La leyenda de la “olla embrujada” aterroriza a este pueblo tras reaparece luego de 50 años escondida (fotos)

La peligrosa olla ha estado sellada en el sótano de una granja desde mediados de la década de 1970 (Imagen: Grimsby Live)

 

El utensilio de cocina ‘asesino’, que se rumorea que contiene las cenizas de un enano muerto, fue colocado en una “jaula de acero especialmente hecha” y confinado en un sótano tapiada después de que murieran al menos tres personas que lo tocaron.

Por Daily Star
Traducción libre de lapatilla.com

Una olla embrujada a la que se atribuye varias muertes violentas ha sido sellada y sepultada durante 50 años.

El utensilio de cocina ‘asesino’ fue colocado en una “jaula de acero especialmente hecha” a mediados de la década de 1970 después de que murieran al menos tres personas que lo habían tocado.

La leyenda dice que contiene “las cenizas de un enano que fue asesinado en Thornton Abbey”, informa GrimsbyLive.

La peligrosa olla había estado encerrada en Manor Farm en East Halton, North Lincolnshire, en Inglaterra hasta que los constructores la encontraron en los años 70 durante las obras de construcción.

Pero su redescubrimiento fue recibido con temor por parte de los lugareños, quienes afirmaron que la olla estaba maldita y mortal, según Alf Barwood, el constructor a cargo que la examinó.

Los lugareños temen que la legendaria olla haya causado varias muertes

 

Una de sus presuntas víctimas, Charles Atkin, de seis años, había vivido en Manor Farm. Un carro de heno lo mató trágicamente el día después de rozar la olla.

En ese momento, su hermano John Atkin aseguró que “La olla estaba en nuestro sótano y recuerdo que nuestro padre siempre nos decía que nunca nos acercáramos. Pero un día estábamos jugando en el sótano y Charles se topó accidentalmente con él. Siempre le tuve miedo a la olla”.

“Había mucha superstición en el pueblo al respecto en esos días. Nos dijeron que contenía las cenizas de un enano que fue asesinado en Thornton Abbey. Había una historia de un túnel entre la abadía y el sótano y que después de que mataron al enano, sus restos fueron llevados a través del túnel por los monjes y desechados en secreto”, contó Atkin.

“La familia que vivía en la casa antes que nosotros se mudó después de que un bebé murió allí”, comenntó.

John habló de otro niño que se dice que sacó la olla del sótano y la arrojó al estanque del pueblo. En una hora, también murió después de ser atropellado por un carro, al igual que su hermano. Algún tiempo después, un hombre desconocido recuperó la olla del estanque y la devolvió al sótano.

Él también estaba muerto al final del día.

La bodega fue tapiada tras la muerte de Charles, con la olla maldita sellada en su interior.

Un informe de un periódico en ese momento relató que “John había oído hablar de la leyenda y tenía la mente abierta, pero los trabajadores contratados para ordenar el sótano eran reacios a acercarse al objeto maltrecho que acechaba en la esquina”.

“John llamó al entonces ministro local, el reverendo Bob Kenyon, un firme creyente en la leyenda, quien se ofreció a mover la olla, convencido de que, como hombre de la iglesia, sería inmune a la maldición. Sin embargo, decidieron dejar reposar las leyendas durmientes y, después de una ceremonia de exorcismo llevada a cabo por el señor Kenyon en el sótano, la olla se colocó en un barril y se encerró en una jaula de acero fijada en la pared”, según Atkin.