera se duplicó a 18,663 , creando un desafío para las autoridades que no están preparadas para cuidar a tantos niños, a quienes se les permite permanecer en los EE. UU. (Foto de Ed JONES / AFP)

 

La cantidad de migrantes indocumentados detenidos en la frontera sur de Estados Unidos subió un 71% en marzo con respecto al mes anterior, sumando 172.331 personas, un máximo en 15 años que plantea un creciente desafío para el gobierno de Joe Biden.

El número de menores no acompañados registró un aumento del 100% en un mes, al sumar más de 18.890 niños, según los datos publicados este jueves por la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP).

Esos menores, admitidos en territorio estadounidense, representan un creciente desafío logístico para el gobierno, que tiene que albergarlos mientras espera reunirlos con algún familiar en el país.

EL miércoles las autoridades informaron que tenían a su cargo a 20.000 niños migrantes no acompañados, 4.228 a cargo de la CBP y 16.045 bajo custodia del Departamento de Salud (HHS).

Para hacer frente al alza de estas cifras, el gobierno ha habitado bases militares y otros recintos para albergarlos.

Los menores de edad hablan con un agente afuera en una cápsula en el centro de detención del Departamento de Seguridad Nacional de Donna, el principal centro de detención para niños no acompañados en el Valle del Río Grande administrado por la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de EE. UU., (CBP), en Donna, Texas el 30 de marzo de 2021. – Los menores son alojados por cientos en ocho grupos que tienen un tamaño de aproximadamente 3200 pies cuadrados. Muchas de las manadas tenían más de 500 niños. El martes, la administración de Biden permitió por primera vez a los periodistas ingresar a su principal centro de detención en la frontera para niños migrantes, revelando una estructura de carpa severamente superpoblada donde más de 4,000 niños y familias se apiñaban en grupos y el más joven se mantenía en un gran corral de juegos con colchonetas en el suelo para dormir. (Foto de Dario Lopez-Mills / POOL / AFP)

 

Las cifras en la frontera “han estado al alza desde abril de 2020 debido a razones que incluyen la violencia, los desastres naturales, la inseguridad alimentaria y la pobreza en México y en los países del Triángulo Norte de América Central”, indicó la patrulla fronteriza.

“Esto no es algo nuevo”, afirmó Troy Miller, comisario interino de CBP.

El congresista republicano por Texas Roger Williams dijo que es “una tragedia que niños tan pequeños como de tres años estén intentando realizar un viaje largo y peligroso solos”.

“El gobierno de Biden debe adoptar acciones urgentes a medida que la crisis en la frontera sigue poniendo en peligro a los niños”, indicó.

– La mayoría de los migrantes son expulsados –

La mayoría de los migrantes provienen de México y Honduras, El Salvador y Guatemala y, según la CBP, hay una creciente tendencia a la migración en grupos.

De acuerdo con las autoridades, un 60% de los migrantes que llegaron a Estados Unidos en marzo -103.900 personas- fueron expulsados. De ellos, 28% eran migrantes que ya habían sido deportados del país.

Una joven menor camina sobre otras mientras yacen dentro de una cápsula para mujeres en el centro de detención del Departamento de Seguridad Nacional de Donna, el principal centro de detención para niños no acompañados en el Valle del Río Grande administrado por la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de EE. UU. (CBP). en Donna, Texas, el 30 de marzo de 2021. – Los menores son alojados por cientos en ocho grupos que tienen aproximadamente 3200 pies cuadrados de tamaño. Muchas de las manadas tenían más de 500 niños. El martes, la administración de Biden permitió por primera vez a los periodistas ingresar a su principal centro de detención en la frontera para niños migrantes, revelando una estructura de carpa severamente superpoblada donde más de 4,000 niños y familias se apiñaban en grupos y el más joven se mantenía en un gran corral de juegos con colchonetas en el suelo para dormir. (Foto de Dario Lopez-Mills / POOL / AFP)

 

Los altos funcionarios del gobierno de Biden afirmaron en una conferencia de prensa que esta alza es temporal y responsabilizaron al gobierno anterior por desmantelar la infraestructura federal para procesar a los indocumentados.

“Nadie debería tener la expectativa de que esto puede solucionarse de la noche a la mañana”, indicó un alto funcionario que habló bajo condición de anonimato. “El presidente tiene un plan”, indicó el alto cargo.

Biden afirma que este aumento de las migraciones es estacional y aseguró que habrá una caída, pero los patrones de años anteriores muestran que estos picos no ceden hasta que el clima en el desierto se vuelve extremo en los meses de mayo y junio.

El miércoles, la vicepresidenta Kamala Harris -encargada de trabajar con México, Guatemala, El Salvador y Honduras para abordar las causas fundamentales de la afluencia de migrantes a Estados Unidos- habló con el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador.

López Obrador afirmó que “existe disposición” por parte de México para sumar voluntades en el combate al tráfico de personas y protección de los derechos humanos. Sin embargo, el mandatario ha insistido en que la migración irregular sólo va a detenerse cuando se atiendan las causas que la propician.

AFP