Miguel Méndez Rodulfo: La Política Social IV

Cuando se tuvo noticias, a través de los medios, del Proyecto Alcatraz, el país estaba altamente polarizado, de manera que particularmente tuve dudas; quizá el hecho de aparecer Vollmer con personeros del gobierno comentando el asunto y mi percepción de que la política social era un coto del gobierno, contribuyeron a ello. No entendía entonces  que el Estado no puede solo y que los problemas sociales, y otros temas también, deben ser abordados en conjunto por diversos actores de la sociedad. Para el joven empresario la situación no fue fácil ya que además de habérsele confiscado casi un tercio de la Hacienda Camino Real, los políticos del estado Aragua lo acusaron de estar montando un ejército de paramilitares para derrocar a Chávez; también miembros de la inteligencia militar lo sometieron varias veces a largos interrogatorios. Incluso lo acusaron de estar involucrado con el narcotráfico.

Alcatraz es un programa de reinserción social para jóvenes miembros de grupos delincuenciales,  entre cuyos logros está haber podido desarticular diez bandas delictivas del estado Aragua, sin apelar al uso de la violencia. Quienes se incorporan al programa, luego de un año de trabajo en la hacienda, combinado con un exigente programa de formación laboral, pero también con el entrenamiento y la práctica intensiva así como disciplinada del rugby; es decir, una vez reeducados, comienzan su inserción laboral bien en la hacienda o en otras empresas de Aragua. Los participantes pasan por tres fases de trabajo en las que apoyados por profesionales especializados, despliegan nuevas capacidades laborales y sociales, de manera mejorar su desempeño. La primera es la de aislamiento: tres meses de trabajo y rugby en la montaña. Después empiezan una labor remunerada en la empresa y, por último, la reinserción supervisada.

En tanto que trabajan, la actividad laboral se combina con el estudio. Lo primero que se hace es enseñarles a leer y a escribir, a los muchos que no lo saben. Luego se les registra su nacimiento en la Prefectura y cuando ya comienzan a tener ingresos, se les abren cuentas de ahorro. Poseer una partida de nacimiento así como tener una tarjeta de débito y poder sacar plata de un cajero (cuando se podía) o pagar por punto de venta, para estos excluidos de la sociedad ¡Constituye un asunto muy importante que los dignifica como personas! Ahora, no todos lo consiguen. Según las cifras que maneja la Fundación Santa Teresa, cerca del 5% reinciden. En su contacto personal con estos jóvenes Vollmer pudo comprender como opera el sub mundo de la delincuencia y su relación con una policía corrupta.

También comprobó que 99% de estos jóvenes provenían de familias desestructuradas. En una entrevista el empresario relató: “La mayoría de ellos creció sin una figura paterna y con una madre soltera dedicada al tráfico menudo de drogas, que es la alternativa a la prostitución. Ellas suelen tener cuatro o cinco hijos de hombres diferentes, están abandonadas a su suerte. Al cumplir 12 o 13 años buscan una figura a la que emular y encuentran en la calle a los líderes de las bandas. Empiezan a seguir al tipo más fuerte, traficante o sicario, al que admiran y quieren servir. Todo lo hacen con sus mejores intenciones, hay un tema de lealtad. Disparar a un enemigo en la pierna, matar a alguien o trasladar un alijo son algunos de los encargos con los que se ganan la confianza y el respeto del líder”.

Abordado el tema de los jóvenes delincuentes, Vollmer enfrentó la invasión. Primero organizó a la gente y luego llegó a un acuerdo con ellos, por medio del cual Santa Teresa aportó las tierras y el proyecto urbanístico; los ocupantes pusieron la mano de obra, la gobernación aportó la infraestructura, y juntos lograron el financiamiento para estas casas, con lo cual se evitó que se convirtiera esa “toma” en una invasión incontrolada, porque era imposible sacarlos de ahí. La intrusión cambió el paradigma de Vollmer y lo hizo  pensar diferente, en función del futuro: “tú me invades las tierras y yo te invado el cerebro”. Estrategia que consistía en colonizar la mente con educación, valores, con una visión y con sueños; allí comenzó Santa Teresa a transformar crisis en oportunidades. Hoy día Alcatraz es objeto de estudio en Harvard y la idea de Alberto es convertirlo en un proyecto de ayuda social tan importante como el Sistema de Orquestas de Venezuela.

Miguel Méndez Rodulfo

Caracas de 17 de mayo de 2021