En Nueva York sigue siendo obligatorio el uso de mascarillas

Diario NY

 

Las nuevas guías de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) que indican que las personas completamente vacunadas contra el COVID-19 ya pueden dejar de usar la máscara en actividades al aire libre y en la mayoría de los entornos interiores, no tendrá efectos en Nueva York, en lo inmediato.

Por: Diario NY

Tras conocerse las nuevas guías, ni las autoridades de la Ciudad, ni del Estado, emitieron normas específicas que cambien el rumbo de las políticas sobre el uso de las máscaras en Nueva York, aunque sin desafiar al Gobierno federal, dejaron claro que todas las recomendaciones en la lucha contra la pandemia siguen vigentes.

El alcalde Bill de Blasio reaccionó de inmediato, señalando que en la Gran Manzana las máscaras seguirán siendo importantes para las escuelas, el transporte público, los centros de salud y todos los entornos en donde la gente se congrega de manera masiva.

El mensaje es claro: las vacunas son la forma de devolver nuestra ciudad, nuestras vidas. Vacúnate. Es seguro, eficaz y ya se han vacunado millones de sus vecinos. Hemos llegado tan lejos, ahora llegaremos juntos a la meta”, enfatizó el mandatario municipal.

Entre tano, el gobernador Andrew Cuomo informó que su equipo asesor de salud en coordinación con los mandatarios de los estados vecinos, como Nueva Jersey y Connecticut “están revisando” en detalle la nueva pauta del Gobierno federal.

“En Nueva York, siempre hemos confiado en los hechos y la ciencia para guiarnos a lo largo de lo peor de esta pandemia y en nuestra reapertura exitosa”, dijo Cuomo.

Otra razón para vacunarse

En su actualización diaria sobre el coronavirus, el Gobernador no hizo referencias a cambios en la política  del uso obligatorio de máscaras en espacios interiores y exteriores, por el contrario dejó claro que “es imperativo que nos mantengamos alerta en nuestra lucha contra el virus y sigamos cumpliendo con las medidas de seguridad vigentes”.

Cuomo recordó que Nueva York se vio más afectada que cualquier otro estado de la nación, pero gracias al arduo trabajo de todos, se registra una disminución constante en las hospitalizaciones y fatalidades.

“Si aún no lo ha hecho, vacúnese para que podamos seguir progresando de una forma más saludable y fuerte para todos”, acotó.

En Nueva York la tasa promedio de positividad de COVID-19 en los últimos siete días es la más baja en siete meses. En la Gran Manzana se ha aplanado la curva de nuevos contagios a 1.78% en el mismo periodo de tiempo.

“No hay que quitarse la protección”

En días pasados cuando se hablaba de la posibilidad de relajar el uso de cubrebocas en las personas “full” vacunadas, el Dr Jay Varma, el principal asesor de Salud del Alcalde puntualizó que una ciudad tan densamente poblada como Nueva York, esta norma seguirá siendo muy importante.

“Está demostrado que quienes están inmunizados tiene un riesgo mínimo de transmitir la infección a otra persona, y que las transmisión en espacios exteriores es muchísimo menos que en el interior, pero hay que tomar en cuenta que el ambiente aquí es muy diferente al resto del país, donde la gente maneja autos y no tiene que caminar en calles repletas de peatones”, explicó.

 

Independientemente de algún cambio en las reglas, algunos comerciantes que tienen contacto directo con cientos de personas rechazaron la medida advirtiendo que el virus sigue siendo una amenaza.

Tal es el caso del bodeguero dominicano Cándido Arcangel, residente de Borought Park, en Brooklyn, quien aunque está inmunizado asegura que “no se quitará la protección” por un tiempo indefinido.

Esto es un gran error. La gente sigue muriendo. Yo sin ser experto, sin ser científico, pienso que las máscaras son la mejor arma contra este virus que sigue con nosotros. Y además tiene nuevas variantes”, acotó el pequeño empresario.

 

Cándido señala que en su negocio siempre ha sugerido a los clientes el uso de esta protección, e incluso las distribuye de manera gratuita.

“Hay mucha gente que nunca usó las máscaras, pero tampoco se quiere vacunar, entonces qué vamos a esperar: ¡Una nueva ola!”, agregó.

Asimismo, la peluquera ecuatoriana Vicenta Gómez, de 45 años, asegura que ella tampoco dejará de tener la máscara y además protección para los ojos al atender a sus clientes.

 

“Creo que los neoyorquinos ya nos acostumbramos a usarla. Nosotros no podemos exigirle a un cliente que nos compruebe que se vacunó, pero sí  podemos sugerirle que se proteja. Hoy dicen una cosa y mañana otra. Hace poco estaban sugiriendo usar no una, sino dos máscaras, cuando empezó esto de las nuevas cepas”, destacó la residente de Queens.

El  15 de abril del 2020 las autoridades de Salud Nueva York ordenaron el uso obligatorio de mascarillas, tapabocas y otros dispositivos para cubrirse el rostro en espacios públicos, además de políticas de distanciamiento social con el objetivo de frenar los contagios por coronavirus. 

“Se supone que nos ponemos la vacuna para volver a la normalidad poco a poco. Siento que eso es un signo de que funcionan. LLegará el momento en que no tengamos que protegernos la cara porque la mayoría en la ciudad está inmune, pero creó que no ha llegado todavía ese momento”, concluyó la asistente dental colombiana Mireya Tabuas, quien toma todos los días el Subway entre El Bronx y Queens.

¿Qué establece las CDC? 

  • Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) compartieron la guía para el uso de protecciones faciales para las personas completamente vacunadas este jueves, lo que permite dejar de usar máscaras al aire libre en multitudes y en la mayoría de los entornos interiores.
  • Se considera que una persona está completamente vacunada contra el coronavirus dos semanas después de recibir la segunda inyección de Pfizer o Moderna, o el mismo período de tiempo después de recibir la vacuna Johnson & Johnson de una dosis.
  • La guía todavía exige el uso de máscaras en entornos interiores abarrotados como autobuses, aviones, hospitales, prisiones y refugios para personas sin hogar, pero ayudará a despejar el camino para reabrir lugares de trabajo, escuelas y otros lugares, incluso eliminando la necesidad de distanciamiento social para aquellos que están completamente vacunados.
  • Las protecciones seguirán siendo necesarias en aeropuertos, terminales de autobuses y estaciones de tren, así como en aviones, trenes y autobuses. La orden federal de máscaras no se ha levantado para viajar.
  • Los estados tendrán la opción de continuar con los mandatos de tapabocas o pedir a los residentes que presenten pruebas de vacunas, como pasaportes de vacunas, para ingresar a eventos masivos.
  • Las nuevas recomendaciones de los CDC sirven como un incentivo para que decenas de millones de estadounidenses elegibles que no han sido vacunados contra COVID-19 reciban sus vacunas. Aunque más del 46% de la población estadounidense de 330 millones ha recibido al menos una dosis de vacuna, las encuestas han demostrado que alrededor del 25% no tiene la intención de vacunarse.

Así va la vacuna en NY:

  • 60.9% de los neoyorquinos adultos han recibido al menos una dosis de los fármacos.
  • 50.4% de la población de todo el estado de NY ha completado la inmunización.
  • 17,166,220 dosis habían sido administradas hasta este viernes, de las cuales más de 7 millones habían sido inyectadas en la ciudad de Nueva York.
  • 2,500 jovencitos entre 12 y 15 años se inocularon contra el COVID-19 en el primer día que se le permitió protegerse con las dosis de Pfizer en la Gran Manzana.
  • 6,000 citas reservadas para las próximas semanas en NYC para este nuevo grupo elegible detalló el Alcalde De Blasio.