EEUU: ¿Existe un «problema inflacionario»?, por Robert Aro

¿Cómo responde uno cuando un amigo, un colega, un profesor, o uno de los economistas más condecorados del planeta, afirman que no prevén un problema inflacionario? Janet Yellen, secretaria del Tesoro de EEUU afirma, según informa Reuters:

No creo que vaya a haber problemas de inflación. Pero si lo hay, se contará con la Fed para solucionarlos.

Henry Hazlitt dedicó un libro entero a la inflación, abriendo con la frase

Ningún tema es tan discutido hoy en día —o tan poco comprendido— como la inflación.

¡Eso fue hace casi 60 años! Volviendo a Mises, se trató, pero se ignoró durante más de un siglo.

El problema empieza por tratar de calibrar la comprensión de «inflación» de su interlocutor. Existe la idea comúnmente aceptada de que la inflación es un «aumento de los precios» en general, pero la inflación significaba originalmente el acto de aumentar la oferta de dinero y crédito, y luego, durante el siglo pasado, esto se hizo menos frecuente. Ahora, el acto de aumentar la oferta de dinero incluso en varios billones de dólares al año se considera una política rutinaria; lo que antes se denominaba inflación ahora se llama estímulo.

Si siguen empeñados en la idea de que la inflación significa el aumento de los precios medido por el IPC, diríjalos hacia la ilustración de varios problemas con los cálculos de la inflación. Estos problemas se han citado durante varias generaciones e incluso en mi reciente artículo Inflation: The Art of Moving Goal Posts. Entender cómo se compilan los datos de la inflación, qué se omite, qué se incluye y la inconmensurabilidad de la idea en sí misma ayuda a poner en duda la narrativa dominante.

Pero si los cálculos de la inflación son intrínsecamente defectuosos, ¿hay otras formas de transmitir que la sociedad ya tiene un «problema inflacionario» entre manos?

Si observamos la mediana de los precios de venta de las viviendas en Estados Unidos, vemos que los precios han subido de forma constante, salvo en la recesión anterior, en la que los precios bajaron. Es interesante ver cómo los precios de la vivienda han aumentado bruscamente durante esta recesión; sólo podemos especular hasta qué punto esto se debe a la intervención de los bancos centrales.

 

aro

 

También puede señalar los continuos máximos históricos del mercado de valores, el auge de las criptomonedas y el floreciente mercado de las NFT, todo ello cuando nuestro futuro nunca ha parecido tan incierto, ante la oferta monetaria, la deuda nacional y los estímulos que alcanzan niveles inauditos.

Desgraciadamente, a los inflacionistas no les importa mucho la inasequibilidad de la vida por el aumento de los precios de los activos y el nivel de endeudamiento asociado. Lo que más les importa es el aumento generalizado de los precios de los productos de primera necesidad, como la gasolina o el papel higiénico.

Si todo lo demás falla, y el problema inflacionario sigue pasando desapercibido, intente señalar a un país como Venezuela, observando cómo su oferta monetaria ha aumentado en una trayectoria ascendente. Es poco probable que alguien pueda negar que «tal vez», la causa de su hiperinflación y colapso de la moneda fue el resultado de una explosión dramática de su oferta monetaria, M2 que ahora se sitúa en ¡1 quintillón de VEF! (El gráfico de abajo está en millones).

 

aro

 

Días extraños, sin duda. Y la tarea de discutir los problemas de la inflación persiste. A menudo es difícil de demostrar hasta que es demasiado tarde, dos definiciones diferentes de la inflación crean complejidad y el hecho de que los activos se excluyan de los cálculos de la inflación, ya defectuosos, no ayuda. Que los expertos digan que la inflación aún no es un problema dificulta la comprensión del tema por parte del público. Al mismo tiempo, el método comúnmente aceptado para el impago nacional es la impresión de una moneda hasta el olvido, sufriendo las consecuencias del impago a través de la hiperinflación.

Mientras que la conversación económica en la mesa puede funcionar con aquellos con los que se tiene una compañía cercana, no muchos de los que desean un mercado libre parecen tener compañía con los que deciden la narrativa para todo el planeta. ¿Qué se le puede decir a alguien como Yellen o la Reserva Federal, a quien se le paga para que aparentemente ignore la historia y los principios básicos de la inflación? Desgraciadamente, si no viene de su parte, sólo podemos esperar que el Congreso haga lo correcto…


Este artículo se publicó originalmente en Instituto Mises el 12 de mayo de 2021