Eden Hazard: ¿Invitado sorpresa para El Clásico?

Eden Hazard

 

 

 

Diez lesiones y un positivo en coronavirus provocan un total de 344 días ausente. Cuatro goles y siete asistencias en 36 partidos. En estos datos se resumen las casi dos temporadas de Eden Hazard con el Real Madrid, un futbolista llamado a ser diferencial, pero que ha pasado a ser secundario.

El belga aterrizó en la capital de España el 13 de junio de 2019 con la vitola de ser la estrella esperada por la afición. 50.000 madridistas se dieron cita en las gradas del estadio Santiago Bernabéu para recibirle. Tras temporadas de sequía, volvía a recalar una gran figura en Chamartín.

“Hace tiempo que quería pronunciar estas palabras, damos la bienvenida a uno de los mejores jugadores del mundo: Eden Hazard”, así le recibió Florentino Pérez en su presentación, muestra del deseo que había en hacerse con su fichaje; un “sueño” que se está convirtiendo en una pesadilla con ligeros despertares, pero en la que vuelve a caer.

Enésimas reapariciones, con mayor y menor ilusión en los aficionados, decreciente con el paso del tiempo, con otros futbolistas como el brasileño Vinicius Junior y Marco Asensio que piden paso en su lugar. A Eden le ponen las cosas todavía más difíciles para recuperar su estatus de estrella.

Vinicius llega al clásico tras firmar su mejor noche en la ‘Champions League’, la competición fetiche del Real Madrid, la de la consagración de las estrellas. Dos goles y un puñal constante para una defensa del Liverpool que no encontró opciones para detenerle.

Siempre bajo la lupa, “Vini Jr” pasó a ser “Vini Sr” en una noche marcada en el calendario para el conjunto blanco, como la que se viene en el partido frente al Barcelona con parte de las opciones a hacerse con el título de LaLiga Santander en juego.

El brasileño se reivindicó sobre el terreno de juego, en las celebraciones señalándose el escudo, gritando un “¡yo aquí, aquí!” ante los rumores que le situaban como moneda de cambio en una supuesta operación por Kylian Mbappé y en sus declaraciones tras el partido. 20 años y una personalidad desbordante.

“La gente de fuera que hable. Yo sigo trabajando y todos mis compañeros me dan la fuerza y la confianza que necesito para hacer los goles en momentos importantes. Trabajo mucho porque soñé con jugar en el Madrid, soñé con jugar con los mejores del mundo”, comentó tras el encuentro.

Y por la otra banda ya empieza a aparecer el mejor Marco Asensio. Cuatro goles de forma consecutiva justo tras otro gran momento de dudas. Perdió su sitio en las alineaciones titulares por su aparente apatía sobre el terreno de juego, sin confianza para encarar y tirar a puerta su presencia se hacía prescindible.

Y desde el banquillo se ganó el sitio de nuevo. Anotó frente al Atalanta y el Celta de Vigo y aprovechó el parón de selecciones, ese que hace no tanto le hacía mudarse a la Ciudad Deportiva de Las Rozas, para ponerse a tono. Titular contra el Eibar y frente al Liverpool, volvió a ver puerta en ambos. Exultante en confianza, aportando el gol que tanto se le demandaba.

Son dos irrupciones en un momento trascendental del curso, que le cierran la puerta a un Eden Hazard que se está tomando su vuelta a los terrenos de juego con calma. Más aún tras tanta recaídas y después de escuchar en los pasillos de Valdebebas que su último regreso fue sin el alta competitiva y afectó a una nueva lesión muscular, en este caso en el psoas. El comentario se extendió y apuntaba a Zinedine Zidane, que se defendió en la rueda de prensa previa al Liverpool dejando claro que siempre prioriza la salud de sus jugadores y nadie vuelve si no está en condiciones de competir en un duelo de alto nivel.

“No creo que su última vuelta fuese precipitada, porque es la sensación que transmite el jugador y nosotros no arriesgamos nunca con una vuelta si no está bien. Ahora veremos cuando está con nosotros, pero de momento es así”, comentó.

En la grada frente al conjunto ‘red’, en la que se le vio abrazándose y charlando de forma cariñosa con sus compañeros, y ya acumula una semana entrenando sin problemas, al mismo ritmo que sus compañeros. Invita a pensar que la vuelta de Hazard, podría ser la principal novedad en la convocatoria de Zidane para medirse al Barcelona.

Un clásico que el belga aún no ha podido disputar desde su llegada al Real Madrid. Primero por la entrada de su compatriota Thomas Meunier en la zona en la que en 2017 se fracturó el tobillo derecho, lesión que fue el inicio de su calvario. Se puso como objetivo llegar a tope al clásico de la segunda vuelta. Reapareció dos partidos antes, pero volvió a caer frente al Levante, perdiéndose, de nuevo, el partido contra el Barça, el de la victoria 2-0 con goles de Vinicius y Mariano que fue, a la postre, el último encuentro en el Santiago Bernabéu hasta la fecha.

Temporada nueva e ilusiones renovadas, pero la historia se repetía. Tres lesiones y un positivo en coronavirus para cerrar el 2020. Total: 17 partidos ausente. De la segunda molestia muscular también se propuso recuperarse para el clásico, pero no se quiso arriesgar y reapareció tres días más tarde.

Así, Hazard podría disputar este sábado sus primeros minutos en un partido de los grandes a nivel mundial, ese que cada jugador que ficha por Real Madrid o Barcelona sueña con jugar. En ningún caso como titular, pero sí contar con minutos para iniciar una reaparición que, esta vez sí, espera que sea definitiva.

EFE