David Mendoza: La Democracia y un guiño a la “Anaciclosis” de Polibio

La “democracia” o gobierno de la ciudadanía, tiene como eje central la toma de “decisiones” por parte de la misma. La “ciudadanía” o el “pueblo” son los soberanos y en ellos reside el derecho de decidir. La democracia,  es una riqueza que da a quien la posee el derecho de decidir. En muchas situaciones, el derecho de decidir se confunde con el derecho de “elegir”; sin embargo, elegir es una forma limitada de decidir, ya que decidir no necesariamente implica la selección de alternativas conocidas, sino la participación activa de la ciudadanía en el diseño y construcción de su realidad. En esta posibilidad subyace la idea de “libertad”; se es libre, en la medida en la cual, somos los dueños del derecho de decidir y “obrar”. Un pueblo que puede decidir y obrar es libre, y por tanto, tiene esa riqueza, ese intangible finito que es la libertad. 

¿La democracia es una riqueza?

Sí, es una riqueza que produce grados de “bienestar” frecuentemente superiores a otros modelos de organización política y social. Sobre el particular, Amartya Sen (premio Nobel de Economía) ha realizado estudios interesantes. 

¿Y la “Anaciclosis” de Polibio?

Es una teoría del historiador griego nacido 200 a.C., que sostiene que la sucesión de regímenes políticos es cíclica. Esta idea implica que todo régimen político tiende a degenerarse; algo así como la “entropía” de la teoría general de sistemas. A la degeneración de la democracia, le sigue la “oclocracia”. En la actualidad sería algo parecido a lo que denominan “populismo”.   

¿Está la democracia amenazada?

La corrupción, la desigualdad, la pobreza y la ignorancia. Todas ellas son amenazas a la libertad y por ende, a la democracia. La corrupción debilita a las instituciones democráticas, y sin instituciones democráticas no puede haber democracia. La corrupción violenta el derecho de decidir y obrar de la ciudadanía y limita sus posibilidades de acceso a producir y disfrutar de bienestar. La corrupción distorsiona el sistema de relaciones de la sociedad. En resumen, la corrupción es una máquina productora de pobreza y desigualdad; y la desigualdad implica el sometimiento de la libertad de un grupo mayoritario de la sociedad en beneficio de una minoría. Por otra parte, la pobreza no es más que una limitación de libertades. Por último, la ignorancia limita las posibilidades de una sociedad de producir y disfrutar su bienestar. 

¿Y cuál es la situación actualmente?

Ney Lopez, Presidente del Parlamento Latinoamericano, opina que  la corrupción es uno de los mayores problemas que aqueja a las nuevas democracias tanto en América Latina como en gran parte del resto del mundo. “Desde la perspectiva de los derechos humanos, la corrupción puede ser vista como uno de los mayores obstáculos en el cumplimiento de la obligación estatal de promover y proteger a los derechos humanos. Sistemas políticos corruptos niegan el derecho fundamental a la participación democrática. La corrupción en el sistema judicial no solo niega el derecho a la igualdad frente a la ley, sino a las mismas garantías judiciales declaradas por los instrumentos internacionales de derechos humanos. La corrupción en las funciones públicas pone a riesgo el derecho a la vida, por ejemplo cuando se le niega asistencia médica a los enfermos o se permite la construcción de edificios o productos defectuosos y peligrosos.

Claramente, la corrupción generalizada a niveles mayores roba a un país sus riquezas y lleva a graves violaciones de los derechos económicos, destruye economías y condena a la población al desempleo, al hambre y al desamparo. Los políticos y empleados públicos corruptos no son sólo culpables de crímenes comunes sino de graves violaciones a los derechos humanos. La corrupción constituye uno de los grandes obstáculos al desarrollo de países como Brasil, al restarles condiciones potenciales para un mayor crecimiento económico. Los recientes hechos acontecidos en Brasil justifican un tratamiento especial acerca del tema en cuestión”.  Fuente: http://parlatino.org/pdf/publicaciones/internas/11/amenaza-democracia.pdf.

 


Puedes comunicarte conmigo a través de: https://termometroeconomico.com o [email protected]