Por qué la vacuna CureVac puede convertirse en la esperanza para el mundo no inmunizado

La firma biotecnológica alemana Curevac cree que la Unión Europea podría aprobar su vacuna contra el COVID-19 a finales de mayo o junio REUTERS/Andreas Gebert/File Photo

 

El año 2020 fue una gran carrera por desarrollar una vacuna eficaz contra la enfermedad COVID-19 que lograron completar solo un puñado de laboratorios. Con más de 1000 millones de dosis aplicadas, aún restan varios miles de millones por protegerse del coronavirus que se instaló como pandemia y aún avanza con miles de contagios y muertes en todo el mundo al día de hoy.

Por Infobae

La ciencia avanzó con el desarrollo de las vacunas, incluso probando tecnología que nunca había sido utilizada antes, con las dos primeras vacunas hechas con tecnología de ARN, como lo son las de Pfizer-BioNTech y Moderna. Ambos resultaron tener tasas de eficacia muy altas y una seguridad muy buena. En los meses siguientes, esas dos vacunas de ARN han brindado protección a decenas de millones de personas en unos 90 países. Pero muchas partes del mundo, incluidas aquellas con un número elevado de muertos hoy no han tenido acceso a ellas, en parte porque requieren es difícil su logística y almacenamiento en congeladores ultrafríos.

Ahora, una tercera vacuna de ARN puede ayudar a satisfacer esa necesidad global y brindar protección a millones de personas en países lejanos y pobres. Una pequeña empresa alemana llamada CureVac está a punto de anunciar los resultados de su ensayo clínico en Fase III. La semana que viene, el mundo puede saber si existe una nueva vacuna segura y eficaz. CureVac pertenece a lo que muchos científicos denominan la segunda ola de vacunas COVID-19 que podrían aliviar colectivamente la demanda mundial.

“La firma biotecnológica alemana CureVac cree que la Unión Europea podría aprobar su vacuna contra el COVID-19 a finales de mayo o junio”, dijo un portavoz en el diario Augsburger Allgemeine. “Ya estamos muy avanzados en los ensayos clínicos de Fase Tres y estamos esperando los datos para el paquete final de aprobación”, dijo el portavoz Thorsten Schueller que agregó que Curevac sigue planeando producir hasta 300 millones de su vacuna este año.

Los expertos en vacunas tienen especial curiosidad por ver los resultados de CureVac, porque su inyección tiene una ventaja importante sobre las otras vacunas de ARN de Moderna y Pfizer-BioNTech. Si bien esas dos vacunas deben mantenerse en un congelador profundo, la vacuna de CureVac se mantiene estable en una heladera, lo que significa que podría entregar más fácilmente el poder recién descubierto de las vacunas de ARN a las partes del mundo más afectadas.

Para el cofundador de CureVac, el biólogo Ingmar Hoerr, el ensayo de la vacuna COVID-19 de la compañía es la culminación de un cuarto de siglo de trabajo con ARN, una molécula que ayuda a convertir el ADN en las proteínas que hacen el trabajo de nuestras células. Como estudiante de posgrado en la Universidad de Tübingen en la década de 1990, Hoerr inyectó ARN en ratones y descubrió que los animales podían producir la proteína codificada por las moléculas. Se sorprendió al descubrir que el sistema inmunológico de los ratones producía anticuerpos contra las nuevas proteínas.

Aquí, pensó Hoerr, podría ser la base para un nuevo tipo de vacuna: “Estaba pensando, vaya, si esto funciona así en humanos, entonces tenemos una posibilidad farmacéutica completamente nueva”. En ese momento, solo unos pocos científicos en el mundo consideraban una vacuna de ARN como una posibilidad seria. Pero los defensores pensaron que podría cambiar la medicina. En teoría, podría crear una molécula de ARN para inmunizar a las personas contra cualquier virus. Incluso podría crear una vacuna de ARN para curar el cáncer, si pudiera hacer una molécula de ARN que codificara una proteína tumoral.

Los investigadores de CureVac también descubrieron cómo colocar las moléculas de ARN en burbujas grasas para protegerlas de la destrucción en su viaje hacia las células. Y quizás lo más importante, utilizaron una forma de ARN que podría permanecer estable a temperaturas relativamente cálidas. En lugar de requerir un congelador, la vacuna de CureVac podría refrigerarse.

Con el tiempo, otras empresas también entraron en el negocio de las vacunas de ARN: BioNTech en Alemania en 2008, luego Moderna en Boston en 2011. Sus experimentos comenzaron a demostrar que estas vacunas podían proteger a los animales contra una variedad de virus. En 2013, CureVac inyectó a voluntarios humanos una vacuna de ARN contra la rabia, en el primer ensayo clínico de la tecnología contra una enfermedad infecciosa. Desde entonces, la compañía ha rediseñado esa vacuna, y la versión actualizada se ha mostrado prometedora en los primeros estudios clínicos. Pero otros esfuerzos terminaron en fracaso. En 2017, CureVac anunció que su vacuna de ARN contra el cáncer de próstata no ofrecía beneficios a los pacientes.

Cuando golpeó la pandemia de coronavirus, CureVac, BioNTech y Moderna se unieron para fabricar vacunas de ARN. Pero BioNTech y Moderna pronto salieron adelante, en parte gracias a aliados con mucho dinero. BioNTech se asoció con el gigante farmacéutico Pfizer, mientras que Moderna trabajó con los Institutos Nacionales de Salud y recibió mil millones de dólares del gobierno de EE. UU. Como parte de la Operación Warp Speed. CureVac se quedó atrás.

Los investigadores de CureVac avanzaron con sus recursos limitados, diseñando una molécula de ARN que codifica una proteína que se encuentra en la superficie del coronavirus, llamada pico. Los experimentos con hámsteres demostraron que podría proteger a los animales del virus.

En junio, el gobierno alemán invirtió 300 millones de euros (alrededor de $ 360 millones) en la investigación Covid-19 de CureVac, y pronto otros inversores lo siguieron. En diciembre, después de los datos prometedores de los primeros estudios de seguridad, la empresa comenzó su prueba final, denominada Fase III, que recluta a 40.000 voluntarios en Europa y América Latina. La compañía verá por primera vez los datos cuando 56 voluntarios desarrollen Covid-19. Si la mayoría de ellos están en el grupo de placebo y pocos en el grupo de vacunados, será una prueba de que la vacuna funciona.

¿Cómo funciona la vacuna?

Se desarrolló siguiendo el principio de ARN Mensajero. Esto significa que el ácido ribonucleico transfiere el código genético procedente del ADN del núcleo celular a un ribosoma en el citoplasma, la parte de la célula que se encuentra entre el núcleo y la membrana plasmática. En el citoplasma se descifra la información para que el cuerpo humano produzca la proteína del virus, que desencadena la reacción inmunológica para protegerse de él.

Esta vacuna, basada en información genética, transporta las instrucciones para que las células del cuerpo humano fabriquen el antígeno que activa al sistema inmunitario y el organismo humano produce anticuerpos y células T para combatir el SARS COV2 en caso de infección. Así se consigue la inmunidad.

Con las nuevas variantes

CureVac anunció en abril que incluyó en sus ensayos las nuevas variantes del virus, y confirmó su objetivo de entrar al mercado en el segundo trimestre. La firma de biotecnología justifica esta inclusión en “la propagación rápida de nuevas variantes del virus” en América Latina y Europa, donde realiza desde fines de 2020 su tercera y última fase de ensayos clínicos, según un comunicado.

Se trata de probar en esas regiones “la eficacia del candidato a vacuna para las variantes específicas” del Covid-19, agregó la empresa. “Nuestro objetivo es proteger a la población y en particular a los grupos de edad de riesgo”, declaró Ulrike Gnad Vogt, directora de desarrollo en CureVac, la empresa que se alió a los gigantes farmacéuticos suizo Novartis y alemán Bayer, que participarán en las fases de producción futuras.