Francia cuenta ahora con EEUU para presionar a las plataformas de internet para evitar discursos de odio

FOTO DE ARCHIVO: Los logotipos de Facebook, Google y Twitter en esta foto combinada de los archivos de Reuters. REUTERS.

 

Francia cuenta ahora con Estados Unidos para reforzar la “presión política” sobre las plataformas de internet, a las que se les pedirá un renovado compromiso para evitar la difusión de discursos de odio en una cumbre que se celebra este viernes.

Según avanzaron hoy fuentes del Elíseo, la cumbre del próximo viernes servirá para evaluar los resultados del conocido como “llamamiento de Christchurch” (Nueva Zelanda), una iniciativa lanzada hace dos años cuando un extremista mató a 50 personas en dos mezquitas de esa ciudad mientras se retransmitía en director por Facebook.

Asimismo, se formalizarán nuevos apoyos a esta iniciativa, entre ellos Estados Unidos –que bajo el mandato de Donald Trump no se había adherido– República Checa, Croacia y Túnez. Para la Presidencia francesa, esta última adhesión es “importante” teniendo en cuenta el atentado del pasado abril, cuando un tunecino radicalizado por Internet degolló a una empleada de la policía en las afueras de París.

Sobre la adhesión de Estados Unidos, ahora bajo la presidencia de Joe Biden, Francia ha manifestado su satisfacción. “El balance de la presión política sobre las plataformas es significativo y lo hemos hecho hasta ahora sin Estados Unidos. Ahora podemos ampliar esa presión”, sostuvieron las fuentes durante una conversación con periodistas.

Francia anunció que estarán presentes en esta cumbre, que se celebra virtualmente y cuyo anfitrión será Nueva Zelanda, al menos 17 jefes de Estado y de Gobierno, de entre los 50 países que apoyan la iniciativa, entre los que España figura como fundador.

El Elíseo considera que “el llamamiento de Christchurch” ha servido para poner en marcha “un sistema de alerta y un protocolo de crisis” ante las demandas que los gobiernos y la sociedad civil tienen respecto a los contenidos de odio.

Estas fuentes recuerdan que hay 10 grandes plataformas, entre ellas Google, Facebook, Twitter, Amazon y Microsoft, que “voluntariamente” apoyan esta iniciativa, comprometiéndose a retirar, por ejemplo, un contenido inadecuado menos una hora después de su publicación.

No obstante, han reconocido que las pequeñas o medias plataformas de internet no se han adherido todavía, creando así la posibilidad de que se difundan contenidos terroristas.

Las fuentes del Elíseo precisaron que el “llamamiento de Christchurch” no pretende sustituir a las legislaciones nacionales, pero destacaron que ha servido para impulsar leyes como la aprobada por la UE a finales de 2020 para la supresión de contenidos de carácter terrorista en las redes.

Por último, las fuentes francesas destacaron que este llamamiento busca “un gran equilibrio para luchar contra las extremistas violentos preservando la libertad de expresión”.

EFE.