Conmoción en Italia por la muerte de la joven Luana D’Orazio succionada por una máquina tejedora

Luana D’Orazio, en dos imágenes de su cuenta de Instagram

 

 

La muerte de Luana D’Orazio, de 22 años y madre de un niño de 5, que murió aplastada por el cilindro de una máquina del taller textil en el que trabajaba en Prato (centro de Italia), ha conmocionado a la opinión pública italiana y ha revelado el alto número de muertes por accidentes laborales en el país.

El fiscal de Prato ha abierto una investigación sobre la muerte de la joven y hay dos personas investigadas, mientras que se intenta aclarar qué pudo pasar para que la joven fuese arrastrada por el cilindro de la máquina en la que estaba trabajando.

¿Funcionó la fotocélula de seguridad?

Ninguno de los compañeros de trabajo se dio cuenta de lo que estaba ocurriendo y sólo después encontraron el cuerpo de la joven dentro de la máquina, por lo que las investigaciones se concentran ahora en comprobar si funcionó o no una fotocélula de seguridad que tendría que haber impedido el accidente.

El suceso similar de la pasada semana en España

Hace pocos días un suceso similar tuvo lugar en España, cuando un joven murió en un accidente en Cornellá de Llobregat. Su familia acusa a la empresa de ‘negligencia’ y ‘homicidio’ por dejación en las condiciones de seguridad en el trabajo, constando previamente denuncias al respecto.

Tras la muerte de la joven, los tres sindicatos mayoritarios del país -CGIL, CISL y UIL- denunciaron en una nota conjunta que aún existen trabajos donde no se respetan “los estándares de seguridad esperados”.

Segunda muerte en tres meses

Denunciaron que se trata de la segunda muerte, desde principios de año, por accidente laboral en este área de Toscana dedicada a la industria textil, en referencia al caso de Sabri Jaballah, de 23 años, de origen tunecino y que falleció hace tres meses, el 2 de febrero pasado, en una empresa textil de Montale, aplastado por una prensa.

Con la muerte de Luana, en Italia las muertes por accidente laboral en los primeros tres meses del año han sido 185, respecto a las 166 del mismo trimestre del año pasado, lo que supone un 11,4 % más, según los informes del INAIL (Instituto Nacional para la Prevención Laboral).

“La muerte de Luana D’Orazio es una noticia desgarradora. Eso te deja consternado. La seguridad en el trabajo debe ser el compromiso diario, continuo e incesante de todos”, escribió en las redes sociales el secretario general del Partido Demócrata (PD), Enrico Letta.

Mientras que el líder de la Liga, el ultraderechista Matteo Salvini, señaló: “No se puede morir así. Seguridad en el trabajo, controles minuciosos, cumplimiento de las normas, además del ‘día del trabajador’, estas deben ser las prioridades para todos”.

EFE