El crudo relato de la madre de uno de los militares venezolanos que las Farc tiene como prisioneros de guerra

“A mí también me dijeron que había salido en la lista de los desaparecidos y que según la guerrilla los tiene de rehenes. Ojalá negocien con la guerrilla y aparezca mi Joseito y yo pueda llorar de alegría, porque ya quiero que mi hijo esté con nosotros nuevamente y que cuando salga se venga conmigo, ya no quiero que mi hijo esté más por allá, no quiero. Me duele mucho esta zozobra”, es lo que dice, entre lágrimas, la madre del Teniente de Fragata José Emilio Torres Pérez.

Por Sebastiana Barráez / infobae.com

Se pregunta dónde está su hijo. “Tanto preguntar y preguntar, pero nadie me da respuesta de mi hijo”, dice la madre del oficial que como tantos otros no ha obtenido información alguna de la escuela Comandos del Mar, ni de la Brigada Comandos del Mar (Bricomar), tampoco del componente Armada Bolivariana (ARB) y mucho menos de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB).

Refiriéndose al Día de la Madre, que en Venezuela se celebra el segundo domingo de mayo, dijo: “Ayer lo único que hice fue llorar y llorar por mi muchacho. En un día como ayer, todos los años, me mandaba: ‘Feliz día de la madre, mami. Doy gracias a Dios por la madre que me ha tocado’ . Y ayer no recibí nada de él, ni siquiera noticias de él, nada”.

¡Dios mío! yo solo tengo poquitas fuerzas para abrazar a mi hijo cuando llegue. Yo sé que mi Dios me lo va a traer sano y salvo, sé que mi hijo va a salir de esta, sé que lo vamos a tener con nosotros nuevamente”, finaliza diciendo la madre del joven desaparecido.

La guerrilla ha atacado a varios puestos militares en Apure

 

Lo más bochornoso es que el Ministerio de la Defensa, el Comando Estratégico Operacional y los comandantes generales de los componentes militares se han negado a dar información, no solo a la opinión pública nacional, sino a los familiares de los militares desaparecidos e incluso es pequeña la que aportan de los militares asesinados.

La guerrilla colombiana, de los diversos frentes de las FARC como del Ejército de Liberación Nacional (ELN), es una aliada de la revolución bolivariana lo que incide es que el régimen venezolano no quiera dar información de lo sucedido en la guerra que se libra en Apure y así no exponer la atroz carnicería que la disidencia al mando de Gentil Duarte ha cometido contra militares venezolanos.

Desde lo ocurrido el 23-24 de marzo y después del balance de los muertos, heridos y desaparecidos, varios voceros no oficiales de la revolución bolivariana han servido de intermediarios para facilitar intercambio de información entre las FARC, que en la zona dirige alias Arturo y alias Ferley, con funcionarios militares. En varias reuniones se ha discutido lo que podría ser una salida.

El obstáculo mayor es la negativa por parte de algunos funcionarios del régimen venezolano a llegar a un acuerdo con la guerrilla, con el argumento de “no podemos aceptar chantaje de grupos guerrilleros ni paramilitares”, asumiendo que los militares secuestrados deben ser liberados en el marco de una operación militar de rescate.

El comandante Estratégico Operacional, almirante Remigio Ceballos Ichaso, guarda silencio ante el secuestro de militares

 

FARC reconoce ocho

En un comunicado que el Frente las disidencias de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), de la fracción de Gentil Duarte, difundieron a través de redes y que llegó a los medios de comunicación en el Alto Apure y Arauquita (Colombia), dieron a conocer que tienen con ellos a ocho militares: Teniente coronel Jhan Carlo Vemon, Primer teniente Jonny Jaguay, Teniente de Fragata Álvaro Junio Flórez, Sargento mayor de tercera José Antonio Ramos, Sargento segundo Estiben José Aular, Sargento primero Luis Coba, Sargento mayor tercero Paul Hernández y Sargento primero José Torrez.

Se presume que ese que el Frente Martín Villa de las FARC presenta como S1 José Torrez sea en realidad el teniente de Fragata José Emilio Torres Pérez, quien era parte del grupo que fue atacado en el sector La Capilla de Apure el 23 y 24 de abril 2021, donde resultaron muertos por lo menos ocho militares, varios heridos y otros desaparecidos. Uno de los que no ha regresado es el TF Torres Pérez, a quien su mamá espera en la mayor incertidumbre.

Las FARC aceptó entregar a los ocho que reconocen tienen secuestrados, por lo que la comunicación se la envía a la Cruz Roja Internacional, destacando que “en múltiples ocasiones a lo largo de este conflicto armado, social, económico y político, hemos apelado a su intermediación y buenos oficios humanitarios en el marco de los protocolos internacionales, como en esta ocasión”.

Agregan que desde el 21 de marzo “del año en curso se desplegaron acciones militares ofensivas, en nuestra contra, que se han escalonado en la región del Apure del estado bolivariano” y hablan de desembarco de Fuerzas Especiales de la Fuerza Armada venezolana.

 

El Ministro de la Defensa en la visita que hizo a los militares heridos en Apure

 

Buscan beligerancia

Luego las FARC reconocen que “fueron capturados como prisioneros de guerra” los ocho militares anteriormente nombrados. “De tal forma -le dicen a la Cruz Roja. Apelamos a sus buenos oficios para establecer los protocolos y mecanismos necesarios para que sean entregados a la comisión que ustedes designen en coordinación con la ONU, MAP, OEA, el gobierno bolivariano y nuestras unidades”, finaliza el comunicado del Estado Mayor Décimo Frente Martín Villa.

El documento refleja la gravísima situación que se ha generado por la presencia de la guerrilla en Venezuela. Por una parte, no es cierto como suscriben al final de comunicado que estén en montañas o sabanas del oriente colombiano, porque están en territorio venezolano.

Además, las FARC se cree con el derecho de librar una guerra en territorio venezolano, es del territorio del estado Apure que capturaron a los militares venezolanos. Lo que realmente las FARC está peleando no es una guerra política o ideológica contra el Estado colombiano, es una lucha por las rutas del narcotráfico.

El comunicado que las FARC difundió en las redes en el Alto Apure y el Arauca colombiano

 

Las FARC pretende, y queda reflejado en el comunicado que difundieron, que se les reconozca beligerancia, y por ello citan la intermediación de varias organizaciones internacionales, y que el gobierno venezolano también participe junto con el grupo armado.

La situación se ha complicado para la Fuerza Armada venezolana, porque si cede a las condiciones de las FARC entraría en una fase irreversible y lo lógico es que debe tratar a los grupos irregulares, guerrilla y paramilitares, como grupos hostiles que violan el territorio y la soberanía.

Mientras la madre del TF Torres Pérez clama porque su hijo aparezca sano y salvo, el Ministro de la Defensa publicó un comunicado en el Día de la Madre: “Hoy, en nombre de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, expreso mis más fervientes felicitaciones y sincero reconocimiento a las heroicas, hermosas e inteligentes madres venezolanas, especialmente a aquellas que, impregnadas de un insondable amor por sus vástagos, consagran su existencia a la defensa de esta Patria, hogar sagrado que los ve nacer y crecer”.