El próximo paso del Dr. José Gregorio Hernández para alcanzar la santidad: ¿Cómo convertirse en Santo en la Iglesia Católica?

Una imagen del “Doctor de los pobres” de Venezuela, José Gregorio Hernández, es fotografiada después de su beatificación en la iglesia La Salle en Caracas, Venezuela, 30 de abril de 2021. CNB.JGB / Mauricio Donelli / Folleto vía REUTERS ATENCIÓN EDITORES – ESTA IMAGEN HA SIDO SUMINISTRADA POR TERCERO. NO HAY REVENTAS. SIN ARCHIVOS

 

La beatificación de José Gregorio Hernández marca el penúltimo paso en el camino hacia la santidad en la Iglesia católica. Desde su muerte en 1919, Hernández se ha convertido en una figura icónica en el país abrumadoramente católico, donde los devotos le rezan para que se cure.

Por National Geographic
Traducción libre de lapatilla.com

Ahora, para que Hernández se convierta en santo, se necesitará un milagro, literalmente: la Iglesia requiere una prueba de un milagro antes de elevar a alguien a la santidad.

El proceso de santidad

En la Iglesia Católica, la santidad es una confirmación oficial de que una persona ha entrado en la presencia eterna de Dios, básicamente, que llegó al cielo. Los santos no son diferentes de cualquier otra persona en el cielo, pero el título cambia la forma en que se les venera en la Tierra: la Iglesia puede erigirles santuarios o designar días en su honor, por ejemplo.

La definición de lo sagrado cambia con el tiempo, dice Kathleen Sprows Cummings , profesora de historia en la Universidad de Notre Dame y autora del libro A Saint of Our Own, “Reinventamos a los santos en cada época”.

Pero el largo y complicado proceso para convertirse en santo, llamado canonización, ha sido aproximadamente el mismo desde el siglo XVII.

AME3870. CARACAS (VENEZUELA), 29/04/2021.- Fotografía del 27 de abril del 2021 donde se observa a un hombre que camina frente a un graffiti de José Gregorio Hernández, en Caracas. Venezuela ultima los detalles este jueves para la beatificación de José Gregorio Hernández, el llamado “médico de los pobres”, en una jornada en la que, a menos de 24 horas del evento, se realizó el último ensayo de la ceremonia y se difundió la imagen de un mosaico del futuro beato, el primero del país caribeño. EFE/ Miguel Gutiérrez

 

Comienza a nivel local: cualquiera puede abrir una petición, pero debe convencer a su obispo de que el caso de la santidad, llamado causa, es digno. Un candidato a la santidad también debe haber estado muerto durante al menos cinco años, aunque el Papa puede hacer excepciones, (así es como se aceleró la canonización de la Madre Teresa).

Una vez que se abre una causa, los investigadores locales revisan sus escritos y entrevistan a todos los que los conocieron para demostrar sus virtudes, incluida la fe, la esperanza, la caridad, la justicia y el valor. Si se demuestran estas virtudes, y el Papa lo afirma, una persona es declarada “venerable”. José Gregorio Hernández recibió la distinción en 1986.

Ahí es cuando entran los milagros. La Iglesia Católica requiere evidencia de un milagro para beatificar a un futuro santo y luego un segundo para canonizarlo oficialmente. Esto tampoco puede ser un milagro cualquiera: se trata de devotos que rezan al futuro santo y les piden que utilicen su influencia con Dios para convencerlo de que lleve a cabo el milagro.

“Los milagros son una señal de que Dios quiere que la persona sea canonizada”, explica Cummings.

Feligreses asisten a la ceremonia de beatificación de José Gregorio Hernández, en la que descubrieron una imagen del beato frente a la iglesia de Nuestra Señora de la Candelaria, en Caracas (Venezuela). El médico venezolano José Gregorio Hernández fue beatificado este viernes en Caracas en una reducida ceremonia, acorde a las medidas de seguridad que marca la pandemia, a la que tan solo asistieron unas 150 personas. En un acto encabezado por el nuncio apostólico en Venezuela, Aldo Giordano, y en presencia de las autoridades eclesiásticas, “el médico de los pobres” se convirtió en el primer beato del país caribeño. EFE/ Miguel Gutiérrez

 

Los milagros casi siempre son médicos porque los médicos pueden testificar que no existe una explicación científica para una cura. Sin embargo, lo más difícil de probar es que la curación solo pudo haber ocurrido mediante la intervención divina. Cummings asegura que es más probable que la Iglesia declare un milagro si una herida no tiene esperanza y se cura rápidamente. Para que el futuro santo obtenga crédito por ello, los devotos deben jurar que solo le habían rezado a él o ella y a nadie más.

Una vez que el Papa aprueba el primer milagro, un candidato puede ser beatificado, lo que significa que puede ser venerado públicamente a nivel local con iglesias que llevan su nombre o santuarios dedicados a él. La aprobación de un segundo milagro significa que alguien puede convertirse oficialmente en santo y ser venerado en iglesias de todo el mundo.

El caso del Dr. Hernández

La beatificación y la santidad son honores raros, en parte porque puede ser muy difícil que un caso se abra paso a través de la burocracia del Vaticano. El Vaticano ha rechazado varios milagros atribuidos a Hernández; un miembro del equipo local de revisión de milagros le comentó a Associated Press en 1997 que al menos tres milagros habían sido rechazados por errores en el papeleo.

ACOMPAÑA CRÓNICA: VENEZUELA BEATIFICACIÓN – AME3067. CARACAS (VENEZUELA), 27/04/2021.- Fotografía de un mural de José Gregorio Hernández, el 27 de abril de 2021, en Caracas(Venezuela). “Esa noche yo estaba acostado y veo que llega él”. Acercarse a la iglesia caraqueña donde yacen los restos del futuro beato supone escuchar conversaciones que comienzan así y terminan con contundencia: “A mí, el doctor José Gregorio Hernández me curó”. Una experiencia que une a muchos venezolanos más que ninguna bandera. EFE/ Miguel Gutiérrez

 

Cummings comenta que también tiene que ver con a quién conoces. En 2013, Hernández recibió un impulso cuando el Papa Francisco nombró a Pietro Parolin, embajador del Vaticano en Venezuela, como Secretario de Estado. Familiarizado con Hernández de su tiempo en Venezuela, Cummings dice que se cree que Parolin ayudó a la causa.

“Tenían a alguien muy cerca de la cima que estaba en la esquina de José”, dice. “Eso ayudó”.

Ahora, Hernández finalmente se ha ganado su primer milagro con la curación de Yaxury Solórzano, una niña de 10 años que recibió un disparo en la cabeza durante un atraco en 2017. Sus médicos no esperaban que sobreviviera, y si lo hizo, creían que estaría discapacitada. Pero su madre le rezó a Hernández y dice que lo escuchó decirle que todo estaría bien. Una semana después de la cirugía, la niña se había recuperado por completo.

Pero Cummings agrega que este milagro en sí mismo muestra cuán verdaderamente amado es Hernández en Venezuela, y explica que las personas deben saber orar a su futuro santo en tiempos de problemas y deben creer en su causa tan plenamente que orarían a esta persona y solo esta persona por un milagro.

Una imagen del “Doctor de los pobres” de Venezuela, José Gregorio Hernández, es fotografiada después de su beatificación en la iglesia La Salle en Caracas, Venezuela, 30 de abril de 2021. Palacio de Miraflores / Johnn Zerpa / Folleto vía REUTERS ATENCIÓN EDITORES: ESTA FOTO FUE PROPORCIONADA POR UN TERCERO FIESTA. NO HAY REVENTAS. SIN ARCHIVOS

 

“Eso llega a la cuestión de la fe”, dice. Demuestra que la madre de Yaxury Solórzano y otros venezolanos ya saben que Hernández es un santo, solo están pidiendo que el Vaticano esté de acuerdo.

En junio de 2020, finalmente lo hizo. El Papa Francisco firmó un decreto que autoriza la beatificación de Hernández, que se oficializó la semana pasada.

Ahora, los católicos venezolanos todavía necesitarán probar otro milagro para que Hernández sea declarado santo oficialmente. Cummings sospecha que será canonizado con relativa rapidez. Sin embargo, señala que para muchos venezolanos la beatificación, que permite a la iglesia local venerar a una persona, es probablemente más importante que la santidad.

“La beatificación es más que un medio para lograr un fin”, dice Cummings. “Para las personas que más se preocupan por él, este es el momento que disfrutarán”.