En busca de un mediador que evite una cuarta guerra entre Israel y Gaza

Militares israelíes dijeron que la aviación bombardeó Gaza unas 1.000 veces desde el lunes y que los movimientos armados palestinos Hamas y Yihad Islámica lanzaron más de 1.600 cohetes hacia Israel en ese mismo período

 

 

 

El conflicto entre Israel y Palestina se recrudeció el jueves al situarse al borde de la intervención terrestre de tropas israelíes en Gaza, a la espera de que una difícil mediación internacional pueda salvar una cuarta guerra entre Israel y Hamás.

La peor escalada de violencia desde la guerra de 2014 ha dejado al menos 87 muertos en Gaza y varios cientos de heridos, además de otros siete muertos en Israel, mientras se registran fuertes disturbios en las ciudades mixtas de Israel, con linchamientos entre árabes y judíos.

Una delegación de Egipto llegó hoy a Tel Aviv para intentar que las partes alcancen un alto el fuego en Gaza -gobernada de facto por el movimiento islamista palestino de Hamás- antes de esa posible operación terrestre israelí en el enclave, confirmaron a Efe fuentes de seguridad en El Cairo.

ALTO EL FUEGO IMPROBABLE

La delegación egipcia abordó con su contraparte israelí la posibilidad de ese cese el fuego, aunque Israel se mostró “intransigente” e insistió en la necesidad de “una ofensiva para responder a los ataques de Hamás”, señalaron las mismas fuentes.

Tras semanas de creciente tensión en Jerusalén Este ocupado, las Brigadas Al Qasam, ala militar de Hamás, y milicias de la Yihad Islámica iniciaron el lunes el lanzamiento de misiles desde la franja, más de 1.750 desde entonces.

En represalia, el Ejército israelí emprendió el mismo día bombardeos aéreos que todavía hoy continúan, además de desplegar más tropas en la frontera con Gaza, dejando abierta la opción de una intervención por tierra.

“Tenemos unidades terrestres listas y se encuentran en varias etapas de preparación de operaciones en tierra”, declaró Jonathan Conricus, portavoz militar de Israel, que ha movilizado miles de reservistas para calmar la agitación civil en las ciudades mixtas.

PAPEL DE EGIPTO

Egipto, mediador entre Israel y Hamás, es el único país con posibilidades de lograr resultados, al tener una interlocución directa con ese grupo palestino, considerado terrorista por Estados Unidos, la UE y gran parte de la comunidad internacional.

De hecho Egipto -que negocia junto a la ONU y Catar- siempre ha sido la pieza clave para rebajar la tensión entre Israel y Hamás, no solo en las guerras anteriores de 2008, 2012 y 2014, sino también en los frecuentes picos de violencia, los últimos en 2019.

Otra delegación egipcia acudió ayer a la Franja de Gaza para debatir las condiciones de una tregua con representantes de Hamás, aunque no trascendieron detalles sobre las conversaciones.

Estos contactos encabezados por Egipto se producen mientras se espera la llegada a Israel del subsecretario adjunto para Asuntos Palestinos e Israelíes del Departamento de Estado de Estados Unidos, Hady Amr, para intentar apagar el fuego cruzado entre las partes, pero todavía no se han precisado fechas.

Sin embargo, estos esfuerzos mediadores de Egipto y EEUU están rodeados de escepticismo ante la poca voluntad de las partes por lograr la distensión y las amenazas de recrudecer los ataques.

El propio primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, confirmó el miércoles a su gabinete de seguridad que había rechazado una propuesta de alto el fuego de Rusia y aprobó intensificar los ataques contra milicias palestinas.

LLAMAMIENTOS DE LA COMUNIDAD INTERNACIONAL

El presidente ruso, Vladímir Putin, y el secretario general de la ONU, António Guterres, se unieron hoy a los llamados de la comunidad internacional para poner fin a las hostilidades, pidieron “garantizar la seguridad de la población civil” y reiteraron su apoyo al “principio de solución de dos Estados”, en una reunión telemática con motivo de la visita del diplomático portugués en Moscú.

Guterres abogó por la reanudación del proceso de paz entre israelíes y palestinos y se mostró dispuesto a convocar una reunión urgente del Cuarteto de Oriente Medio (Rusia, EEUU, ONU y la Unión Europea), algo que no se ha producido de momento.

También se pronunció sobre la ola de violencia el Alto Representante de la Unión Europea para la Política Exterior y la Seguridad Común, Josep Borrell, quien admitió que la UE no tiene capacidad para resolver la tensión en la zona.

“Quien tiene en este momento la capacidad de presión sobre Israel solo es EEUU. Hace mucho tiempo que Europa no la tiene”, reconoció.

RETO PARA LA ADMINISTRACIÓN BIDEN

Mientras se concreta la visita del enviado estadounidense, el presidente de EEUU, Joe Biden, conversó la víspera con el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, al que transmitió su apoyo “sin fisuras al derecho de Israel a defenderse”.

También el jefe de la diplomacia de EEUU, Anthony Blinken, condenó el lanzamiento de cohetes a Israel en una llamada con el presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmud Abás, y subrayó “la necesidad de desescalar las tensiones y poner fin a la violencia actual”.

Sin embargo Abás solo gobierno en Cisjordania, separado territorialmente de la Franja de Gaza, y carece de liderazgo en el resto de protestas y factores que antecedieron en Jerusalén Este ocupado la escalada de tensión.

Estados Unidos frenó el miércoles una posible declaración del Consejo de Seguridad de la ONU sobre el conflicto en una reunión de urgencia a puerta cerrada, al considerar que no sería útil para rebajar la tensión.

Alineados con las milicias palestinas, Irán y Catar urgieron este jueves al “fin inmediato de la agresión israelí contra la nación palestina”, después de que el presidente iraní, Hasan Rohaní, y el emir de Catar, Tamin bin Hamad al Zani, mantuvieran una conversación telefónica.

EFE