Atlético y Real Madrid se jugarán el título en la última jornada

El delantero uruguayo del Atlético de Madrid Luis Suárez (3d) celebra su gol ante Osasuna, durante el partido de la jornada 37 de Liga en el estadio Wanda Metropolitano. EFE/ Rodrigo Jiménez

 

 

El Atlético de Madrid, gracias a una remontada agónica ante Osasuna (2-1), y el Real Madrid, merced a un tanto casi sin querer de Nacho Fernández que le dio el triunfo en Bilbao, ante el Athletic (0-1), se jugarán el título de LaLiga Santander 2022/21 en la última jornada, mientras que el Barcelona cedió las pocas opciones que tenía al perder ante el Celta (1-2).

Durante algo más de veinte minutos, los que pasaron entre el tanto de Nacho y la culminación de la remontada del uruguayo Luis Suárez, hubo cambio radical de papeles, pero la insistencia y la fe en el acoso permite al equipo de Diego Pablo Simeone encarar ese último partido con la ventaja de depender de sí mismo.

El Atlético, que se podía proclamar campeón este domingo si ganaba y no lo hacía el Real Madrid, sufrió, como no podía ser de otra manera, pero acabó triunfante como premio a todo su esfuerzo, inasequible al desaliento, al contratiempo del gol del croata Ante Budimir (m.75), después de disponer de multitud de ocasiones, de chocar ante Sergio Herrera y los palos y de que se le anularan dos goles por fuera de juego.

Se le había torcido el panorama de forma tremenda al cuadro rojiblanco, pero ese espíritu y confianza en sí mismo le reportó la remontada en el último tramo del partido. Un gran pase del luso Joao Felix acabó con un magnífico tanto del brasileño Renan Lodi (m.82) y Luis Suárez, que había tenido una decena de ocasiones, encontró la recompensa a su insistencia a los 88 minutos para retener el liderato, aunque no pudo respirar el Atlético hasta el pitido final.

LaLiga sigue, como la definiría Simeone, en la ‘zona Suárez’, con el Atlético como referencia con dos puntos de ventaja sobre el Real Madrid, que, de nuevo asolado por las bajas, hizo los deberes gracias a una diana de Nacho Fernández. El canterano marcó prácticamente sin querer en San Mamés ante el Athletic.

El Atlético visitará al Valladolid, que se jugará la salvación, y el Real Madrid recibirá al Villarreal, que lucha por entrar en la Liga Europa, cuya final ante el Manchester United disputará tres días más tarde.

Por contra, el Barcelona ‘dimitió’ de las pocas opciones que le quedaban. Perdió por 1-2 ante el Celta pese a que se adelantó con un tanto de Leo Messi (m.28). Un doblete de Santi Mina (m.38 y 89) firmó la remontada del equipo del argentino Eduardo ‘Chacho’ Coudet, el segundo tanto cuando los azulgranas ya jugaban en inferioridad por doble amarilla al francés Clement Lenglet.

Los tres equipos que pugnan por la Liga Europa ganaron y se jugarán entrar en dicha competición y en la Liga Conferencia también en la última jornada.

El Villarreal, en el regreso de público a La Cerámica tras más de un año, goleó a un Sevilla que aún podrá aspirar a la tercera plaza liguera. Un triplete del colombiano Carlos Bacca (m.34, 47 y 79), exjugador del conjunto andaluz, y una diana de Gerard Moreno (m.66) rubricaron el 4-0 que tiene al submarino amarillo empatado con el Betis, que venció por 1-0 al Huesca con un tanto de penalti de Borja Iglesias, y a un punto de la Real Sociedad, que vapuleó al Valladolid (4-1).

Los goles del sueco Aleksander Isak (m.6 y 16), David Silva (m.28) y el belga Adnan Januzaj (35, de penalti) reflejaron el festival donostiarra ante un Valladolid que se jugaba la vida y dio una más que pobre imagen. El brasileño Marcos André (m.82) salvó algo de honor en la triste actuación del equipo pucelano.

No está descendido aún el equipo de Sergio González, pero lo tiene más que complicado porque está a dos puntos del Huesca, que marca la salvación, y porque se enfrentará al Atlético, que busca el título.

El Elche incrementó sus opciones de vida al vencer en Cádiz (1-3) tras remontar un tanto de José Mari (m.15, de penalti) gracias a Pere Milla (m.58), Diego González (m.64) y Fidel (m.88).

El único que ha despedido la categoría es el Eibar, vapuleado en Mestalla por el Valencia (4-1), también con público en las gradas. Sendos dobletes del portugués Gonçalo Guedes y de Carlos Soler frustraron las pretensiones de un conjunto vasco demasiado permeable que ha militado siete temporadas en Primera.

En cambio, el Getafe, merced a un tanto postrero del japonés Take Kubo ante el Levante (2-1), y el Alavés, al golear a un luchador Granada (4-2), con goles de Pere Pons, Rubén Duarte, Joselu mato y Luis Rioja, sellaron la permanencia y respiraron por fin tras una temporada para olvidar.

EFE