Encendieron una fogata para cocinar y les explotó una bomba de la Segunda Guerra Mundial

Los oficiales prometieron seguir investigando. Foto: Facebook The Royal Solomon Islands Police Force.

 

 

El mundo continúa develando secretos y el domingo se vivió un terrible episodio que lo demuestra: en Islas Salomón explotó una bomba que estaba enterrada desde la Segunda Guerra Mundial y murió una persona.

Por: Clarín

Los cuatro afectados por el objeto de guerra fueron quienes sin querer provocaron la explosión.

Las personas estaban en Lengakiki, Honiara, recaudando fondos para los necesitados.

En una pausa decidieron comer algo, por lo tanto hicieron una fogata en el suelo y se dispusieron a cocinar su comida. Lo que no sabían era lo que había escondido debajo del área que eligieron.

El calor calentó el explosivo que estaba ahí enterrado hacía años y lo hizo detonar.

El saldo fue terrible. Un hombre falleció y otras tres personas resultaron heridas. Según informó la policía de las Islas Salomón, dos mujeres sufrieron lastimaduras graves y una solo consecuencias leves.

El inspector Clifford Tunuki, uno de los investigadores que intervinieron en el asunto, dio detalles del extraño suceso y aseguró que seguirán investigando qué ocurrió.

“Los expertos de EOD identificaron un proyectil explosivo de 105 mm estadounidense que permanece ahí desde de la Segunda Guerra Mundial. Otras partes de la bomba fueron transportadas de forma segura a Hells Points porque la base todavía contiene explosivos”, explicó Tunuki según el Facebook oficial de la policía de las islas.

Otras explosiones

Hace poco explotó cerca del Mar Báltico una bomba que fue usada sin éxito en la Segunda Guerra Mundial.

Esta era más grande que la de las islas. Pesaba 5,4 toneladas y medía más de seis metros de largo. La apodaron “Tallboy” y contenía 3,6 toneladas de TNT.

La “Tallboy” explotó en un canal mientras expertos polacos estaban intentando desactivarla. Por suerte, nadie salió herido.

Se trataba de una bomba sísmica que había disparado un avión de guerra británico a un buque nazi. La descubrieron en 2019 hundida en el agua.

Este año también hizo lo suyo una Hermann en Reino Unido. Fue en un terreno privado que estaba en construcción.

Según The Guardian, la explosión estaba controlada, pero igualmente no pudieron evitar provocar “daños estructurales” en los alrededores.

La bomba que pesaba 1000 kilogramos arrojó escombros hasta 250 metros de distancia.