Kobe Bryant entra en el Salón de la Fama del baloncesto tras una emotiva ceremonia

Michael Jordan besa a Vannesa Bryant en la cabeza tras su discurso.GETTY IMAGES

 

 

 

 

Kobe Bryant ya forma parte del Hall of Fame del baloncesto, un lugar donde habría tenido un hueco asegurado tras su extraordinaria carrera. Sin embargo, su fallecimiento en accidente de helicóptero el 26 de enero de 2020 junto a su hija Gianna y a otras siete personas hizo que la ceremonia, celebrada en el Mohegan Sun Arena en Uncasville, Connecticut fuera de introducción fuera la más emotiva de la historia, así lo reseñó MARCA.

Probablemente, también fue la mejor, pues junto a la leyenda de los Lakers en la clase de 2020, retrasada por culpa de la pandemia de coronavirus, estaban Kevin Garnett y Tim Duncan. “No ha habido mejores tres grandes que entraran al mismo tiempo”, dijo LeBron James. Junto a ellos, entre otros, el entrenador Rudy Tomjanovic y la exjugadora Tamika Catchings, que curiosamente creció junto a Kobe en Italia, donde los padres de ambos jugaron.

El habitual discurso de introducción lo pronunció la viuda de Kobe, Vanessa. Pidió la presencia de Michael Jordan en el escenario junto a ella y subieron juntos. Quería que el ídolo de Kobe estuviera a su lado. “Con lo que te admiraba, esto significaría mucho para él”, le dijo. Con gran entereza, habló durante 12 minutos elogiando el carácter ganador de su esposo y destacando su labor como jugador y como padre. “Todavía está ganando”, podría ser un fantástico titular de las palabras de Vanessa.

“Nunca habrá nadie como Kobe. Solía evitar siempre elogiar a mi esposo en público porque sentía que recibía suficientes elogios de sus aficionados por todo el mundo y alguien tenía que traerlo de vuelta a la realidad. En este momento, estoy seguro de que se está riendo en el cielo porque estoy a punto de elogiarlo por sus logros en uno de los escenarios más públicos. Puedo verlo ahora, con los brazos cruzados, con una gran sonrisa diciendo: ‘No, ¿qué mierda es esta?”, bromeó la viuda del mito de los Lakers.

Lee la nota completa en MARCA