Dallas reportó más de 200 casos adicionales y otras 21 muertes por Covid-19

Diario NY

 

La Coalición de Trabajadores Esenciales de Nueva York que reúne a 70 organizaciones y sindicatos, instó este jueves a la Asamblea Estatal a poner el pie en el acelerador al anteproyecto de la Ley ‘Héroes de NY’ que crea toda una estructura de protecciones a la fuerza laboral del estado, para detener la propagación del COVID-19 y futuras pandemias. La presión aumenta porque aunque estén en el escenario las vacunas, también están las nuevas variantes del virus.

Por: Diario NY

Maritza Silva-Farrell, portavoz de la organización Economía y Ambiente igualitario (ALIGN) explicó que desde hace un año han estado promoviendo este texto legal que obligaría a todos los empleadores a cumplir al pie de la letra guías de seguridad más específicas, para evitar la expansión de todo tipo de virus en el aire, en espacios compartidos por los trabajadores.

“Quienes salen todos los días a garantizar la salud, la alimentación y la recuperación de la economía de Nueva York siguen enfermándose. Estamos plagados de nuevas variantes. Aclaramos que las vacunas son muy buenas. Pero no son suficientes”, detalló Silva.

En una sesión virtual compartida con organizaciones que impulsan la propuesta legislativa, asambleístas de Nueva York aclararon que la iniciativa que tendrá impacto en la forma cómo todos los empleados deben ser protegidos en sus entornos laborales, se encuentra en un “momento de ajustes”.

La iniciativa ya fue aprobada por el Senado Estatal el pasado mes de enero y será discutida la próxima semana por la plenaria de la Asamblea.

“Ahora que está abriendo la economía del estado, en paralelo, siguen aumentando los casos y las muertes en todo el país. Debemos apurarnos y ponerle fuerza de ley a estas protecciones. Queremos que el proceso sea seguro para los trabajadores esenciales que mueven la economía. Y no pueden quedarse en casa cumpliendo sus labores desde una computadora”, explicó la asambleísta dominicana Karines Reyes, del distrito 78 de El Bronx.

 

Los patrones deberán por ley dotar a los trabajadores de equipos especiales de protección. (Foto: F. Martínez)

Paraguas para trabajadores sin sindicatos

El anteproyecto exigiría a los empresarios la aplicación de controles para que en los espacios laborales exista un flujo de ventilación adecuado, equipos de seguridad y la designación de empleados supervisores para la aplicación de la ley.

Y, además, como especificó la senadora estatal Jessica Ramos, quien representa a Corona y Jackson Heights, sería un gran paraguas de protección para miles de trabajadores esenciales que no están asociados a uniones sindicales.

“Estamos trabajando para que este anteproyecto se convierte en ley rápidamente. Hemos escuchado a nuestros trabajadores indocumentados que tienen muchos temores, pero necesitan exponerse para poder sobrevivir”, subrayó Ramos.

 

La iniciativa también garantizaría que los trabajadores estén protegidos contra represalias cuando se quejen de las condiciones de trabajo inseguras o se nieguen a trabajar cuando consideren que sus vidas corran peligro.

Trabajadores agrícolas, de lavanderías, de restaurantes, de los supermercados, deliveries, constructores, conductores y toda la gama laboral que por definición debe estar expuesto, tanto al público como a espacios industriales, de faena o comerciales serían quienes en general serían beneficiarios directos de esta normativa.

Trabajadores del sector salud como enfermeras se unen a la exigencia de aligerar la aprobación de la Ley Héroes. (Foto: F. Martínez)

Pandemias que podrían venir

“Debemos levantar la economía, sin una nueva ola de muertes en Nueva York. En este instante muchos legisladores están poniendo dinamismo al anteproyecto, para que lo antes posible pueda ser aprobado. No hay tiempo que perder”, comentó el senador Michael Ginaris, patrocinador principal de la Ley Héroes NY, que empezó a ser diseñada en la primavera pasada cuando la pandemia azotó con fuerza a las comunidades más vulnerables.

 

Entre tanto, Lupita Montoya de la organización ‘Last Mile’, quien es experta de ingeniería ambiental y ha realizado estudios en el pasado de cómo por ejemplo los empleados de los salones de uñas, enfrentan mayores riesgos de salud por la gran cantidad de contaminantes en el aire por la exposición a productos químicos, acotó que la “ciencia está dando soluciones a esta crisis”.

“Los empleadores deben garantizar en general lugares más seguros y ayudar a que podamos pelear no solo contra el COVID-19, sino crear la estructura para las pandemias que podrían estar por venir”, argumentó tras apurar que pase esta legislación.

Un grupo de trabajadores que participó en la sesión virtual, como es el caso de Teresa Martínez, una inmigrante que forma parte del Centro de Trabajadores de Lavanderías, reiteró que ya antes de la pandemia trabajaban en condiciones deplorables. Ahora, todo se ha agudizado.

 

“No desinfectan las áreas de trabajo, no proporcionan guantes, debemos tener contacto a veces con sábanas que vienen de ambulancias con fluidos contaminantes. Esas prácticas por justicia laboral deben cambiar”, explicó Teresa.

También Ari Moma, portavoz de la Asociación de Enfermeras del estado de Nueva York, describió que aunque el plan de inmunización funciona, se deben crear patrones más rígidos a futuro, para evitar que trabajadores del sector salud enfrenten situaciones como la no asignación de máscaras adecuadas.

“Debemos pensar además en muchos trabajadores indocumentados que no tienen voz, porque tienen temor a ser deportados. Nueva York debe ser un ejemplo para el resto del país”.

 

Negocios: “estamos sobreviviendo”

Pero en la otra “esquina” de apoyo a esta legislación se encuentran pequeños emprendedores comerciales que manifiestan estar “ahogados” por la serie de regulaciones, multas y políticas ya establecidas por las autoridades de Salud el último año. Justamente para hacer frente a la crisis de salud pública.

“Para reabrir cualquier negocio pequeño el año pasado, durante la fase tres, todos tuvimos que invertir en separadores, en equipos de ventilación, en muchas cosas, a pesar de tener meses con renta atrasada, para tratar de sobrevivir, en medio del bajón normal de clientes y el distanciamiento social”, comentó a El Diario la propietaria hispana de un pequeño restaurante y un salón de belleza en El Bronx,  que prefirió mantener su nombre en reserva.

La pequeña comerciante agregó que más regulaciones siempre van a significar más inversión en equipos, en remodelaciones, en pagar nuevos servicios.

 

“Obviamente nosotros sabemos que si no cuidamos a nuestros trabajadores es peor. Debemos ser responsables para que no venga un nuevo cierre total económico que sería catastrófico. Pero entendamos que los pequeños negocios están ya sobreviviendo. Ya tenemos el mínimo de empleados.  Por cualquier tontería nos cierran o nos multan”, expuso la empresaria.

El borrador del anteproyecto de ley no incluye ningún soporte económico para los empresarios que deban adaptarse a las nuevas guías técnicas de protección laboral. Por lo menos, hasta ahora, aclararon legisladores consultados.

De acuerdo con la visión compartida por activistas y asambleístas, la Ley Héroes NY no ha encontrado oposición de la oficina del gobernador Andrew Cuomo, quien deberá aprobar con su firma el texto legal.

 

El Diario consultó con la oficina del mandatario estatal su postura ante esta. Iniciativa. Al cierre de esta edición no obtuvo ningún comentario.