Afirman que la distribución global de vacunas anticovid se completará en cuatro años

La vacuna Pfizer-BioNTech Covid-19 está preparada para ser administrada en Reno, Nev., En diciembre. Patrick T. Fallon / AFP a través del archivo de Getty Images

 

Transportar miles de millones de dosis de vacunas en forma rápida y segura será uno de los desafíos más importantes para consolidar la lucha contra el covid-19 en los próximos años.

Por Infobae

Se prevé que se produzcan entre 12.000 y 15.000 millones de dosis en todo el mundo, de acuerdo con la Federación Internacional de la Industria Farmacéutica (IFPMA). Aún así, los modelos actuales adelantan que no habría suficientes dosis de vacunas para cubrir a toda la población mundial antes de 2023 o 2024.

Por eso, los profesionales de la logística se preparan a partir de ecuaciones con múltiples incógnitas.

Al respecto, Infobae dialogó con Robin Townley, director de Proyectos Especiales de Maersk, el principal operador mundial de contenedores y transporte marítimo de mercancías.

La empresa afirma estar lista para distribuir vacunas covid-19 masivamente a finales de 2021. El operativo, considerado el más retador de la historia, está siendo sometido a pruebas en algunos países y pronto se ampliará. Entre otras cosas, Maersk anunció un acuerdo con la compañía farmacéutica Covaxx en 2020, para distribuir 1.000 millones de dosis una vez que se apruebe la vacuna.

—¿Cuáles es la situación de la distribución de las vacunas en América Latina?

—Ya llevamos más de quinientos días en la pandemia y muchos gobiernos de América Latina compraron o entregaron apenas una cuarta parte de las vacunas necesarias para inmunizar su población. Esto significa que tenemos una tarea muy larga por delante. Nosotros vemos esto como una carrera que comenzó como un sprint y ahora es un maratón que durará varios años.

—¿Cuáles son los principales desafíos logísticos?

—Podemos dividir las dificultades en tres categorías principales. La primera es la entrega internacional de la vacuna, desde los lugares de fabricación —en Europa, América del Norte, India, China— hasta América Latina; luego viene la etapa de distribución en la última milla, por ejemplo desde Buenos Aires a Córdoba en Argentina. Pero hay una tercera dificultad, menos conocida, que es la presión cada vez mayor en la parte inicial de la cadena de suministro. Estamos viendo que hay fábricas que tal vez tienen la capacidad de producir suficientes vacunas, pero no pueden obtener los ingredientes que necesitan para hacerlo lo suficientemente rápido. Esto es lo que está retrasando las cosas en estos días. Es necesario que los fabricantes planifiquen su capacidad de producción para asegurarse de que todos obtengan lo que necesitan a tiempo. También hay un componente de infraestructura local que creo que está afectando bastante a América Latina en este momento.

—¿Cómo participará Maersk en la entrega de vacunas en la región?

—En este momento, el único país con el que nos hemos comprometido para entregar vacunas es Brasil. Esperamos aumentar nuestro alcance en términos de entrega de vacunas en América Latina en el futuro, probablemente a finales de este año. En el primer trimestre de 2021, la mayoría de las vacunas se transportaron por vía aérea y terrestre, ya que las fábricas se encuentran principalmente en Europa, Estados Unidos e India. Esta creo que es la primera fase de la operación, vinculada a la presión de entregar las vacunas de alguna manera. Nuestro papel principal será proveer un transporte con soluciones integradas, ya sea con nuestros barcos, aviones o en trenes y camiones. Nuestro involucramiento crecerá significativamente a medida que se estabilice el lanzamiento de las vacunas.

—¿Prevén un aumento del transporte marítimo en los próximos meses?

—A partir del tercer trimestre de 2021, los buques se utilizarán cada vez más para acceder a los mercados de África, Asia y América del Sur, siempre y cuando se aprueben las vacunas, y la producción está progresando según lo previsto. Es posible que toda la distribución global de esta vacuna se complete en cuatro años.

—¿Cuáles son las ventajas de enviar las vacunas por mar?

—Se trata principalmente de una cuestión económica y de planificación. En un avión completo se pueden trasportar un millón de dosis. Es un solo envío y es increíblemente caro; además, las fábricas pueden producir mucho más de lo que pueden transportar los aviones. Por lo tanto, es mucho más viable económicamente hacer la primera fase con aire y luego hacer un seguimiento vía mar. Esto hace que las cosas se vuelvan mucho más baratas, mucho más fluidas. Fue lo que pasó en otras campañas de inmunización. Siempre hay una primera ola de entregas por aire y luego todo lo demás llega por el océano. Por eso prevemos que en los próximos meses la exportación marítima aumentará.

—¿Cómo harán para transportar las vacunas vía mar dadas las condiciones que requieren para su almacenamiento, en algunos casos a muy bajas temperaturas?

—La mayoría de las vacunas de segunda generación, e incluso algunas de la primera generación como la de Moderna, pueden ser almacenadas a temperaturas de entre menos 20 y ocho grados Celsius, un rango apto para los contenedores refrigerados estándar. Maersk cuenta con la flota de contenedores refrigerados más grande del mundo. También tenemos una flota un poco más pequeña de varios cientos de contenedores de grado farmacéutico, que pueden llevar las vacunas a la temperatura exacta e incluso tienen una pequeña baliza GPS para indicar en cualquier parte del mundo exactamente la temperatura en el interior. Son contenedores inteligentes con un sistema dual de seguridad.

—¿Cuántas vacunas caben en un contenedor?

—Para dar una idea, es posible poner dos millones de dosis de la vacuna en un solo contenedor, lo que significa transportar alrededor de cuatro mil millones de dosis en un contenedor de 40 pies.

—Recientemente Maersk se asoció con la farmacéutica Covaxx. ¿Qué prevé este acuerdo?

—Somos el proveedor de transporte global para la vacuna Covaxx, llamada UB612. Tenemos un acuerdo exclusivo con ese fabricante para realizar el transporte de ese medicamento en cualquier parte del mundo y actualmente estamos brindando apoyo de transporte para los ensayos de fase tres. Anticipamos que ese medicamento verá su autorización de uso de emergencia durante el verano. De hecho, creemos que es una vacuna mucho más aplicable para América Latina porque no requiere temperaturas extremas, por lo que es bastante fácil de transportar y se puede almacenar en un refrigerador normal.

—¿El reciente bloqueo del canal de Suez puede afectar la distribución de las vacunas?

—Puedo decir con bastante seguridad que no. El Canal de Suez no ha causado ningún impacto importante en la cadena de suministro de vacunas, principalmente porque los productos químicos que se necesitan para abastecer a muchas de las instalaciones se encuentran normalmente en el mismo continente. Los únicos retrasos importantes que hemos visto en los suministros relacionados con el covid-19 tienen que ver con China, donde se fabrica la mayor parte del los equipos de protección personal, las jeringas. Estamos trabajando con agencias como UNICEF y la OMS para para asegurarnos de que las cadenas de suministro de estos insumos tengan prioridad.

—¿Qué lecciones les está dejando la pandemia?

—Como cualquier otra pandemia, esta también terminará. Trabajamos con varios gobiernos y agencias para que todos hagamos el tipo correcto de inversiones en el momento adecuado y seamos lo suficientemente resilientes en el futuro. Creo que muchas de las lecciones aprendidas hasta ahora tienen que ver con que son necesarias relaciones mucho más estrechas entre los gobiernos y las empresas de logística. También necesitamos comprender las fortalezas de los demás para poder ser más flexibles la próxima vez que suceda algo como esto. Ya sea un brote de fiebre hemorrágica en África u otra pandemia importante como la del covid-19, creo que la agilidad y la resistencia serán clave.