Conozca la postura de republicanos sobre un cuarto cheque de estímulo

Diario NY

 

Mientras algunos demócratas mantienen la idea de que es necesario un cuarto cheque de estímulo, los republicanos en el Congreso, como el líder de la minoría en el Senado, Mitch McConnell (Kentucky), han expresado su rechazo a enviar ayuda económica extra por persona.

Por: Diario NY

“Esta economía está lista para crecer”, dijo Mcconnell a la presentadora de noticias de 44News, Jessica Hartman en abril.

Ese mes, al menos 75 congresistas demócratas pidieron al presidente Joe Biden incluir un cuarto cheque de estímulo en el Plan para Familias Estadounidenses, pero el mandatario no lo hizo.

La portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki, dijo en conferencia de prensa que eso dependería de los congresistas, pero advirtió que tal tipo de ayuda económica “no era gratis”, adelantando la complicación de obtenerla.

De hecho, los demócratas enfrentaron problemas en su misma bancada para aprobar el tercer cheque de estímulo, lo que obligó a reducir la elegibilidad, tras presiones del senador Joe Manchin (West Virginia), quien ponía en peligro la mayoría mínima en el Senado.

Ni un solo republicano votó a favor del Plan de Rescate Estadounidense de $1.9 billones de dólares, el cual se han dedicado a criticar desde distintos frentes, afirmando que los fondos no estaban destinados a la crisis causada por coronavirus.

McConnell insistió en ello, afirmando que los fondos se destinan a programas “no relacionadas con la crisis actual”, aunque gran parte de los recursos —como economistas han explicado— se destinan a sacar de la crisis a empresas, pequeños negocios, ayudar a estados, distribuir vacunas, aumentar plan de detección y seguimiento de casos, entre otros.

El líder republicano, quien ahora se resiste al nuevo proyecto económico de $4 billones de dólares del presidente Biden, descartó que su partido apoye otra ronda de ayuda directa a los estadounidenses.

“No puedo imaginar que la economía vaya a necesitar una cuarta ronda”, expresó. “Pero están armando este llamado ‘paquete de infraestructura’, que incluirá más dinero prestado y grandes aumentos de impuestos en las partes más productivas de nuestra economía”.

McConnell se refiere al Plan de Empleos Estadounidense, que forma parte del paquete económico de la Administración Biden, proyectado a ocho años.

“No creo que necesitemos más dinero prestado, por eso voté en contra del último paquete”, dijo. “Esta economía está lista para crecer. La gente ha estado encerrada durante un año; va a despegar como un cohete y no necesita ninguna ayuda de dinero prestado ni impuestos más altos”.

Los republicanos criticaron también la extensión del bono al seguro de desempleo de $300 dólares y ahora relacionan esa ayuda extra a la “resistencia” de los trabajadores a encontrar un empleo.

Hasta el momento, nueve estados gobernados por republicanos han cancelado el bono a los trabajadores, para presionarlos a encontrar trabajo.

El presidente Biden pidió a los estadounideses aceptar ofertas de trabajo o se correría el riesgo de “perder el seguro de desempleo”.

McConnell y sus compañeros de partido han insistido en que fue mala idea ampliar el seguro de desempleo.

“La gente se muestra reacia a volver a trabajar porque, sinceramente, a muchos les va mejor quedándose en casa. Esa no es una buena idea”, dijo.

En tanto, los demócratas que otrora defendieron un nuevo cheque, como el presidente del Comité de Presupuesto en el Senado, Bernie Sanders (Vermont), están enfocados en responder las críticas al seguro de desempleo extendido a agosto.

“Si bien los líderes republicanos quieren negar $300 a la semana en beneficios de desempleo a las familias trabajadoras, no tuvieron problemas para presentar un proyecto de ley este año para derogar el impuesto al patrimonio que daría una exención fiscal de $1.7 billones a las familias ricas que hereden más de $1,000 millones. ¡Hipocresía total!”, dijo Sanders, quien ha dado varias entrevistas en el mismo tono.

El debate público sobre un cuarto cheque de estímulo se ha reducido en los últimos días y el presidente Biden no ha mencionado ninguna ayuda extra similar, al tiempo que defiende su plan de familias enfocado a los niños.