Estudio alerta que los ambientes cerrados aumentan el riesgo de exposición al Covid-19

En la imagen, un cliente es atendido en un restaurante de Grand Central Market, en Los Ángeles (EFE/Etienne Laurent/Archivo)

 

 

El riesgo de estar expuesto al contagio del virus SARS-CoV-2 en ambientes cerrados puede ser tan grande incluso estando a 18 metros (unos 60 pies), en una habitación en donde se mezcla el aire, incluso teniendo tapabocas, de acuerdo a un nuevo estudio llevado a cabo por investigadores del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT) que desafía las pautas de distanciamiento social adoptadas en todo el mundo.

Por Francisco Reyes | Infobae

Los profesores del MIT, Martin Bazant, que dicta ingeniería química y matemáticas aplicadas, y John Bush, experto en matemáticas aplicadas, desarrollaron un método para calcular el riesgo de exposición al COVID-19 en un entorno interior que tiene en cuenta una variedad de problemas que podrían afectar transmisión, incluida la cantidad de tiempo que se pasa en el interior, la filtración y la circulación del aire, la inmunización, las cepas variantes, el uso de barbijos y hasta la actividad respiratoria como respirar, comer, hablar o cantar.

Los investigadores cuestionaron las pautas y protocolos hasta ahora establecidos que recomiendan guardar una distancia de dos metros o seis pies entre las personas, que surgieron de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés), a partir de un estudio revisado por partes publicado a principios de esta semana en Proceedings of the National Academy of Science of the United States of America. Dicen que permanecer a dos metros de distancia puede no ser suficiente cuando las personas están adentro por períodos prolongados de tiempo.

Bazant argumentó: “Realmente no hay mucho beneficio en la regla de los dos metros, especialmente cuando las personas usan tapabocas, ya que todos respiran el mismo aire. Casi no tiene una base física porque el aire que una persona respira mientras usa mascarilla tienda a subir y bajar en otra parte del ambiente, lo que implica una exposición mayor”.

De todas formas, sin barbijo, el científico afirma que la distancia de dos metros proporcionaría protección adicional contra el coronavirus frente a la mitad de la medida, es decir un metro o tres pies. Esto es así cuando una persona está respirando directamente en la dirección de la otra, ya que allí se crea lo que los investigadores denominan una “columna respiratoria”, y la ejemplifican como una bocanada de humo de un fumador.

La investigación se basó en los modelos matemáticos que asumen que el aire de un ambiente está “bien mezclado” y que “el patógeno se distribuye uniformemente”. En espacios en donde recircula, “las personas no están más seguras de los patógenos transportados por el aire a 18 metros que a dos metros”, advirtieron.

El motivo por el cual se puede haber “subestimado” la distancia real recomendada reside en una variable importante que los CDC y la OMS podrían haber pasado por alto de acuerdo a estos científicos y es la cantidad de tiempo que se pasa. Cuanto más tiempo esté alguien adentro con una persona infectada, mayor será la posibilidad de transmisión, evaluó.

El SARS-CoV-2 se propaga a través de aerosoles, gotículas de flush y en menor medida superficies (Shutterstock)

 

Abrir ventanas o instalar nuevos ventiladores para mantener el aire en movimiento también podría ser tan efectivo o más efectivo que gastar grandes cantidades de dinero en un nuevo sistema de filtración, analizó.

Bazant también sospecha que las pautas que hacen cumplir los límites de ocupación en interiores son defectuosas. “20 personas reunidas en el interior durante un minuto probablemente esté bien, pero no en el transcurso de varias horas. Los espacios pequeños y mal ventilados donde muchas personas pasan mucho tiempo juntas ponen a las personas en mayor riesgo”, alertó.

“Desafortunadamente, el hogar de ancianos es uno de esos casos. Si los pacientes de coronavirus viven juntos las 24 horas del día, los siete días de la semana, en algunos casos incluso en la misma habitación, ese es el peor de los casos, especialmente dada la vulnerabilidad de esa población“, agregó Bazant.

Por otro lado, su análisis muestra que muchos lugares que fueron cerrados no necesariamente tenían que cerrar. “A menudo, el espacio es lo suficientemente grande, la ventilación es lo suficientemente buena, la cantidad de tiempo que las personas pasan juntas es tal que esos espacios se pueden operar de manera segura incluso a plena capacidad y el apoyo científico para la capacidad reducida en esos espacios realmente no es muy bueno“, advirtió Bazant, citando algunos cálculos universitarios y añadió: “Creo que si ejecuta los números, incluso, ahora mismo para muchos tipos de espacios, encontrará que no hay necesidad de restricciones de ocupación”.

Las reglas de distanciamiento social y ocupación que han resultado en el cierre de negocios y escuelas están simplificadas en exceso, según el científico, experto en ingeniería química y matemáticas aplicadas.

“Este énfasis en el distanciamiento ha estado realmente fuera de lugar desde el principio. Los CDC o la OMS nunca han proporcionado una justificación para ello, solo han dicho que esto es lo que debe hacer y la única justificación que conozco se basa en estudios de tos y estornudos, donde observan las partículas más grandes que podría sedimentar en el piso e incluso entonces es muy aproximado, ciertamente puede tener gotas grandes de mayor o menor alcance“, espetó Bazant.

Si los pacientes de coronavirus viven juntos las 24 horas del día, los 7 días de la semana, en algunos casos incluso en la misma habitación, ese es el peor de los casos, especialmente dada la vulnerabilidad de esa población

 

“El distanciamiento no te ayuda mucho y también te da una falsa sensación de seguridad porque estás tan seguro a dos metros o 18 metros si estás adentro y el aire se mezcla bien. Todos en ese espacio corren aproximadamente el mismo riesgo, en realidad “, señaló.

Las gotitas con patógenos viajan por el aire en interiores cuando las personas hablan, respiran o comen. Ahora se sabe que la transmisión por el aire juega un papel muy importante en la propagación del COVID-19, en comparación con los primeros meses de la pandemia, donde el lavado de manos se consideraba la principal recomendación para evitar la transmisión.

Esas gotas de la exhalación cálida de una persona se mezclan con el calor corporal y las corrientes de aire en el área para subir y viajar por toda la habitación y poner a todos en una habitación bien mezclada en riesgo de transmisión aérea.

Las personas parecen estar más expuestas a ese aire “de fondo” que a las gotitas a la distancia, como el humo de segunda mano, según el estudio.

Por ejemplo, si alguien infectado con coronavirus usa una máscara y canta en voz alta en una habitación cerrada, una persona que está sentada al otro lado de la habitación no está más protegida que alguien que está sentado a solo seis pies de distancia del infectado. persona. Esta es la razón por la que el tiempo que pasa en el área cerrada es más importante que lo lejos que se encuentra de la persona infectada.

“Las mascarillas funcionan en general para prevenir la transmisión al bloquear las gotas más grandes, por lo tanto, las gotas más grandes no constituyen la mayoría de las infecciones por el virus SARS-CoV-2 cuando la mayoría de las personas usan máscaras. La mayoría de las personas que transmiten COVID-19 no tosen ni estornudan, son asintomáticas”, precisó.

Las máscaras previenen la transmisión en interiores al filtrar las gotitas infecciosas exhaladas y bloquear los chorros de aire exhalados, que se visualizan mejor imaginando a alguien exhalando humo. La exposición a estos chorros de aire infeccioso da como resultado un mayor riesgo de transmisión, en comparación con el fondo bien mezclado, explicó Bazant.

Las gotitas con patógenos viajan por el aire en interiores cuando las personas hablan, respiran o comen (EFE/EPA/ALEX PLAVEVSKI)

 

Aquellos que están en la misma habitación que un fumador se ven muy afectados por el humo de segunda mano que se abre paso alrededor del área cerrada y persiste. La misma lógica se aplica a las gotitas infecciosas en el aire en una habitación bien mezclada, según el estudio.

Aunque el estudio de Bazant y Bush no analizó específicamente la transmisión al aire libre, el experto en ingeniería química dijo que el distanciamiento social tiene poco sentido al aire libre, ya que el aire más cálido que se exhala tiende a elevarse y cualquier aire infectado sería arrastrado por el viento.

“El aire sigue el camino de menor resistencia y, a menudo, con muchas máscaras, eso es todo”, sostuvo Bazant. “El aire exhalado es obviamente mucho más cálido que el de fondo y tiende a elevarse. Por cierto, esa es la razón principal por la que alejarse casi no tiene sentido, y especialmente con máscaras, incluso es una locura porque realmente no vas a transmitir a alguien a dos metros”.

“Si miras el flujo de aire afuera, el aire infectado sería esencialmente barrido y es muy poco probable que cause transmisión. Hay muy pocos casos registrados de transmisión al aire libre”, detalló. Aunque es raro, advirtió, que siempre es posible contagiarse de COVID-19 al aire libre, especialmente en lugares concurridos como recitales. “Los espacios llenos de gente al aire libre podrían ser un problema, pero si la gente se mantiene a una distancia razonable”.

En cuanto a las variantes de cepas que son un 60% más transmisibles, aumentar la ventilación en un 60%, reducir la cantidad de tiempo que se pasa en el interior o limitar la cantidad de personas en el interior podría compensar ese riesgo, calculó.

Bazant también afirmó que una gran pregunta que se avecina será cuándo se pueden quitar las máscaras y que las pautas del estudio pueden ayudar a cuantificar los riesgos involucrados. También señaló que medir el dióxido de carbono en una habitación también puede ayudar a cuantificar la cantidad de aire infectado presente y, por lo tanto, el riesgo de transmisión.

“Necesitamos que la información científica se transmita al público de una manera que no solo provoque miedo, sino que en realidad se base en el análisis”, relató Bazant. Después de tres rondas de rigurosas revisiones por pares, dijo que es la mayor revisión por la que ha pasado, y que ahora que se publica espera que influya en la política.

Bush y Bazant ampliaron los conceptos: “Nuestro estudio indica que la regla de los seis pies es insuficiente para limitar la transmisión aérea de COVID-19 en interiores: también se debe limitar el tiempo que se pasa en un espacio interior. Esta investigación demuestra cómo este límite de tiempo depende de los factores relevantes, incluida la ventilación y filtración de la habitación y el uso de mascarillas“, dijeron, y señalaron que “las mascarillas pueden ser una medida de seguridad interior extremadamente eficaz”.

El nuevo estudio advierte que los 2 metros de distanciamiento social recomendados no serían suficientes (Shutterstock)

 

Consultado por este medio en relación a este hallazgo, el destacado cardiólogo Martín Lombardero (MN 79.096), miembro titular de la Sociedad Argentina de Cardiología y jefe de Imagen Cardíaca en los sanatorios Trinidad Palermo, Trinidad San Isidro y Trinidad Ramos Mejía, manifestó: “Lo que publicamos hace exactamente un año (abril de 2020) aquí en Infobae en relación a la aerotransmisión viral y a la ruta de los aerosoles, y que en su momento describimos como ‘hipótesis de la 3er vía de contagio’ hoy es una realidad que ningún científico discute. La principal vía de transmisión del COVID-19 es por aire, en desmedro de la vía de superficie”.

“De las dos vías de contagio más probables, una es la directa a corta distancia (por impacto directo o por la gran columna de aire caliente al exhalar) y la segunda es la por suspensión de microgotas contaminadas muy pequeñas, tan pequeñas que pueden quedar suspendidas en el aire en lugares sin ventilación (vía de contagio por inspiración de aerosoles), pero que son susceptibles de dispersión por corrientes de aire”, precisó.

Según Lombardero, “para explicar el artículo de Bazant, hay que mencionar antes dos reglas fundamentales en el uso de barbijos: la primera “cualquier barbijo es mejor que nada”, porque sirven fundamentalmente para inhibir el contagio directo a corta distancia (menos de dos metros). Y la segunda “Ningún barbijo es 100% seguro”, porque no inhibe (aunque sí disminuye) el contagio por aerosoles en lugares cerrados sin ventilación. Esto ocurre porque todo el aire respirado de una habitación no ventilada es el mismo, y todos los que la habitan respiran el mismo aire mezclado y viciado”.

“El trabajo de Bazant demuestra que en un espacio cerrado sin ventilación, aunque todos usen barbijo (¡Bien puesto!), el riesgo de contagio es por aerosoles que se respiran por todo el ambiente (que tiene un microclima propio), y no influye la distancia. Es decir, si todos respiran el mismo aire en toda la habitación, cualquiera se puede contagiar, ya sea que estén a dos metros o… a 20 metros. Además, un dato clave (¡Y no siempre tomado en cuenta!) es el tiempo de exposición que permanecemos en un lugar sin ventilación: no es lo mismo un minuto que horas… por eso la mayoría de los contagios son en espacios con poca o nula ventilación y en reuniones familiares/sociales/laborales donde el tiempo de exposición es importante”.

El límite de tiempo que las personas deberían estar en ambientes cerrados depende de los factores relevantes, incluida la ventilación y filtración de la habitación y el uso de mascarillas (Shutterstock)

 

Y profundizó a Infobae: “El artículo de Bazant y Bush se basa en modelos de enfermedades por aerotransmisión viral, e intenta con complejos cálculos matemáticos, una guía de seguridad en interiores, basada en “el tiempo de exposición acumulado” como el producto del número de personas por el tiempo que pasan en un espacio cerrado. Demuestran que según el número de ocupantes de una habitación y el tiempo de exposición, las variables que determinan el riesgo de infección son: tasa de ventilación y filtración de aire, dimensiones de la habitación, frecuencia respiratoria, actividad respiratoria, uso de barbijo y la infecciosidad de los aerosoles respiratorios. (importante: no es lo mismo una habitación con ventilación cruzada, es decir corriente de aire, que con una sola ventana abierta)”.

Por otra parte, en la aerosolización una regla clave es: “No hay aerosoles flotando en el aire exterior, (sobre todo si hay corrientes de aire)”. Este concepto es fundamental. Es decir, a más de 2 metros de distancia y en un parque el barbijo carece de sentido, y solo sirve si hay chances de no respeto de los 2 metros de distancia (por el riesgo de contagio directo). Es decir, en lugares al aire libre muy concurridos, mejor usar barbijo”, recomendó Lombardero.

En síntesis, para el prestigioso catedrático argentino, “la regla de dos metros pierde sentido en espacios cerrados, techos bajos, mucha gente, barbijos bien puestos y con importante tiempo de exposición, porque los barbijos inhiben el ‘contagio directo’, pero no inhiben (en forma categórica) el contagio por aerosoles, dado que todos respiran el mismo aire ‘viciado’ en toda la habitación. Es muy importante destacar, que sin barbijo en espacios cerrados las posibilidades de contagio son aún mayores”.

“La clave siempre estuvo en entender dónde está el mayor riesgo. Y donde detectamos el mayor riesgo, evitar concurrir, o estar poco tiempo para disminuir el tiempo de exposición, y hasta inclusive usar doble protección (doble barbijo). Pero en un lugar afuera y bien ventilado, con mi ‘burbuja personal’ (mi entorno familiar) y sin gente cerca, podría no usar protección”, concluyó Lombardero.