Domingo Alberto Rangel: Se requiere un nuevo liderazgo

Domingo Alberto Rangel @DomingoAlbertoR

Más allá del mal de muchos se impone reconocer que el mundo post pandemia está muy desordenado y lleno de protestas.

Habrá quien mirándose el ombligo piense que todo se debe a los manejos por trastienda del Foro de Sao Paulo que curiosamente en el pasado reciente… no pudo evitar la caída de su fundador y de Dilma, la sucesora, en el Brasil natal… pero que repentinamente según las consejas han desestabilizado Colombia… y están a punto de imponer un socio en la Presidencia del Perú etcétera.

Quienes piensan así, muy miopes en el análisis, no explican el triunfo del banquero Lasso en El Ecuador o las repetidas elecciones que viene perdiendo el MAS en Bolivia a pesar de que Evo Morales se puso al frente de la reconquista de gobernaciones y alcaldías.

Peor: piensan que en Colombia los disturbios fueron organizados por un gobierno como el nuestro que aún no termina de homogeneizar los contenidos de cajas y bolsas CLAP… para no hablar de entregas en fecha definida.

Y no ven que en la Francia de los derechos humanos la falta de gobierno del señor Macron ha llevado al país galo a sufrir y ya llevan tres años… manifestaciones violentas todos los sábados… con saldo semanal de decenas de policías, bomberos heridos y daños a la propiedad.

Colofón de tanto desgobierno fue el degollamiento en una comisaría de Paris… de una mujer policía a manos de un inmigrante marroquí que finalmente fue dado de baja por las fuerzas del orden.

Allí el despelote no tiene que ver con cajas CLAP o Rectores del CNE sino con la pauperización de una clase media que hoy día carece de ahorros… de trabajo muchas veces… y sus jóvenes miembros no pueden adquirir vivienda.

Nada de extraño entonces que repentinamente apareciera Marine Le Pen, la líder ultra nacionalista… rodeada de generales retirados… pidiendo el cese del bochinche al gobierno.

En términos generales las protestas que se multiplican en todo occidente tienen como acicate una generación que llega y no encuentra futuro dentro del sistema.

Qué en Francia muchos tomen el camino del racismo que hace sesenta años pavimentó el camino de Hitler… o que en el Perú no haya fuerzas democráticas capaces de negociar un gobierno estable con uno u otro candidato para la segunda vuelta.

Que en Colombia el señor Duque haya escogido el peor momento para aumentar los impuestos… desatando la violencia en todo el país… con más de una veintena de muertos… o que en mi Venezuela la discusión gire alrededor de cómo van a repartir los Rectores del CNE y no en cómo unificar al país alrededor de nuestra FANB… con mando civil… dice mucho de lo mediocre del liderato democrático actual.

Por algo los Estados Unidos a sabiendas que ellos también tienen problemas… vienen tomando las decisiones sin consultar a sus aliados europeos y sin molestarse mucho en lo que sucede en la América Latina.

Y les viene dando resultados a pesar de que la brutal emisión de moneda inorgánica en algún momento sacará la moneda yanqui como valor de pago internacional.

¿Pero, dónde queda la democracia… la república… la separación de poderes y la sujeción de los militares al poder civil?

Me temo que todo esto resta como una antigualla para jóvenes crecidos entre escándalos y robos de los políticos y viendo ellos como desaparece por caída en la miseria, la clase media a la que se supone pertenecen.

Frenar la desaparición de los valores que permitieron a occidente hacerse la porción más rica del planeta es vital pero exige un liderato a construir por inexistente.

Digamos uno capaz de entender que el Perú no puede seguir subvencionando los monopolios económicos de una oligarquía pizarruna. Qué en Colombia las oligarquías virreinales y las de la droga no pueden pretender gobernar un país a sangre y fuego… donde los jóvenes ya no aceptan emigrar como modelo.

Y que en Venezuela la clase política no puede seguir culpándose unos con otros… perdiendo tiempo…

En nuestra agenda queda unificar el país pero no mediante unos Rectores del CNE en los que nadie confía… es decir las elecciones: sino más bien alrededor de la FANB que es lo único que puede frenar el ingreso de la guerra colombiana a nuestra heredad terrena.

Un liderato que en vez de callar la información los unos y de burlarse de nuestros soldados los otros… acompañe valientemente a esos muchachos que con su sangre han frenado al bandidaje colombiano… tras el cual astutamente se coloca el presidente Duque.

Para nada porque a dos años de las elecciones Duque se ve sobrepasado… y Uribe también.

Finalizo: el problema es mundial y tiene un denominador común al menos en occidente donde el sistema financiero vive del comercio ilegal de las drogas… y resolver ese asuntillo que ha hecho añicos la banca… fomentado el ocio y el crimen… solo lo puede resolver el presidente Biden y sus aliados europeos.

América Latina no tiene fuerza.