Boxeador puertorriqueño se entrega a la Policía tras el asesinato de su amante embarazada

El boxeador profesional puertorriqueño, Félix Verdejo, el 20 de abril de 2019.
Andrew Couldridge / Reuters

 

El boxeador profesional puertorriqueño, Félix Verdejo, se ha entregado este domingo a los agentes federales de EE.UU. después de que las autoridades identificaran el cuerpo de una mujer asesinada como su amante.

Por apnews.com

El cadáver de Keishla Rodríguez fue encontrado este sábado en la Laguna San José, después de dos días de haber sido reportada como desaparecida. La mujer de 27 años había mantenido una relación extramarital con Verdejo y recientemente quedó embarazada.

Según una denuncia penal presentada por el FBI y declaraciones de testigos, el púgil contactó a Rodríguez para reunirse y ver los resultados de una prueba de embarazo antes de, aparentemente, golpearla en la cara e inyectarle una sustancia no identificada.

Luego, ató a la mujer de pies y brazos con un alambre y la arrojó desde un puente sobre una laguna. Finalmente, Verdejo habría disparado el cuerpo de la joven. La denuncia también señala que un testigo ayudó al luchador a secuestrar y matar a Rodríguez.

Por su parte, la madre de la víctima, Keila Ortiz, declaró que había advertido a su hija que tuviera cuidado “porque él ya la había amenazado”, y Verdejo no estaba de acuerdo con tener al bebé, argumentando asuntos de su carrera y familia. Ortiz insiste en que tanto el deportista como su esposa son los responsables del crimen.

El caso está en manos de la Corte Federal de EE.UU. y el boxeador incluso podría enfrentar la pena de muerte si es declarado culpable de los múltiples cargos que se le acusa. Tras conocerse los hechos, cientos de personas se reunieron en el lugar donde fue asesinada Rodríguez para exigir justicia para ella y otras mujeres asesinadas recientemente.

Verdejo, quien había representado a Puerto Rico en los Juegos Olímpicos de 2012, a lo largo de su carrera obtuvo 27 victorias, 2 derrotas y un total de 17 triunfos por nocaut.