Vicente Brito: Somos de los países del mundo con los más bajos niveles de felicidad

Vicente Brito – red por la defensa al trabajo, la propiedad y la constitución

 

Es evidente que el fin de todo líder político es alcanzar el poder para llevar adelante sus propuestas y programas. Para conseguirlo siempre el más importante de sus ofrecimientos es darle el mayor nivel de felicidad posible a los que se dice representar. La historia nos indica que muchos de los que han alcanzado el poder no han logrado los niveles de felicidad que ofrecieron a sus electores, al incumplir con las propuestas presentadas,obteniendo como resultado de las decisiones aplicadas mayores desmejoras en calidad de vida de sus ciudadanos y sólo logrando un menor nivel de felicidad del que tenían anteriormente.

Lo observado en nuestro pais es como a lo largo de estos 21 años del ejercicio del poder por los que han conducido la nación, solo se ha logrado una desmejora continua en los niveles de felicidad de la gente como resultado que los programas públicos implementados han resultado antagónicos al bienestar ciudadano. Lo podemos evaluar en las desmejoras: Política, Sociales y económicas.

Política, se observa como desde el inicio la estrategia oficial fue concentrar un mayor poder político, tomando el control de todas las instituciones que conforman la República, como resultado los derechos ciudadanos han sido reducidos por el poder del estado el cual impone sus decisiones a su conveniencia lo que le ha permitido lograr un control casi total de la vida nacional, con sus efectos en la confiabilidad de los ciudadanos hacia las instituciones públicas. Se observa como los partidos políticos que representan a la oposición política, han sido minimizados a través de decisiones implementadas por los organismos del estado, que han obligado al cambio de sus directivas, pérdidas de sus sedes partidistas, así como al alejamiento de la base popular que acompañaba a esas organizaciones políticas ante los cambios inducidos por el poder político

Sociales. Es preocupante los niveles de desmejoras en ingresos reales, capacidad de consumo, limitaciones en sostener nuestra calidad de vida, hiperinflación, etc. Pasamos de estar dentro de los 7 países del continente con mejores condiciones de vida y mayores ingresos per cápita a bajar a el penúltimo lugar, los niveles de pobreza se han más que duplicado y la clase media se redujo en un 60%. Los niveles de desempleo e informalidad son de los más altos del mundo. Las familias se han visto obligadas a reducir sus hábitos de consumo, sobretodo de los productos esenciales los cuales han sido los más afectados por los aumentos de precio.

Económicas. Se observa en la caída del producto interno bruto el cual sobrepasa el 70% en los últimos 10 años, con sus consecuencias en la drastica reduccion de la actividad productiva en el país, que hoy es menor a un 20% de hace 21 años, lo cual ha sido causada principalmente al estado tomar el control de los principales medios de producción del pais y desplazar a los privados de sus empresas y tierras. Esto unido a la disminución de la actividad económica, ha ocasionado el cierre total o parcial del 75% de las empresas privadas nacionales, con sus consecuencias en la pérdida de unos 3 millones de puestos de trabajo.

Actualmente las Naciones Unidas nos ubica en el país 107 en los niveles de felicidad del mundo y con un ranking cercano a 4800, lo cual refleja las desmejoras observadas en estos años por la aplicación de políticas públicas que resultaron en evidentes desmejoras en los niveles de felicidad para las familias Venezolanas.

Vicente Brito
Presidente
Red por la defensa al Trabajo,
la Propiedad y la Constitución.